ENTREVISTA

Sylvia Ramírez: “La felicidad fluye como cascada; la actitud depende de los líderes”


Presencia. La experta colombiana y autora del libro Felicidad a Prueba de Oficinas estará en el EXMA Bolivia 2019 donde interiorizará temas relacionados con el bienestar en contextos que son desafiantes


Ramírez será una de la protagonistas del EXMA 2019 que se realizará el 30 y 31 de mayo en Fexpocruz
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

14/05/2019

La colombiana Sylvia Ramírez, consultora de felicidad y marca personal, estará en Bolivia para compartir sus conocimientos con los asistentes del EXMA 2019, evento que se realizará el 30 y 31 de este mes. Dinero se contactó con la experta para conocer aspectos sobre el paradigma de la felicidad y su influencia en el trabajo.

Con los cambios en la organizaciones y transformación del mercado, ¿cómo se está poniendo a prueba la felicidad del trabajador dentro de las oficinas?

 

La tesis de la felicidad es indispensable para las emociones naturales de las personas. Es muy urgente que diferenciemos ser feliz con estar contento. 



 

Sin lugar a dudas, los miembros de nuestros equipos de trabajo no pueden estar todo el tiempo contentos, exaltados, alegres pues es insostenible, desgastante y puede levantar toda clase de sospechas sobre la estabilidad mental de las personas.  Por lo tanto, la intención no es que la gente siempre esté alegre, sino que la gente comprenda que lo normal es ser felices. 

 

Conviene saber que la felicidad es el estado vasal de las personas saludables.  Ejemplo cómo saber que tiene hambre? ¿Porque lo no normal es no tener hambre, y lo mismo con el frío…cómo puede saber uno qué está triste estresado o está de mal genio? porque lo normal es no estarlo.  En otras palabras, si no viniera de un estado originario de felicidad no tendríamos que extrañar cuando la perdemos.  Esta idea no es mía, de que lo normal es ser felices se la oí al profesor italiano Salvatore Natoli.

 

¿Cuáles son las claves para retener el talento y aportarle valor en tiempos de menor dinamismo económico?  ¿qué tan importantes son los recursos humanos para mantener a flote una empresa?

 

Me permito responder estas dos preguntas en una sola. Es muy importante que las empresas entiendan que las personas que trabajan con ellos son seres humanos, que pasamos el 70% de nuestra vida en el lugar de trabajo y por ello no podemos ser tratados como un mueble u otro objeto de la empresa. Si las empresas entienden eso y actúan en consecuencia podrán diseñar las estrategias para retener a su personal.



 

Conviene fomentar una sensación de familia entre los integrantes de la compañía, me refiero a que las personas sientan que conviven con los otros seres humanos no sólo por azar del destino que hizo que coincidieran en un mismo espacio empresarial, sino que lo entiendan como la fortuna de coincidir con personas que tienen intereses afines, sueños parecidos, que sufren las mismas cosas. Este ambiente de familia crea en consecuencia una bellísima isla incondicional de cariño que siente las personas entre ellas mismas.

 

Desde la década de los noventa había la obsesión por aprender a manejar el tiempo por eso conocemos tantos libros sobre ello. Todos disponemos de veinticuatro horas en el día y por eso en nuestra época  tienen mucho más sentido que las personas que están dentro de las organizaciones en lugar de aprender a administrar el tiempo, es vital que aprendan a administrar sus energías.

 

Hay que notar una cosa muy interesante, hay personas que son más productivas por la mañana y por la tarde se sumergen en un letargo. En esos casos por ejemplo conviene evacuar las cosas urgentes por la mañana y hacer las cosas de rutinarias administrativas y logísticas a las horas de la tarde. Otros están al revés y son más productivos en la tarde.  Es importante que los líderes puedan hacer un ejercicio de observación de sus equipos de trabajo, porque cuando uno sabe cómo funcionan las personas al interior de la organización y cómo funciona qué delegar a quién y qué esperar de cada uno.

 

Tenemos que tener en cuenta que no hay una fórmula estándar para lograr ambientes armónicos.  La felicidad, las buenas relaciones y generar el buen trato, depende en todos los casos del perfil psicológico de cada una de las personas que integran el equipo de trabajo.

 

Por otro lado, tenemos que tener en cuenta el impacto del entorno físico en el estado de ánimo de las personas,  aún, cuando la gente quiere tener una buena actitud es cierto y esto lo ha demostrado en numerosos estudios: unas paredes feas, un ambiente húmedo con ausencia de luz natural, la ausencia de muebles ergonómicos entre otros,  imparten inevitablemente el estado de ánimo de las personas,  con lo cual, el consejo es que las organizaciones presten especial atención a los espacios que brindan a sus colaboradores para llevar a cabo las labores del día.



 

¿Qué postura deben tomar los líderes empresariales en estos casos?

 

Dependemos de la actitud de los líderes; en muchos sentidos hay que decir que la felicidad funciona como una cascada.  Líderes felices irradian el resto de la organización Esto se concreta específicamente a la hora de tener que enfrentar los errores de los colaboradores; cuando un funcionario de la compañía cometió error ya sea por descuido, por negligencia o impericia,  el líder tiene dos posibilidades: reprender en público y con violencia sin considerar la dignidad de las personas o bien a nivel personal de manera discreta y sobre todo encontrando en el error una oportunidad de crecimiento.

 

La reacción de líderes es determinante a la hora de crear ambientes armónicos en las oficinas,  porque cuando la gente tiene miedo (pero estamos hablando de terror en el sentido más literal de la expresión),   cuando la gente tiene miedo de equivocarse (con tal de agradar a sus líderes),  comienza a ocultar información y cuando la información importante no circula libremente a través de las organizaciones la probabilidad de perder no solo la gobernabilidad del equipo sin olvidar los intereses y los activos de la compañía pues es muy alta.

 

En síntesis, es necesario ajustar la actitud de los líderes frente a los errores de los colaboradores.

 

¿De qué manera se puede propiciar un clima laboral donde la felicidad esté hecha ‘a prueba de oficinas’?

Lo explico en mi libro Felicidad a Prueba de Oficinas, es un botiquín de primeros auxilios de inteligencia emocional para humanos que están en edad productiva, donde nos vemos en el desafío de pasar nuestra cotidianidad al interior de la organización pasándola bien en vez de estar esperando el día del pago.

 

Primero hay que entender cómo funciona el juego del poder dentro de los pasillos de la organización, para saber en qué lugar de la cadena alimenticia nos encontramos y en consecuencia, cómo nos relacionarnos mejor con las personas que nos rodean.

 

En segundo lugar, la felicidad a prueba de oficinas comienza las reflexiones con tres ideas para poder ser felices incluso en la oficina más exasperante de la tierra. 

 

En resumen se trata de cómo conseguir ser feliz en un ambiente muy desafiante y el tratamiento del libro consiste en juntar tres cables: primero querer ser feliz, atención a esto porque nuestra adicción al dolor explica que muchas veces no tenemos ninguna intención de ser felices, porque preferimos pasar tiempo sufriendo con tal de no pasar espacios aburridos donde ocurre absolutamente nada en nuestra vida.  Una de las propuestas de felicidad a prueba de oficinas es que el antónimo de felicidad es aburrimiento.

 

El segundo cable es creer que es posible ser feliz.  Hay muchas personas que ven la felicidad como quimera, porque en sus familias y hogares en el momento de la crianza y dijeron que así es como funciona la vida, en este sentido la imitación del libro es muy puntual.

 

Se invita a que revisen qué decían sus padres o las figuras de autoridad en relación al hecho de trabajar o también asimismo revisar en qué estado de ánimo llegaban las personas a su casa luego de una jornada laboral normal, porque esto puede perfectamente reflejarse en nuestra edad adulta, aunque tengamos un trabajo bueno.

 

Y la tercera propuesta es que dejemos de jugar para la tribuna, No tiene ningún sentido que estemos tratando de complacer a todo el mundo, esto es muy desgastante desde el punto de vista profesional, y desde el punto de vista personal, es sencillamente suicida.

 

¿Qué expectativas hay de EXMA 2019 que se realizará en Bolivia? ¿qué mensaje se pretende transmitir a los participantes?

 

Mi presentación abarca una de las temáticas centrales del evento este año que es Felicidad en el Trabajo (Happiness at Work). Me enfoco en “Personas normales con resultados extraordinarios” y responde a la pregunta de qué tienen en común las personas que siendo como cualquiera de nosotros tiene una vida fuera de serie.

 

Lo primero que vamos a hacer es distinguir justamente entre ser feliz y estar contentos, para que demos respuesta a una pregunta muy importante y es qué podemos esperar exactamente de nuestra felicidad. 

 

En segundo lugar vamos a hablar de cómo se administran las personas que siendo perfectamente comunes, tienen una vida fuera de serie porque hay una cosa que es muy cierta: en la base de la creatividad, está nuestra felicidad.

 

Es verdad que cuando nos encontramos en estados de depresión y tristeza de soledad o de ansiedad hay personas que son capaces de canalizar su energía y producir obras de arte que conmueve a la humanidad.

 

Funcionar siempre de esta manera nos puede salir muy caro en el largo plazo, por eso la propuesta de mi conferencia está en que encontremos maneras saludables de estimular nuestra creatividad y ver herramientas de liderazgo personal de aplicación inmediata que son las que distingue a las personas que siendo perfectamente normales tienen una vida extraordinaria.



 




En esta nota