DINERO

Invertir más en innovación, capacitación y eficiencia, claves de un negocio sólido


Expertos plantean 10 estrategias empresariales para estar mejor preparados para la actual coyuntura económica. Hay desafíos internos y externos

Escuchar el artículo Pausar Lectura

19/07/2018

No se trata de ‘recetas’ de éxito, sino de estrategias que ayudan a una empresa a estar mejor preparada para sobrellevar la coyuntura económica actual y seguir construyendo un negocio sólido.

Invertir más en innovación, promover la capacitación especializada de sus trabajadores, administrar mejor los gastos de la compañía, mantener utilidades acumuladas y reforzar estrategias comerciales son pautas que dan diez especialistas del sector.

Para el analista de inversiones Gorka Salinas, en un entorno competitivo como el de hoy, las empresas deben ser flexibles e innovadoras y preocuparse por capacitar su talento humano.

Según el consultor financiero Jaime Dunn, mantener utilidades acumuladas es una forma de prevenir y ahorrar para días difíciles. En su opinión, también hay que tener vías de comunicación directas con los empleados e informarles sobre lo que pasa.

El experto en banca e innovación Jorge Velasco considera que es importante contar con un plan estratégico e invertir recursos (tiempo y dinero) en tres áreas: niveles de venta (nuevas estrategias comerciales y modelos de negocio), eficiencia administrativa (mayor productividad y uso de tecnología) e innovación (productos o servicios renovados).

En opinión del economista Jorge Akamine, son esenciales los estudios de mercado y un buen manejo contable y financiero.

Mary Esther Parada, máster en ingeniería financiera, coincide en la importancia de reforzar la innovación para eliminar trabas de la productividad y priorizar la eficiencia de procesos internos.

Si bien se aconseja reducir gastos innecesarios, el subgerente del Cebec-Cainco, Pablo Mendieta, aclara que algunos gastos pueden ser menos onerosos en tiempos de desaceleración económica como los destinados a capacitación en especial con impacto de corto plazo.

Otras acciones estratégicas, según Mendieta, son elaborar un buen diagnóstico de la empresa y de los riesgos, contar con un plan de contingencia, cuidar la liquidez, tener lo justo en inventarios y apelar a la asociatividad.

Entretanto, el director ejecutivo de la Fundación Trabajo Empresa, René Salomón, observa que todo emprendimiento debe fortalecer su estructura interna y el incentivo del entorno laboral.

Roberto Guzmán, especialista en rentabilidad, recomienda monitorear las ventas, inventarios, compras y cobranzas para proteger la ‘salud’ de una empresa.

Por su parte, el economista Roberto del Río enfatiza que es necesario un mayor control sobre los costos, mientras que Rubén Darío Tabata, profesional en administración de empresas, considera esencial la especialización del recurso humano.

Para tomar en cuenta

No se trata de ‘recetas’ de éxito, sino de estrategias que ayudan a una empresa a estar mejor preparada para sobrellevar la coyuntura económica actual y seguir construyendo un negocio sólido.

Invertir más en innovación, promover la capacitación especializada de sus trabajadores, administrar mejor los gastos de la compañía, mantener utilidades acumuladas y reforzar estrategias comerciales son pautas que dan diez especialistas del sector.

Para el analista de inversiones Gorka Salinas, en un entorno competitivo como el de hoy, las empresas deben ser flexibles e innovadoras y preocuparse por capacitar su talento humano.

Según el consultor financiero Jaime Dunn, mantener utilidades acumuladas es una forma de prevenir y ahorrar para días difíciles. En su opinión, también hay que tener vías de comunicación directas con los empleados e informarles sobre lo que pasa.

El experto en banca e innovación Jorge Velasco considera que es importante contar con un plan estratégico e invertir recursos (tiempo y dinero) en tres áreas: niveles de venta (nuevas estrategias comerciales y modelos de negocio), eficiencia administrativa (mayor productividad y uso de tecnología) e innovación (productos o servicios renovados).

En opinión del economista Jorge Akamine, son esenciales los estudios de mercado y un buen manejo contable y financiero.

Mary Esther Parada, máster en ingeniería financiera, coincide en la importancia de reforzar la innovación para eliminar trabas de la productividad y priorizar la eficiencia de procesos internos.

Si bien se aconseja reducir gastos innecesarios, el subgerente del Cebec-Cainco, Pablo Mendieta, aclara que algunos gastos pueden ser menos onerosos en tiempos de desaceleración económica como los destinados a capacitación en especial con impacto de corto plazo.

Otras acciones estratégicas, según Mendieta, son elaborar un buen diagnóstico de la empresa y de los riesgos, contar con un plan de contingencia, cuidar la liquidez, tener lo justo en inventarios y apelar a la asociatividad.

Entretanto, el director ejecutivo de la Fundación Trabajo Empresa, René Salomón, observa que todo emprendimiento debe fortalecer su estructura interna y el incentivo del entorno laboral.

Roberto Guzmán, especialista en rentabilidad, recomienda monitorear las ventas, inventarios, compras y cobranzas para proteger la ‘salud’ de una empresa.

Por su parte, el economista Roberto del Río enfatiza que es necesario un mayor control sobre los costos, mientras que Rubén Darío Tabata, profesional en administración de empresas, considera esencial la especialización del recurso humano.

Gorka Salinas, analista de inversiones

“En toda coyuntura se debe invertir con énfasis en innovación, esto permite a las empresas estar un paso adelante de la competencia en productos, servicios o costos”, señala este profesional. Para lograrlo menciona tres vías: internacionalización, mejora de procesos de valor y fidelización de clientes. Asimismo, ve muy importante la capacitación y el incentivo al talento humano. Si asume deudas, es mejor que estas sean de largo plazo y manejables. Ese hecho, agrega, permite disponer de más recursos para enfrentar periodos de ventas bajas y evitar que, por temas coyunturales o deterioro de capacidad de pago, se vea impedido de refinanciar su capital de trabajo. Aconseja también buscar varias fuentes de financiamiento para mejorar el poder de negociación.

Jaime Dunn, consultor financiero

Este experto observa que las empresas deben ahorrar y expandirse cuando las cosas van bien, justamente previendo que una crisis puede darse en cualquier momento. En ese sentido, considera que mantener utilidades acumuladas es una manera de prevenir y ahorrar para días difíciles. Si se da el caso, reconocer la existencia de una crisis es el primer paso. “Muchas empresas siguen gastando como si todo siguiera igual”, indica. El segundo paso es, en su criterio, mantener vías de comunicación directa con los empleados e informarles periódicamente sobre lo que pasa. Si hay deudas, se debe mirar al entorno. “En crisis generalmente bajan las tasas de interés como parte de la política monetaria que busca la reactivación estimulando el crédito”, dice.

Jorge Velasco, especialista en banca e innovación

“Es momento de crear una estructura gerencial y de ventas más ágil frente a los desafíos del mercado, además de bajar costos en aquellas áreas que se han incorporado en la época de bonanza y que hoy no son tan necesarias”, apunta este especialista.

También indica que es oportuno promover más la innovación. “Las empresas deben transformarse y ser capaces de ir con las tendencias mundiales, cambiar sus modelos de negocio e incorporar la tecnología”, puntualiza.

En caso de atravesar por un mal momento financiero, aconseja hablar con el banco y pedir una ampliación de plazos tomando en cuenta el nuevo flujo de caja de la empresa antes de caer en mora. Si es necesario, añade, hay que desprenderse de los activos ociosos que se han generado.

Jorge Akamine, Economista

Un minucioso estudio de mercado y un buen manejo contable son claves para construir un negocio sólido, en opinión del presidente del Colegio de Economistas de Santa Cruz, quien destaca que la planificación ayuda a estar mejor preparado para los imprevistos.

La estrategia adecuada para enfrentar una situación adversa dependerá, agrega, de la actividad económica.

“Hay que analizar los principales gastos y costos que tiene la compañía para luego hacer los ajustes necesarios y recuperar los márgenes de utilidad esperados. En algunos casos es necesario verificar si la empresa es lo suficientemente eficiente o si tiene mucha capacidad ociosa o gastos innecesarios. Luego un buen control ayudará a mantener el orden y una estricta disciplina financiera”, asevera.

Mary Esther Parada, máster en ingeniería financiera

Las empresas deben mantener la coherencia de sus estrategias, las cuales deben estar enfocadas en una lectura veraz de su segmento de mercado, según la decana de la Facultad de Ciencias Empresariales de la UPSA.

Parada afirma que la empresa tiene que invertir más en innovación (mejor uso de recursos físicos, tecnológicos y financieros) en todas las áreas y en evitar las trabas que provocan “tiempos ociosos” y “procesos innecesarios”.

También es fundamental que la compañía esté preparada para “reinventarse”. Ello se traduce en tomar decisiones de diversificación, refinanciamiento y cambio de estrategias.

Cuando se tiene deudas, esta profesional aconseja tomar decisiones objetivas, pues el tiempo cuenta en el alza de los costos de financiamiento.

Pablo Mendieta, Economista Cebec Cainco

Conviene hacer un buen diagnóstico para ver si los problemas son globales, sectoriales o de la misma empresa. En base a ello, plantear medidas específicas, asegura el ejecutivo del Centro Boliviano de Economía (Cebec) de Cainco.

“Hay que estar preparados para diversos escenarios. Para ello, será crucial tener un plan de contingencia (...) La historia es una buena consejera. Hemos experimentado situaciones similares o aún más dramáticas y varias empresas han sobrevivido”, indica.

También señala que cuidar la liquidez es imperioso, reducir los gastos innecesarios y tener lo justo en inventarios. Destaca la importancia de la asociatividad (aprovechar espacios como las cámaras y federaciones).

René Salomón, Fundación Trabajo Empresa

Para René Salomón, quien es también miembro de la Red Bolivia Emprendedora, la clave del éxito de las empresas hoy en día es fortalecer su estructura interna y los procesos de trabajo. “Hay que invertir en los recursos humanos capacitando al personal y ampliando sus habilidades para lograr una mejor respuesta ante cualquier coyuntura. Así mejora la operatividad y productividad”, puntualiza. Ante un mal momento financiero, considera que la empresa puede buscar nuevas opciones de financiamiento en base a su capacidad de pago. A efectos de mejorar el marketing o publicidad de una empresa pide conocer más de cerca el mercado de los productos o servicios que ofrece.

Roberto Guzmán, experto en Rentabilidad

Según este consultor, cuando una empresa no alcanza un nivel de rentabilidad adecuado por lo general es porque no tiene parámetros de referencia. En ese sentido, recomienda primero tener claro qué está pasando internamente en la organización (ventas, inventario, gastos, deudas, utilidades y otros). Segundo, pide analizar al sector donde se mueve la empresa. Como tercer punto, aconseja verificar la cartera de clientes. “Se trata de un proceso de poda de productos y clientes”, dice. Quienes enfrentan deudas, deben hacer una evaluación de su inventario y eliminar lo que no sirve. Invertir en conocimiento es esencial. “Si el empresario no actualiza sus conocimientos, no ve los cambios del mercado”, enfatiza.

Roberto Del Río, Máster en Finanzas

Cuando las ventas se ven afectadas, es necesario un mayor control sobre los costos, opina este experto en finanzas empresariales. Destaca las ventajas que ofrece el marketing digital. Previo a ello considera importante analizar el contexto y los segmentos de la empresa que más afectan el escenario de contracción económica.

“Con un buen control financiero se tiende a equilibrar la empresa, porque hay que tener en cuenta que los problemas económicos son cíclicos y luego hay una recuperación”, indica.

Del Río aconseja estar atento a las oportunidades que se presentan. “No todos los mercados se comportan igual y no todas las sociedades reaccionan de la misma manera”, asevera.

Roberto Tabata, presidente del Colegio de Administradores de Empresas de Santa Cruz

“Hay que invertir en la especialización de los recursos humanos, lo cual marcará la diferencia en los resultados”, afirma Rubén Darío Tabata, presidente del Colegio de Profesionales en Administración de Santa Cruz (Cadecruz). También considera que es importante incorporar las ventas online, ya que tienen un costo bajo y permiten acceder a nuevos mercados y otros beneficios.

En su opinión, tanto el empresario como su equipo de trabajo deben plantearse objetivos realistas y basados en datos confiables para la viabilidad del negocio. Una proyección de ingresos sin fundamento, alerta, genera iliquidez en la empresa y endeudamiento. La supervisión de los objetivos será determinante para el éxito y estabilidad.



 




En esta nota