ECONOMÍA

En Bolivia, contribuyentes pagan 15 impuestos más que el promedio de la región


El Gobierno nacional observa errores en el documento que elabora la organización multinacional, el cual señala que en Bolivia los contribuyentes pagan 42 diferentes impuestos durante un año. Expertos y el Cebec ven excesiva burocracia en el fisco


Existe un segmento dinámico que aún sigue en el Régimen Simplificado. Foto: EL DEBER
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

21/06/2019

Con nota baja, así calificó el Doing Business al sistema impositivo de Bolivia. El estudio elaborado por el Banco Mundial mide las regulaciones que afectan a 11 áreas de la vida de una organización, es decir, el clima de negocios.

Entre las variables que analiza el Doing Business se encuentra el pago de impuestos. En ese apartado, Bolivia está en el puesto 186 de 190 países evaluados. A escala general, el país se ubica en el puesto 156, cuatro menos que el año anterior.

De forma concreta, el informe del Banco Mundial, que fue analizado por la Fundación Milenio, precisa que en el país los contribuyentes pagan 42 diferentes impuestos durante un año, mientras, el promedio de América Latina es de 27,1 impuestos y de los países desarrollados, 11,2.



“En nuestro país las ‘horas persona’ destinadas al cumplimiento de obligaciones tributarias suman 1.025 en el año, mientras que el promedio en América Latina es de 330 horas, y en los países desarrollados es de 159,9 horas al año. Esa cantidad increíble de horas en Bolivia equivale a 128 jornadas al año de una persona a tiempo completo”, afirma el análisis de Milenio.

Economistas consultados ven la necesidad de modificar la estructura impositiva del país. En contra partida, el Gobierno informó de que el documento tiene errores de apreciación.

El estudio señala también que las empresas pagan en impuestos (nacionales, municipales y otros) el 83,7% del total de las utilidades. “Esta sería la cifra más alta del mundo. Entretanto, el promedio de América Latina como porcentaje de las utilidades pagadas es de 46,7%, al tiempo que los países avanzados cobran 39,9%”, sostiene la institución, al tiempo de preguntarse: ¿si alguien podría dudar que esto configura el peor ambiente para hacer negocios, forjar empresas y crear empleo de calidad?

Gobierno ve errores



En un comunicado, el Ministerio de Economía señaló que el estudio no refleja de manera correcta el sistema tributario nacional, estableciendo datos imprecisos y erróneos de la realidad económica interna de Bolivia.

En primer lugar, el Ministerio, hizo notar que la publicación hace referencia a 42 pagos anuales hecho por los contribuyentes, pero de los cuales solo una parte corresponden al Impuesto al Valor Agregado (IVA) y al Impuesto a las Transacciones (IT).

“No obstante la realidad operativa refleja que el 99% de los contribuyentes pagan de forma conjunta estos impuestos; es decir, que corresponde a 12 trámites de pago anuales que en un 99% se realizan de manera electrónica”, afirmó esta cartera Estado.

En esa línea, desde el ejecutivo precisaron que el resto de los pagos, que menciona el documento corresponden al ámbito municipal y laboral, es decir, menos del 50% de los trámites corresponden al Servicio de Impuestos Nacionales (SIN).

Sobre la carga tributaria, desde el Ministerio de Economía, aclararon que la planteada por el estudio no se asemeja a la realidad.



“El documento determina una carga de 61% al IT siendo que este representa el 1,7% del Producto Interno Bruto (PIB) y que, además, este impuesto puede ser acreditado, en su totalidad, por los pagos que efectúa el contribuyente por concepto de Impuesto sobre las Utilidades de las Empresas (IUE)”, precisó el boletín.

En este contexto, el Gobierno aseguró que la presión tributaria en 2018 se situó en 17,7%, “en la línea promedio de la región”. Además, las alícuotas de los principales impuestos se situaron por debajo del promedio regional.

Desde el Centro Boliviano de Estudios Económicos (Cebec), dependiente de la Cámara de Industria, Comercio, Servicios y Turismo de Santa Cruz Bolivia (Cainco), coincidieron con el Ministerio de Economía al sostener que la tasa impositiva de 83% pueda ser deducida y bajar la carga al 22%.

Eso se explica porque se supone que la empresa está en su segundo año de operación, donde el margen para la deducción es nulo. En ese sentido, es contradictorio que una tasa baja sea acompañada de trámites burocráticos que implican 1.025 horas al año (128 días hábiles) dedicados al pago de impuestos.

Sin embargo, la institución cuestiona la creciente burocracia que existe en el sistema impositivo del país.

“Es un reflejo de que el entorno de negocios provisto por el Estado debe ser mejorado, puesto que los trámites y contribuciones a los diferentes tipos de gobierno (central, departamental y municipal) no colaboran para que la actividad privada”, dijo el Cebec.

Por su parte, el especialista Jaime Dunn manifestó que debe preocupar que dentro de las variables del Doing Business el país esté en los últimos lugares en cuestión impositiva.

“Afecta de sobremanera ya que el informe tiene como objetivo mostrar el grado de facilidad que se tiene de hacer negocios en un país. Aspecto fundamental para atraer a la inversión extranjera”, señaló Dunn.

El especialista sostuvo que para la mayoría de los países el Doing Business es un documento que se trata con mucha seriedad y que las políticas de Estado se enmarcan en buscar mejorar en ese ranking. “En Bolivia este documento es ignorado por nuestras autoridades de gobierno”, lamentó.

En tanto, el economista Germán Molina precisó que el sistema tributario fue creado en los años 80 y que debe ser actualizado cuanto antes.

A decir de Molina, la reglamentación de Impuestos Nacionales es muy draconiana, ya que sanciona severamente a los contribuyentes que cometen un error, por muy minúsculo que este sea.

Una situación que preocupa, según el también economista José Alberti, es que en la actualidad la mayoría de las recaudaciones realizadas por el SIN, corresponde a los grandes contribuyentes que representan solo el 1% del padrón de contribuyentes. “Se está presionado a un sector muy pequeño”, manifestó Alberti, quien considera que es necesario aplicar una reducción de los impuestos.



 




En esta nota