ENTREVISTA

Juan Pablo Saavedra Tardío: “Vivir en el norte no es solo para gente con alto poder adquisitivo”


Responsabilidad. A sus 33 años, el ingeniero Juan Pablo Saavedra está al frente de las compañías Urbanizaciones del Norte y Dispack, dos de las cuatro que conforman la Corporación Saavedra Tardío  

Escuchar el artículo Pausar Lectura

13/03/2018

A sus 33 años, Juan Pablo Saavedra Tardío dirige Urbanizaciones del Norte (Urbanor) y Dispack, dos de las firmas que conforman la Corporación Saavedra Tardío (las otras dos organizaciones,  Dismatec y Hacienda Nelorí, son lideradas por su hermano Luis Fernando y su padre, Luis Saavedra Bruno). La primera compañía se dedica al desarrollo inmobiliario y recientemente lanzó el segundo proyecto del condominio Asaí Norte, luego de haber vendido el primero en solo cinco meses. La segunda empresa se dedica a la fabricación de envases plásticos descartables.  

—Hábleme de Dispack, ¿por qué decidieron apostar por el sector de los envases plásticos? 
La  Corporación Saavedra Tardío es un grupo familiar y vimos la oportunidad de invertir en este sector pensando en el largo plazo, en la industria de plásticos (termoformado de envases plásticos descartables), que tiene mucho futuro. En general, el sector tiene un crecimiento muy interesante y los envases alimenticios registran un crecimiento aún más interesante, ya que mientras se continúe desarrollando el retail, con los supermercados, también van a seguir desarrollando los empaques para los alimentos. Además, estamos ingresando a cadenas de comida rápida, que demandan envases más sofisticados.

—¿Cuántos años lleva operando la empresa?  
Dispack comenzó a operar a mediados de 2015. Contamos con maquinaria alemana de última generación que nos permite conseguir niveles muy altos de productividad y  garantizar la calidad de nuestros productos. Gracias a eso, hemos conseguido un espacio importante en el mercado. 

—¿Qué características tiene el mercado en que opera? 
Es un mercado muy competitivo, pero es una apuesta a largo plazo. Hemos comenzado a elaborar productos de mayor valor agregado y de nicho. Somos los únicos en producir domos plásticos para tortas y los vasos bicolor estilo americano (rojo-blanco, azul-blanco). Con estos productos satisfacemos la demanda de los clientes y sustituimos la importación.

—Ahora acerca de su otro negocio, ¿cómo logran vender rápido el condominio Asaí Norte?
Lanzamos el proyecto Asaí Norte en Expocruz el año pasado. Trabajamos mucho para diseñarlo, ya que es el primero que realizaremos en la zona norte de Santa Cruz, luego de más de 17 años desarrollando urbanizaciones en Montero, donde hemos comercializado más de 10.000 terrenos, y más de seis años construyendo dos condominios en Santa Cruz,  Asaí 1 y Asaí 2, donde entregamos 185 casas y 188 lotes de terreno. En Así Norte nos enfocamos en las parejas jóvenes de entre 30 y 40 años. Queríamos tener un proyecto en la mejor zona de la ciudad. La ubicación es excelente, ya que es el kilómetro 9, una zona totalmente desarrollada. 

—¿El precio fue clave?
Trabajamos para hacer casas los más asequibles posibles para esas jóvenes familias, el concepto es romper el paradigma que vivir en la zona norte es solo para personas de alto poder adquisitivo. Nuestras casas tienen precios desde $us 53.000, con dos habitaciones, la de tres cuesta $us 57.000 y la de cuatro (dos plantas) vale $us 73.000. La competencia tiene precios muchos más altos y eso es lo que nos ha ayudado a tener éxito, logrando vender 148 casas en cinco meses. Ahora estamos lanzando el segundo proyecto.  

—¿Cuáles eran sus estimaciones para el proyecto? 
Estábamos muy optimistas por el proyecto, pero el resultado ha sido mejor de lo esperado, ya que no esperábamos que se venda tan rápidamente y que en apenas cinco meses estemos lanzando el segundo.

Estimábamos un escenario medio, éramos optimistas, pero no se puede planificar solo en los escenarios optimistas. Pensamos que iba a tomar por lo menos tres o cuatro meses más vender todo el proyecto y que lanzaríamos el segundo en el segundo semestre de 2018, antes de Expocruz, pero al ritmo que estamos yendo no creo que lleguemos a la feria. Hemos decidido ser muy agresivos y mantener el precio de preventa y el mismo precio del primer condominio, a pesar de que cuando se tiene éxito todos suben los precios para las siguientes etapas. Queremos mantener la asequibilidad.         

—¿En qué etapa se encuentra  el proyecto en la actualidad?
Las casas se entregarán a fines de 2018, estamos por comenzar la construcción y los trabajos de infraestructura. Hicimos convenios con Saguapac para que pongan el alcantarillado en todo el condominio, algo importante porque en la zona no todos los proyectos tienen ese beneficio. Una vez que se concluya su construcción, comenzaremos con el segundo proyecto, cuya entrega está prevista para abril de 2019. 

—El sector inmobiliario es uno de los que más crece cada año, ¿considera que esa situación se mantendrá esta gestión?  
Hay proyectos que no están entregando lo que prometían o están muy atrasados y eso ha afectado un poco al sector. La realidad es que existe una demanda que no va a parar, la ciudad de Santa Cruz ya superó los dos millones de habitantes (región metropolitana) y está añadiendo 50.000 habitantes por año. Eso significa que tenemos el reto de construir por lo menos 15.000 viviendas por año, para no incrementar el déficit habitacional, ni siquiera para disminuirlo.



 




En esta nota