ECONOMÍA

Distribuidoras operan al 30% por demora en reemplazo de garrafas


Los negocios se convirtieron en ‘cementerios’ de cilindros en mal estado, pese a que el usuario paga Bs 1 por reposición y recalificación. Hay 40.000 garrafas inutilizables

Los envases de GLP oxidados por el tiempo permanecen amontonados; algunos tienen más de 20 años. Foto: Rolando Villegas
Escuchar el artículo Pausar Lectura

23/08/2018

Las principales distribuidoras de Gas Licuado de Petróleo (GLP) se han convertido en un cementerio de garrafas viejas y en desuso. Así lo confirmó EL DEBER en un recorrido realizado en algunos negocios. De acuerdo a datos que manejan estos negocios, existen cerca de 40.000 garrafas en mal estado solo en la ciudad de Santa Cruz y más de medio millón a escala nacional.

Néstor Zamora, presidente de la Cámara Departamental de Distribuidores de GLP, señaló que por este problema el sector solo opera al 30% de su capacidad.

Recordó que desde 2009 hasta 2015 no se realizó ningún tipo de reparación de cilindros.

“Por eso, hay acumuladas cerca de 500.000 garrafas en mal estado en todo el país”, afirmó.

Iver Martínez, propietario de la distribuidora Gas-Bol M&C, señaló que su empresa tiene una capacidad instalada para cargar y distribuir hasta 5.000 garrafas.

Sin embargo, de esta cantidad solo puede movilizar 3.000 cilindros en buen estado. Los otros 2.000 tendrían que haber sido reparados por la estatal YPFB, pero hasta la fecha esto no sucedió.

“Tenemos que comprar garrafas nuevas de nuestro bolsillo”, afirmó el empresario.

Una situación similar ocurre en Altamar Gas, aunque en ese lugar aseguraron que la distribución del GLP es normal, pese a que tienen acumuladas 6.000 garrafas en mal estado de un total de 11.000 que moviliza la empresa.

“El problema que tenemos con las garrafas en desuso son las que no circulan, pero se acumulan en las empresas a la espera de que YPFB no las cambie”, afirmó Fernando Segovia, responsable de ese negocio.

Aseguró que el cambio de las garrafas avanza a paso lento.

En la actualidad, según los distribuidores, por los Bs 22,50 que paga el usuario por la compra de una garrafa de GLP, cerca de Bs 1 va para la reparación y recalificación de los cilindros.

Según los datos oficiales de la Autoridad Nacional de Hidrocarburos (ANH), Santa Cruz es la región que más consume GLP.

El pico más alto se registra en los periodos de invierno, llegando hasta las 45.000 garrafas/día.

Urge recalificadora regional

A escala nacional, existen tres recalificadoras en tres ciudades del país: Cochabamba, Sucre y La Paz, pero solo tienen la capacidad para recalificar entre 3.000 y 7.000 garrafas al mes.

Zamora sostuvo que el problema de las garrafas viejas se solucionaría si existiera una recalificadora de YPFB en Santa Cruz. Otra solución, según el dirigente, sería que la estatal autorice la operación de una privada.

“Esto se ha planteado a YPFB, pero hasta ahora no se viabiliza la demanda”, explicó.

Para la elaboración de esta nota se buscó la contraparte de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), pero desde sus oficinas en Santa Cruz no se pudo obtener una respuesta de la estatal. También se consultó a la ANH con resultado negativo.



 




En esta nota