DINERO

Salario emocional, clave para conservar el talento


Visión. Contar con un equipo de trabajo feliz contribuye a la mejora del clima laboral y rentabilidad de una organización

Desayuno Great. Cerca de 30 líderes de empresas nacionales se reunieron para interiorizar en la temática

15/08/2017

Además de la retribución económica dentro de la gestión de talento en una organización, la motivación y satisfacción del personal de trabajo, que no significan un desembolso de dinero, influye en el rendimiento, en el ambiente laboral y en los índices de productividad y competitividad de una empresa, según los especialistas en cultura organizacional y reclutamiento.


Apostar por esta perspectiva, conocida como salario emocional, es una tendencia que se extiende en el terreno nacional y una práctica para fortalecer la imagen interna de la empresa, puesto que, además del tema de mejora laboral, se sumerge en el equilibrio intrapersonal y el bienestar de los integrantes de un equipo de trabajo.


Es este segmento de las empresas, los empleados, el que asegura que un salario no es tan importante si la entidad no incluye otro tipo de incentivos por los cuales merezca la permanencia y que alimente de forma positiva la cultura organizacional.


Desde adentro


“La cultura (organizacional) es a la empresa lo que la personalidad es al individuo y generar cercanía entre los líderes y los miembros de su equipo es el desafío de las compañías para consolidar este asunto”, señala la directora regional de la firma internacional Great Place to Work, Carolina Galeano, quien agrega que la satisfacción del cliente depende de sobremanera del agrado del empleado y son los líderes quienes deben trazar ese camino.


El gerente general de DHL en Bolivia, Daniel Sologuren, afirma que fortalecer la cultura organizacional, tener claridad de valores y atributos con su equipo de trabajo permitió lograr una buena posición como empresa y contar con gente comprometida. “Trabajar en la actitud del equipo marca la diferencia”, asegura el ejecutivo.


“Sin duda los buenos resultados de una empresa vienen del público interno de la empresa y siempre y cuando se tengan objetivos claros. Esto es productivo”, manifiesta el gerente general de Sika, Marden Mariño.


Por su parte, el gerente comercial de Utilar, Mauricio Quintela, acota que la actitud de los empleados contrarresta el impacto en los tiempos de desaceleración económica. 



En esta nota