ECONOMÍA

Bolivia se alista para exportar electricidad y en el norte argentino apuran licitación


La termoeléctrica del sur será la que distribuirá energía al vecino país. Además, ENDE financia las obras en la zona argentina. Los mercados son Salta y Jujuy

Bolivia apuesta por convertirse en el principal proveedor de energía eléctrica de Sudamérica
Escuchar el artículo Pausar Lectura

26/06/2018

El país se encamina a la exportación de electricidad; el destino de este nuevo negocio: Argentina. El país vecino da por hecho el acuerdo. El Estado boliviano invertirá, a través de la Empresa Nacional de Electricidad (ENDE), $us 66 millones en  la ampliación de la termoeléctrica del sur, que sera el corazón de este proyecto que busca por primera vez en la historia del país saltar del gas a la electricidad, una energía considerada con mayor valor agregado.

El proyecto

La planta termoeléctrica del sur, ubicada en Tarija, tendrá una capacidad para distribuir 500 megavatios y será la que alimentará de energía al mercado del norte de Salta y Jujuy.

En una primera etapa se exportarán entre 100 y 200 megavatios.  Para la vinculación eléctrica se tiene previsto construir un electroducto 2x132 Kv entre el nodo frontera (Bolivia - Argentina). 

El proyecto línea de transmisión, denominado Juana Azurduy de Padilla, comprende la construcción de dos subestaciones, una en la localidad 
de Yaguacua (Bolivia) y otra en Tartagal.

Se prevé la construcción de una línea de transmisión con una longitud aproximada de 116 km (46 km en territorio boliviano y 70 km en territorio argentino).

La venta de electricidad genera entusiasmo en el suelo argentino. Ayer, medios como El Tribuno e Informate Salta citaron a autoridades argentinas, que dan por hecho el negocio.

El Tribuno citó a Hugo González, gerente de Relaciones Institucionales de Edesa (Empresa Distribuidora de Electricidad de Salta S.A.), quien afirmó que el tramo de la obra en suelo boliviano ya estaría finalizado y se espera que en los próximos meses comience el tendido de cables en suelo salteño.

El alto directivo informó de que incluso ENDE  dará un crédito para apurar las obras en suelo argentino porque “ellos ya tienen el proyecto terminado, por lo menos del lado boliviano donde iniciaron la construcción de la línea”. 

González adelantó que el 12 de julio se realizará una audiencia pública en Tartagal para la aprobación de todo lo relacionado a la obra en el lado argentino, para recién a partir de ahí empezar la construcción que demorará entre 12 y 18 meses.

El secretario de Energía de la provincia de Salta, Marcelo Juri, citado por el portal InformateSalta, afirmó que aún no se largaron los pliegos de licitación del proyecto.  “Es una línea que tramita el Gobierno Nacional y nosotros preparamos los informes de impacto ambiental que son indispensables”, dijo.

“Es una obra muy importante porque viene a reforzar todo el sistema la generación que tiene Bolivia”, sostuvo.

Sera viable si hay gas

El analista energético Sergio Arnez aseguró que, en caso de concretarse la exportación, sería un paso importante para el país, ya que se abriría un nuevo pilar en la economía porque se exportaría gas con valor agregado y se atraerían inversiones privadas para que se genere más electricidad.

“Este paso será sostenible en la medida que se hagan más exploraciones y se descubran más reservas de gas”, señaló Arnez.

El analista Héctor Uriarte sostuvo que se deben conocer los precios (megavatio/hora) para conocer la factibilidad del negocio. Además, consideró que se debe tener en cuenta que no en todas las horas del día se demanda la misma cantidad de electricidad, por lo que la 
exportación solo sería durante determinados tiempos, es decir, es como si Argentina tuviera un generador en su territorio y este debe tener precios competitivos.