economía

Acreedores alertan riesgos pese a decretos por sequía


La banca analiza la situación de los productores afectados por la sequía de manera individual. Importadoras y casas comerciales ven solución parcial

sequía
Escuchar el artículo Pausar Lectura

06/08/2016

El paquete de decretos promulgados por el presidente Evo Morales, en el que autorizó principalmente la reprogramación de deudas del sector agropecuario afectado por la sequía, no da solución de fondo a los problemas de los hombres de campo, pues los bancos y los proveedores de insumos tienen que analizar de manera individual el grado de afectación. Además, la norma no contempla la reprogramación de deudas con los proveedores de insumos y de maquinaria, donde está concentrada la mora de $us 474,1 millones. Empero, los acreedores están dispuestos a apoyarlos aunque alertan serios riesgos.

Ronald Gutiérrez, presidente de Asoban, aseguró que la banca es consciente del impacto que causa la sequía a los agricultores en particular, pero también a la economía.

El ejecutivo planteó que todos, Gobierno, agricultores y entidades financieras, se unan para encontrar medidas que se complementen con el fin de atenuar las consecuencias de este fenómeno natural que está castigando a los productores.
“Igual que en otras ocasiones en las que los agropecuarios enfrentaron situaciones climáticas adversas, las que afectaron su actividad, es importante realizar un levantamiento de información, ya que la situación por zona geográfica, superficie afectada, tipo de producto, entre otros elementos, son diferentes y, por tanto, requiere de un análisis individual, para que de ese modo sea posible atender de mejor manera la problemática de los productores”, sostuvo Gutiérrez.

Asimismo, aclaró que las condiciones bajo las que fueron gestionados los créditos al sector agropecuario también son individuales, y consiguientemente, requieren de un análisis individualizado.
Dejando en claro que la situación por la que atraviesa el agro afectado por la sequía está siendo analizada por la banca, el ejecutivo explicó que el sector agropecuario representa en torno al 6% del total de la cartera de la banca, y ha registrado un continuo crecimiento, con tasas por encima del 30% en promedio en los últimos años, lo que da cuenta del aporte de la banca a ese sector.

La cartera destinada a este segmento alcanzó hasta junio a $us 894 millones, con un índice de mora del 0,71%.
Los productores del oriente prácticamente clamaron por una urgente reprogramación de deudas, de nuevos financiamientos no solo con las entidades bancarias, sino también con las casas comerciales que proveen de fertilizantes, plaguicidas y otros insumos para seguir produciendo alimentos.

Proveedores de insumos
La Asociación Boliviana de Proveedores de Insumos, Bienes y Servicios Agrícolas y Pecuarios en Anagrama (Aprisa) también busca los mecanismos para atender a los agricultores e intentar darles un alivio.
Jimena Ugrinovic, presidenta de Aprisa, explicó que el pedido de reprogramación es importantísimo pues es la única manera de que el agricultor cumpla con sus obligaciones en mora y de esta manera se reactive el ciclo productivo para las campañas agrícolas que vienen, en pos de la seguridad alimentaria.

“Si la mora con las empresas importadoras no se incluye en el paquete de decretos, la solución será parcial y sigue en riesgo la continuidad de la provisión de insumos agrícolas para la campaña de verano 2016-2017”, advirtió Ugrinovic.

Además dijo que será difícil que cada empresa pueda asumir sola la carga financiera de reprogramar los créditos por más de una campaña.
Por su lado, el presidente de la CAO, Julio Roda, replanteó al Gobierno la necesidad de reprogramar las deudas con los proveedores de insumos agrícolas y maquinarias. Alertó que si no se reprograman las deudas la siembra de verano disminuirá considerablemente.
La respuesta no se dejó esperar. El ministro Carlos Romero dijo que se trabajará en buscar una solución a este tema.

ASFI y BDP
La directora de la Autoridad del Sistema Financiero (ASFI), Ivette Espinoza, confirmó que la reprogramación de los créditos agrícolas se realizará ‘caso por caso’, por lo que cada entidad financiera deberá analizar la situación de sus clientes.

El Banco de Desarrollo Productivo (BDP) a través de su gerente general, Marco Antonio Soliz, afirmó que la reprogramación será diferenciada y evaluada individualmente, ya que cada actividad productiva y cada productor pueden tener diferentes grados de impacto, y su endeudamiento también es diferente.

Problemas
En criterio del analista financiero Ludwig Toledo, la sequía puede causar problemas de cumplimiento con las obligaciones financieras, ya sea con los bancos o con las casas comerciales.
“Se debe buscar la forma de atender de manera ordenada los problemas de cada caso. En principio, estimo que se debe atender el pedido caso por caso en cada banco; esto se hizo en el pasado”, sugirió Toledo.

Refirió que las casas comerciales, por lo general, son las que de manera tradicional han atendido al sector agropecuario porque este no puede ofrecer la seguridad jurídica sobre las garantías que lógicamente exige la normativa bancaria (bancos y cooperativas autorizadas).
Sin embargo, a su vez estas casas comerciales deben responder ante sus financiadores (entidades financieras y proveedores locales o del extranjero)



 




En esta nota