ECONOMÍA

Freddy Suárez: “Para competir con monstruos necesitamos la biotecnología”


El presidente electo de la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO) está decidido a pedir al Gobierno la aprobación del uso de transgénicos, la liberación plena de las exportaciones y     más seguridad jurídica en la tenencia de tierras. Invitará al presidente Evo a su posesión

Suárez llega a la CAO sereno y tranquilo. Proviene de una familia ganadera. Es avicultor y cañero. Foto: Gabriel Vásquez

19/02/2017

Hombre de campo. Con preferencia de vocación avícola e inversiones en el sector ganadero y cañero, Freddy Suárez se alista para tomar el mando de la máxima entidad agropecuaria del país, la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO), el 13 de marzo del presente año. Con 42 años de trabajo, el empresario proyecta dar un cambio de timón en la institución.

Acompañado de su nueva directiva, compuesta por él como presidente; Reinaldo Díaz como primer vicepresidente y Óscar Mario Justiniano como segundo vicepresidente, el dirigente busca dar continuidad a las políticas de su antecesor, Julio Roda. 


Sin embargo, se fija como reto concretar la agenda pendiente con el Gobierno. A 48 horas de ser electo como nuevo presidente de la CAO para el periodo 2017-2019, Suárez reveló a EL DEBER que luchará por una mayor seguridad jurídica, persistirá por un mejor tratamiento de la Función Económica Social (FES), una lucha incansable contra las tomas, el abigeato, el uso de la biotecnología y la liberación irrestricta de las exportaciones. El dirigente obtuvo el mayor apoyo de los representantes de las diferentes asociaciones afiliadas a la CAO en relación con el otro candidato, Fernando Menacho. El conteo terminó con 93 votos a favor de Suárez y 52 de Menacho, y un voto en blanco. 
 

_ Usted ha sido vicepresidente de la CAO, ahora resultó electo presidente. ¿Cuál será su plan para concretar la agenda pendiente con el Gobierno?
Desde hace tres años venimos sufriendo, primero fueron las inundaciones, luego una dura sequía y ahora la batalla contra las langostas, son tiempos difíciles, pero nada es imposible. Somos conscientes de los problemas y hay que trabajar duro para afrontarlos. He acompañado la gestión de Julio Roda durante seis años y vamos a seguir trabajando. La fórmula que me acompaña ha sido muy bien estructurada y equilibrada. Es norma de los tres cumplir la palabra empeñada, cumplir los compromisos asumidos y sabemos que esta gestión va a ser difícil. Tenemos cosas de esta gestión que han quedado en el tintero y hay que completarlas.


_ Desde hace dos años la CAO viene negociando con el Gobierno sobre la agenda productiva y hubo avances importantes. En este momento, ¿cuáles son los problemas?
Tenemos problemas en la seguridad jurídica, en inversiones, en biotecnología, en contrabando, tomas de predios, abigeato, la liberación de forma irrestricta de los excedentes exportables, hemos programado un convenio público-privado para tecnificar a nuestro personal en el campo. No es una tarea de corto plazo, sino de largo aliento, pues son medidas integrales y estructurales.


_ Pero hay alguna prioridad...
Sí, claro. El uso de la biotecnología y la liberación plena de las exportaciones. Esto nos permitirá conquistar y consolidar mercados. Esto será una lucha permanente. Aquí debe activarse el Comité de Bioseguridad y que se aprueben nuevos eventos biotecnológicos especialmente en soya, maíz y algodón. Le doy un ejemplo, Argentina produce entre 10 y 12 tone- ladas por hectárea, nosotros producimos apenas tres. Estados Unidos produce 17 toneladas; entonces, las diferencias son abismales.

El tema de la seguridad jurídica también nos preocupa mucho, especialmente en el sector soyero, donde se realizan más inversiones. Asimismo, es importante contar con instrumentos financieros y tecnológicos acorde con las necesidades de los productores. No podemos estar compitiendo con monstruos como Argentina y Brasil con herramientas deficitarias y que no accedan a créditos. Vamos a trabajar en ello para estar a la altura de lo que demanda la situación. Para invertir más, el Gobierno tiene que dar las condiciones y la seguridad. El Gobierno ya acepta hablar de transgénicos, pero falta ir más allá. Para competir con los vecinos tenemos que reducir costos, aumentar los índices de productividad y para ello se necesita esa herramienta, que es la biotecnología.
 

_ Hemos visto que sigue la internación de maíz transgénico argentino en el mercado local. ¿Qué opina al respecto?
Le aclaro que el permiso de importación legal de maíz concluyó el 31 de diciembre de 2016, por tanto, todo maíz que ingrese es contrabando. Por eso queremos coadyuvar con las autoridades para controlar este ilícito.
 

_ Diferentes sectores vienen solicitando la liberación irrestricta de las exportaciones, pues tienen excedentes en su producción ¿Cómo piensa convencer al Gobierno para que deje sin efecto la norma?
Vamos a volver a gestionar la liberación. No puede ser que siga esta medida cuando hay importantes excedentes que pueden generar importantes divisas para el país. Además, ello motiva al productor a seguir produciendo. Al haber mercado y mejores precios los productores invierten más y expanden la frontera agrícola.

Estamos trabajando con todos los subsectores en una agenda que la denominamos Transformación Agropecuaria de cara a producir más y mejorar los ingresos de los productores, de la región y del país. Usted sabe que tenemos un desafío del Gobierno en cuanto a inversiones y el sector agropecuario toma el desafío porque nos interesa. Mire, en estos momentos hay un excedente de carne de 15.000 toneladas, entonces necesariamente hay que buscar mercados y solicitar los permisos de exportación.
 

_ ¿Qué falta para que aceleren las inversiones?
Todo inversionista espera dividendos, nadie trabaja para no ganar, y para poder invertir se necesitan reglas claras, mercados, apoyo biotecnológico y todo lo que eso conlleva, esa agenda contempla la seguridad de la tierra, tenemos que tener la certeza de que somos dueños de la tierra que trabajamos.


_ En las últimas dos gestiones el sector avícola enfrentó problemas. ¿Qué planes tiene para mejorar la producción?
Vamos a tratar de consensuar con los productores de pollo y los que producen granos para que haya precios lineales durante el año y todos puedan beneficiarse. Aquí se busca acabar con esa curva peligrosa de precios. No puede ser que un día el kilo de pollo cueste 7 bolivianos y al siguiente cueste 13, esto hace que el productor abandone la actividad.


_ ¿Y en cuanto al programa para enfrentar la sequía?
Hay programas avanzados con la Gobernación de Santa Cruz, por ejemplo, la cosecha de agua en los valles para dar solución al tema; el Gobierno también está destinando recursos para riego. Lastimosamente no hay otra forma de 
solucionar la sequía, si no llueve es con riego o con cosechas de agua. 
 

_ En algunas ocasiones se han visto ciertas fricciones con algunas autoridades del Poder Ejecutivo. ¿Cuál será la relación con el Gobierno y en especial con el ministro de Desarrollo Rural?
Será la misma relación que tuvimos con Julio Roda en la gestión que fenece. No hay razón para no estar consensuando las normas con las autoridades. Con el ministro Cocarico seguiremos con la misma agenda, no porque haya un cambio de dirección en la CAO se van a cambiar las prioridades. Los ejes temáticos serán los mismos que le mencioné. Hay temas que están implementándose, otros están a medias y otros faltan por reglamentar. Sin embargo, vamos a proponer la creación de un Fondo de Compensación Pecuaria que no existe y ni siquiera el seguro agrícola lo contempla.
 

_ Un tema que está preocupando es el combate contra las langostas ¿Qué plan se prevé para los próximos días?
Estamos haciendo todos los esfuerzos para combatirla. Con la colaboración de técnicos de Anapo se formó un Comité Interinstitucional para tal efecto, también se contrató a técnicos argentinos especialistas y nos han enseñado cómo combatir la plaga, estamos coordinando con ellos y con las autoridades.
 

_ ¿Y el contrabando?
La frontera agrícola es extensa. Es muy difícil para una institución como la Aduana controlar toda la frontera. Nosotros, como productores, vamos a coadyuvar en la lucha contra esta actividad ilegal. Seremos centinelas. Vamos a plantear a la presidenta de la Aduana que podemos reforzar los controles. Quizás no se pueda lograr combatirla un 100%, pero al menos se la puede reducir.
_ En algún momento se formó un comité de apoyo ¿no funcionó?
Se colaboró a la Aduana, pero no se conformó un comité. En determinado momento colaboramos en instalar casetas de control en determinadas rutas, pero le reitero, la frontera es extensa. 
 

_ Según datos del IBCE, la importación, además del contrabando de productos alimenticios ha crecido en los últimos años. Se habla de arroz, maíz, azúcar, harina y otros. ¿Qué se proyecta en este ámbito para frenar esta avalancha?
Evidentemente. En el tema de maíz se nos está haciendo mucho daño, aquí hay una competencia desleal, lo mismo sucede con otros productos, esperemos que la Aduana actúe de manera dura contra el contrabando. Esto realmente nos está haciendo daño a los productores. Ya hemos visto una caída del precio del maíz. Hace falta incentivos a los cultivos del trigo.
 

_ El Gobierno proyecta un crecimiento económico del 4,7% para este año ¿Cree usted que se pueda lograr?
Es muy difícil predecir el crecimiento económico, porque ello obedece al comportamiento del mercado, de la cosecha, de los precios internacionales de las materias primas, etc. Esperemos que el desempeño de la economía vaya bien y ojalá Dios quiera que tengamos mejores indicadores.
 

_ ¿Cómo será este año para el sector agrícola?
Personalmente creo que tendremos éxito, las lluvias están acompañando una buena producción en los diferentes subsectores. 
Vamos a tener excedentes para exportar y esperamos apoyo.
 

_  Finalmente, ¿invitarán al presidente Evo Morales y al ministro del área a su posesión?
La posesión será el 13 de marzo y vamos a invitar al presidente Evo Morales y también a los ministros de Estado. Ojalá que asistan a la cita 



En esta nota



e-planning ad