DINERO

Sector alimenticio avanza en presentación de productos; textiles sigue siendo un reto


Oferta. Dos expertos en comercio exterior realzan apuesta en innovación, inversión y diversificación en envases. Hasta agosto, Bolivia exportó 545 productos a la Aladi

Marco García, de Oleus Beauty, compara su producto (jabones en caja) con uno de origen argentino

24/10/2017

Así como dicen que el amor entra por los ojos, en el mundo de los negocios el envase es la carta de presentación para internacionalizar un producto y posicionar la marca país. Así, con esa mención, el expresidente y asesor del  Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), José Luis Landívar, marcó la hoja de ruta del recorrido por la macrorrueda de negocios Expo Aladi Bolivia 2017,  para confrontar la competitividad en cuanto a calidad y presentación de los productos ‘hechos en Bolivia’ con la oferta de países que integran el bloque de integración comercial.  

En la gira también participó el gerente técnico y de Operaciones de la Cámara de Exportadores de Santa Cruz (Cadex), Rafael Riva.

Al cabo del recorrido por la muestra de productos en exhibición, Landívar se declaró admirado por los avances que deja ver la apariencia del embalaje, particularmente del sector alimentos, que ha logrado alinearse a exigencias de mercados globales. Destacó la inclusión de normas de gestión de la calidad e información nutricional en la etiqueta del producto e innovación en envases con diseños y colores seductores que compiten, en igualdad de condiciones, con la oferta del exterior. 

Landívar destacó el sello de denominación de origen de la oferta orgánica nacional, que, en su criterio, ofrece ventajas competitivas en cuanto a calidad comparada con países vecinos y del exterior. 

A su turno, Riva también resaltó  el salto cualitativo alcanzado por productores de los sectores alimentos y bebidas en cuanto a presentación de producto. “Es notable. Comparado con la oferta extranjera, en algunos casos, está igual o por encima”, señaló.    

Preponderó la diversificación del portafolio de productos en ambos sectores y la apuesta en innovación y en inversión en diseño, colores y el etiquetado de envases. 

Sin embargo, a su criterio, todavía hay tareas por hacer en el sector de confecciones. Riva cree que hay un rezago en desarrollo de diseño y de tendencias de moda global. Cree que el desafío continúa siendo la internacionalización. Aclaró que la propuesta comercial textilera nacional es fina y de calidad, pero cree que falta trabajar en diseño con tendencias globales y en una marca con denominación de origen que realce la mano de obra nacional, apreciada en países como Argentina, Brasil y Perú. 

Sobre el tema, la presidenta de la Cámara Departamental de la Pequeña Industria y Artesanía Santa Cruz (Cadepia), Cintia Lizarazu, dijo que la falta de materia prima y aranceles costosos de importación, falta de actualización en diseño y tecnología para desarrollar una oferta exportable a escala son las principales variables que limitan la internacionalización de la cadena textil. 

Actores de la cadena  

En empresas nacionales, como Coronilla -industria de alimentos orgánicos y sin gluten a base de quinua, amaranto, chía y cañahua-, la Asociación de Productores de Quinua Salinas (Apquisa), La Botana  y Productos Ecológicos Naturaleza S.A. -Frutté-, dieron cuenta de que la competividad en el mercado interno y  requerimiento y certificaciones de calidad de los países donde exportan tuvieron que innovar diseños e invertir en la presentación de sus productos.  
Endulfo Gabriel Caution, presidente de Apquisa, señaló que en los últimos dos años invirtieron Bs 40.000 en la renovación de sus empaques. Vendían grano en bolsas y sacos, y después que dieron valor agregado a la quinua venden en cajas de diferentes tamaños. 

Lorena Caichug, gerente comercial de la Sumak Life Productos Orgánicos Chimborazo de Ecuador -comercializa quinua en varias presentaciones-, indicó que para competir en el mercado internacional, sobre todo con Perú y Bolivia, productores del grano, han tenido que renovar la presentación de sus envases.  

Lectura gubernamental 

Para el viceministro de Comercio Exterior e Integración, Clarems Endara, la apuesta del sector exportador nacional está enfocada en calidad y diferenciación de producto, caso específico del cacao, el café, la quinua, entre otros cereales andinos, dado que es difícil competir con países industrializados que alcanzan una producción de alimentos a gran escala.

En opinión del viceministro, Bolivia tiene mayores ventajas competitivas y posibilidades de acceder, con productos diferenciados,  a mercados externos. Acotó que desde el Gobierno, a través de las embajadas y consulados,  se vienen impulsando actividades de promoción de productos.

En el caso de la presentación de producto, cree que es más por una exigencia de certificación de los mercados de exportación. Con datos del Viceministerio de Comercio Exterior, 48 de cada 100 dólares que ingresaron a nuestro país en 2016, por concepto de exportaciones, tuvieron su origen en países del bloque Aladi.   
En 2016 Bolivia exportó a la Aladi un total de 620 productos, mientras que hasta agosto de 2017 se despacharon 545.
Aladi es el tercer mercado de destino de las exportaciones de la Comunidad Andina. De los $us 6.749 millones de bienes manufacturados exportados en 2016, Bolivia aportó con $us 2. 381 millones. 



En esta nota