ECONOMÍA

Comercio, el que más requiere gente y concentra apertura de empresas


Las actitudes que más están buscando las organizaciones en las personas son proactividad, iniciativa, flexibilidad y apertura al cambio, deseos de crecimiento y desarrollo, y orientación a los resultados

Este año podría ser mejor que 2017, de acuerdo con algunas de las empresas reclutadoras de personal

Hace 4 días

El sector comercial es el que más personal está requiriendo a comienzos de 2018, según las firmas de reclutamiento. Además, concentra el cierre y apertura de empresas entre enero y diciembre del año pasado, de acuerdo con datos de Fundempresa. 

Carmiña Paz, gerenta de servicios empresariales de Luá Centro de Orientación Integral, explicó que las actitudes que más están buscando las organizaciones en las personas son proactividad, iniciativa, flexibilidad y apertura al cambio, deseos de crecimiento y desarrollo, y orientación a los resultados.

Las áreas para las que más están requiriendo personal son comercial, administración, operaciones, contabilidad y RRHH.

 “En lo que va de enero, los requerimientos están siendo menores comparados con el mismo mes del año pasado. Se viene un 2018 duro, economía contraída, algunos sectores muy golpeados por factores externos y climáticos, año con desaceleración económica”, sostuvo Paz.

Junto con el comercial, los sectores retail, financieras, agroindustriales, tecnológicas, construcción, entretenimiento y farmacéutico, que registraron mayor crecimiento en 2017, son las que más están requiriendo personal a Luá. 

En cuanto al panorama para 2018, Paz espera que este año, a partir de la liberación de las exportaciones agroproductivas, se reactive ese sector, mientras que la minería e hidrocarburos no se recuperarán a corto plazo.

En Faro Consultores Desarrollo Empresarial, indicaron que además del comercio, el sector servicio es  el que más personal están buscando.

Rolando García, gerente general de la firma, explicó que las actitudes más solicitadas a los candidatos son haber concluido una carrera universitaria, experiencia (entre uno a cinco años), estudios adicionales de posgrados o diplomados, y competencias blandas, como: trabajo en equipo, coordinación, comunicación, atención a los clientes, liderazgo y toma de decisiones.

Los requerimientos en general están siendo mayores con relación a 2017 en otros sectores, como industrial (12%) y banca (10%). Por su parte, el energético registra un descenso del 16%.

En muchos casos las firmas     realizan nuevas aperturas y la introducción de nuevos productos y servicios, así como un fortalecimiento de la fuerza de ventas en diciembre, por lo que significa comercialmente planes de renovación y cambios previstos como parte de la planificación de la nueva gestión, dijo García.

Altas y bajas de empresas

La venta por mayor y menor; reparación de vehículos automotores y motocicletas es la actividad económica que acapara la mayor apertura y cierre de empresas entre enero y noviembre de 2017, según Fundempresa.

En ese periodo se inscribieron 6.276 empresas dedicadas a la venta por mayor y menor, y reparación de vehículos automotores y motocicletas, y cancelaron sus matrículas 3.131 firmas.

El segundo sector que registró más inscripción de nuevas compañías durante los primero 11 meses de 2017 fue el de la construcción (2.211), seguido por el de la industria manufacturera (1.458) y servicios profesionales y técnicos (1.289).

En el otro extremo, la industria manufacturera es el segundo sector que más dio de baja sus matrículas de comercio (539) entre enero y noviembre del año pasado, seguido por el de las empresas que se dedicaban a los servicios profesionales y técnicos (479). En porcentaje, representan el 8 y un 7% respectivamente.

Cabe hacer notar que a noviembre de 2017, la base empresarial nacional vigente totalizó 295.203 organizaciones, es decir, un 4% más que hasta el mismo mes de la gestión anterior. En los primeros 11 meses del año pasado se inscribieron 17.780 empresas (el 1% menos que en 2016) y se cancelaron 6.853 matrículas (el 3% más que en 2016). 

Dinámica y realidad

Para  el economista Vicente Cuéllar, que el comercio concentre la mayor cantidad de apertura y cierre de empresas se explica por su dinámica, que siempre, dada la cantidad de recursos que maneja, sobrevive a los ‘bajones’ económicos que puede vivir el país.

Por su parte, Marco Antonio Salinas, presidente de la Cámara Nacional de Comercio, sostuvo que el sector comercial es de ‘rebalse’ del desempleo, ya que mucha gente sin trabajo ingresa a él con empresas unipersonales, que en muchos casos no cumplen las normativas.

“Es una pena que las empresas comerciales formales cada vez son menos y las nuevas muchas veces canalizan el contrabando. No reflejan una dinámica formal de la actividad comercial”, explico Salinas.

A decir de Juan Carlos Vargas, presidente de la Federación de la Micro y Pequeña Empresa de Santa Cruz, que el sector de manufacturas sea el segundo que registre más cierres de empresas es fruto de la falta de mercado para los productos nacionales.

“El mercado está saturado por la competencia desleal (sobre todo en textiles, confecciones y cueros) y Bolivia es muy pequeño, apenas somos 10 millones de habitantes. Además, faltan políticas públicas para promover  la industria nacional”, dijo Vargas.

Compañías por tipo societario

De enero a noviembre de 2017, de las 17.780 firmas inscritas, 13.780 fueron unipersonales, con un porcentaje del 78%; 3.821 fueron sociedades de responsabilidad limitada (SRL), acaparando el 21% y 93 fueron Sociedad Anónima (SA), es decir, solo el 1%.

A decir de Cuéllar, antes que nada hay que considerar que una de las grandes generadoras de mano de obra son las mypes. En ese contexto, la dinámica que se presenta en el registro de firmas unipersonales se debe a que muchos emprendedores abren sus empresas de este modo, mientras que muchas personas lo hacen para trabajar como consultores.

Para Ronald Nostas, presidente de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia, más allá de la comparación de los últimos dos años, es importante analizar las tendencias a más largo plazo.  Los reportes de Fundempresa muestran, por ejemplo, que desde 2013 se está aumentando la cantidad de cancelación de matrículas y disminuyendo la cantidad de inscripciones por gestión, con ligeras variaciones, como en 2017. Este fenómeno afecta principalmente a las unipersonales, que son porcentualmente el tipo de sociedad más numeroso (79% del total), pero al mismo tiempo el más precario.

Respecto a las empresas SRL y las SA, la relación entre inscripciones y cierre se mantiene más o menos estable. Eso indica que puede estar aumentando la informalidad o que realmente está disminuyendo la actividad económica en el país (o ambas).

Nostas además señaló que se debe hacer una distinción entre las empresas activas y las inactivas. Si se analiza la base empresarial vigente, establecida en 295.203 firmas, el 34% se pueden considerar activas (101.512). Para una mejor comprensión, Fundempresa reporta que entre las recientemente registradas y las que renovaron sus matrículas, hasta noviembre de 2017, existen 101.512, mientras que las que no renovaron suman 193.691.

Esto no necesariamente significa que todas las firmas están cerradas, sino que por algún motivo no se han renovado las matrículas. En todo caso, la tendencia a disminuir el número total se mantiene.



 




En esta nota