DINERO

El consumidor sabe cuando el mensaje no es por convicción


Clave. El ‘engagement’ se debe lograr buscando los puntos de identificación con el consumidor y su manera de ver el mundo actual, como lo hacen marcas como Spotify


Realidad. Conectar con el consumidor ya no se trata de mostrar un producto o servicio, sino de proyectar valores
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

15/01/2019

Es indiscutible que el consumidor actual es más consciente, se preocupa y se ocupa de su contexto, ocasionando que las marcas deban encontrar, defender y proyectar su valor y aporte en la sociedad.

Hoy ya no basta una buena de publicidad para seducir o un buen producto, las personas exigen valores a las empresas, pero no con base en dichos, sino en hechos.

De no cumplir con esa premisa, corren el riesgo de ‘ahuyentar’ a su público. Así, el estudio de Warc señala que las marcas tienen la obligación de estructurar con mucho cuidado y transparencia el mensaje y las campañas que buscan presentar al consumidor, dado que estos saben cuándo se comunican con ellos por una tendencia y no por una convicción.



Claves para comunicar

En un mundo cada vez más globalizado e inmediato, las empresas no pueden permanecer al margen de adoptar una postura, la aparición de las redes sociales hace que existan muchos más mensajes de las marcas hacia sus clientes o usuarios que antes. En ese sentido, Renzo Mori, director creativo asociado de Claps Publicidad, dijo que es inevitable que en algún momento una marca, aunque quiera permanecer en un estado conservador, comunique algún mensaje que denote una postura.

A decir del experto, las marcas ganan o pierden confianza de los consumidores de acuerdo con la postura política (o de libre empresa) que expresen. “No olvidemos el incidente del paro cívico por el 21-F, uno de los malls más representativos de la ciudad publicó en sus redes sociales que sus tiendas sí abrirían ese día y enseguida le llovieron miles de mensajes en contra de aquello… al final tuvieron que dar marcha atrás”, dijo.

Teniendo en cuenta eso, el ‘engagement’ debe buscar los puntos de identificación con el consumidor y su manera de ver el mundo actual. Un ejemplo claro de esto es la postura abierta de marcas como Spotify y Apple de apoyar los esfuerzos por erradicar la discriminación a la comunidad LGBT. Con esta iniciativa han recibido mucho apoyo de la gente.



Por su parte, el publicista Martín Díaz indicó que en la actualidad, con la estandarización de la calidad, existen varias opciones para el consumo. Por ello, el consumidor fiscaliza a las marcas.

En ese contexto, Díaz cree que es vital que las marcas no solo hagan RSE como quien hace filantropía, sino que se vean cada vez más integradas en roles relevantes para la sociedad. “Las marcas premiadas en Cannes el año pasado son una buena muestra de ello, ya que una gran mayoría se llevó estatuillas por la trascendencia social de sus acciones”, sostuvo.