DINERO

Encaminan plan para producir algodón de colores


Proyecto. Es financiado por el Gobierno de Brasil, contará con el apoyo técnico de la FAO y será fiscalizado por los ministerios del área agroproductiva, productores demandantes del proyecto y municipios beneficiarios

Cultivo. El sector que asocia a los productores de algodón aguarda con expectativa el programa de reactivación

31/10/2017

Desde las tierras productivas del oriente cruceño, Bolivia encamina un programa nacional de reactivación de la cadena productiva de algodón que engloba la importación de pepitas de colores de Brasil para ser esparcidas en la próxima campaña agrícola de siembra en los campos de producción de comunidades que, por jurisdicción municipal, pertenecen a Pailón y a Charagua.  

La mención de dicha iniciativa fue formalizada por el presidente de la Federación de Productores de Algodón (Fedepa), Juan Campero Rojas, quien aseguró que el plan cuenta con un respaldo financiero del Gobierno de Brasil y que será conducido técnicamente  por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). Será fiscalizado por los ministerios de las áreas de Desarrollo Rural y Tierras y Productivo, los agricultores demandantes del proyecto y los municipios beneficiarios. 

El líder regional del sector productivo algodonero indicó que con este programa se busca expandir la frontera agrícola de la ‘pelusa blanca’ en tierras de pequeños productores indígenas, campesinos y originarios.  La FAO contrató personal técnico para encarar actividades de transferencia de tecnología y de investigación en Pailón y en Charagua. 

Justamente, en este último municipio, a decir de Campero, se introducirán semillas de algodón de colores para multiplicar material genético para ser, posteriormente, distribuida a productores artesanos para siembra, a pequeña escala, en comunidades de Macharetí, Cuevo, Gutiérrez, Izozog, Pailón, San Antonio de Lomerío y Guarayos. 

A escala de productores medianos y grandes, Campero aseguró que las perspectivas para la próxima campaña de siembra de verano perfilan duplicar el área cultivada de 1.800 a 3.500 hectáreas. Empero, cree que para que incentivar a los algodoneros el Gobierno debe comprometerse a conseguir mercados y de una vez abrirse al uso de la biotecnología para alcanzar una mayor productividad de algodón por hectárea y de esta manera aspirar a competir con los países vecinos.  

Coyuntura actual

Desde la perspectiva del expresidente y asesor del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE) y extitular de  la Asociación Departamental de Productores de Algodón (Adepa), José Luis Landívar, la cadena productiva de la fibra textil está al filo de la desaparición porque los principales eslabones -sector primario, desmotadoras e hilanderías- salieron del sistema productivo y del mercado regional y nacional.  

A su juicio, en las condiciones y con el sistema de producción actual el sector no es eficiente ni competitivo y la única alternativa para reflotar al sector algodonero es desarrollando un modelo de producción sostenible en el tiempo, económicamente sustentable en armonía con el medioambiente y con justicia social. 

Landívar cree que la salida a la crisis del sector algodonero pasa por el uso de semillas genéticamente modificadas para que el sector primario pueda alcanzar más ventajas competitivas relativas a mayor producción a un menor costo. Indicó que sin transgénico el costo promedio referencial de producción por hectárea de algodón ronda los $us 853, en tanto que con semilla genéticamente mejorada el costo se reduce a $us 536. 



En esta nota



e-planning ad