DINERO

Se ‘incuban’ más de 100 ideas de negocios y saltan al éxito


Apoyo. Incubadoras de empresas atraen más emprendedores en Bolivia. Los asesoran y capacitan para volverlos más competitivos 

Freddy Pacheco y Fátima Zeballos son socios de Snalife, empresa boliviana productora de snacks, entre ellas Pipop life, la “primera pipoca para microondas de Bolivia”. Esa idea ganó la competición nacional GSEA organizado por Entrepreneurs’ Organization y Juventud Empresa. Pacheco viajará a Toronto en abril para un torneo global
Escuchar el artículo Pausar Lectura

30/01/2018

Tener una idea de negocio llena de gran ilusión pero ejecutarlas con bases firmes que aseguren su estabilidad en el tiempo y su proyección nacional o internacional requiere más que una dosis de júbilo.


Incubadoras de empresas que están surgiendo en Bolivia le están dando ‘una mano’ a esos emprendedores para ayudarles a plantear mejor sus ideas de negocios e impulsarlos al mundo empresarial con más opciones de éxito.   


Más de 100 empresas han nacido o se han fortalecido al interior de esas plataformas de apoyo en los últimos 10 años en Santa Cruz,  Cochabamba y Tarija, según los registros de esos centros. 


Dichas incubadoras, dependientes de universidades o instituciones privadas o públicas,  evalúan la viabilidad técnica, financiera y comercial de las ideas de negocios,  dan servicios de asesoría para su desarrollo, aportan un espacio físico,  logística y en ciertos casos acceso a financiamiento o capital semilla. 

 

Iniciativas en Santa Cruz
IncubaUPSA, dependiente de la Universidad Privada de Santa Cruz, nació en 2012 para impulsar el talento de emprendedores de su comunidad estudiantil. Registró 40 emprendimientos y ya tiene 11 empresas graduadas legalmente que generan 46 empleos directos y 32 rotativos, dijo la coordinadora Milka Costas. 


Una de ellas es Snalife, creada en enero de 2017 con una línea de productos tipo snacks, entre ellos la “primera pipoca para microondas de Bolivia”. Vende en Santa Cruz y busca expandirse a escala nacional  e internacional. 


Por su parte, la Fundación Trabajo Empresa  (FTE) tiene un Vivero de Empresas que promueve el desarrollo de negocios relacionados con la madera, alimentos, reciclados utilitarios y tecnología. Dentro de ese Vivero que funciona desde hace una década se ha incorporado una incubadora empresarial (espacio de 5.000 m2  en el Parque Industrial) y una gestora comercial. 


Allí se han desarrollado más de 40 emprendimientos empresariales y además se ha beneficiado con asistencia técnica, capital semilla y mercado a 815 micro y pequeños productores en los últimos cinco años, indicó René Salomón, director  de la FTE. 

 

Programa en Tarija 
Desde el año pasado está en marcha en Tarija el Programa Incubadora de Empresas que depende del gobierno municipal.


Durante su primera versión fueron 21 los emprendedores beneficiados, 12 de ellos lograron crecer en el mercado, teniendo casos de éxito en los cuales los productos no solo se venden en mercados locales sino a escala nacional. En su segunda versión gracias a alianzas estratégicas con Fautapo y su proyecto Tarija Aromas y Sabores se pudo beneficiar a emprendedores no solo de Cercado apoyando en total a 42 emprendimientos, de ellos 23 crecieron en ventas, imagen corporativa, visibilidad en redes sociales y apertura de mercados. 

 

Aceleradora en Cochabamba 
El Hub 7 Entrepreneurship es la primera aceleradora de negocios de base tecnológica de Bolivia, según explica Miguel Ángel Figueroa, miembro de ese equipo.


Nació en Cochabamba con apoyo de la Fundación Novus en 2013 y promueve la creación de valor a través de emprendimientos dinámicos y sociales que solucionan problemas críticos en economías emergentes. Identifica como emprendimientos potenciales para 2020 las startups digitales con énfasis en Fintech y E-commerce, startups AgroFood (agrotecnología y gastronomía de alto valor agregado) y startups de energías alternativas. 


Se invirtieron allí más de $us 2 millones en intervenciones, se recibieron más de 800 aplicaciones, se incubó a menos de 40 startups y se graduó a siete. 


Dichas empresas se formalizan como SRL, las  graduadas facturan en promedio $us 100.000 en su primer año y tienen que crecer un 30% cada año.

Embutidos diversos con carne de llama. Con miras a nuevos mercados. 
El Buen gusto de la llama, es una empresa familiar que nació en Tarija hace casi dos años y se dedica a la transformación de la carne de llama. Se abastece de familias productoras de camélidos en el municipio de Yunchará . Producen chorizo precocido,  salchicha, mortadela, carne cocida tipo jamón y charque.   Buscan expandirse  a La Paz, Oruro y  Santa Cruz, explicó Alberto Cortez
Diseño y confección exclusiva para niñas. Alexa Rose con grandes planes.
Se dedica al diseño y confección de vestidos para niñas (de 0 meses a 14 años). La tienda está en la feria de Barrio Lindo ( Asoc. 2 de Octubre). “Hemos incluido el servicio de entrega a domicilio y planeamos abrir sucursales en la ciudad. Llegamos a clientes de otros departamentos. Dentro de una incubadora pude encontrar el norte de mi emprendimiento”, dice la propietaria Alexa Arauz. 
 
Todo lo que el ganadero necesita a su alcance. Agro Nelore expande servicios.
Agro Nelore fue creada por Joseph Mercado y su padre el 1 de mayo de 2017. "Nos dimos cuenta de la dificultad que tiene el ganadero de acceder a ciertos servicios por la distancia", explicó Mercado. Inicialmente ofrecían  compra y venta de ganado pero  hoy brindan servicios de alambrado, desmonte y todo lo que el ganadero necesite. “En la incubadora logré apoyo, contactos claves y talleres”, dijo.

 



 




En esta nota