DINERO

Cuatro actitudes que un ejecutivo no debe tomar en una negociación


Fundamental. No hay que caer en el error del discurso monótono. Es mejor expresarse de forma puntual y clara


Clave. La postura al momento del saludo dice mucho del negociador

13/12/2016

Desesperarse, variar la escala de tono en la forma de hablar, alargarse demasiado en las intervenciones y no definir los roles son cuatro actitudes que un ejecutivo jamás debe tomar en una negociación, coinciden al indicar los expertos en recursos humanos y negociación. 
Para Carlos Antelo, gestor de talento humano, en una negociación hay que tener calma y mucha serenidad. 

Antes de perder el enfoque, se requiere tener claridad de palabra, ya que esto proyecta seguridad. 

Hablar fuerte y claro denota sabiduría en una persona, dice Antelo, añadiendo que quien mantiene conversaciones en una escala tonal correcta, cierra con éxito sus negociaciones. “El receptor escucha y comprende todo lo dicho. El valor agregado es tener habilidad de persuadir a los demás “, indica.

A decir del experto en negociación Andrés Gutiérrez, antes que caer en el error del discurso monótono, largo, complejo y hasta aburrido, es mejor emplear la consistencia de la palabra y expresarse de forma puntual. “No es señal de inteligencia hablar mucho”, señala.

Gutiérrez recomienda estipular correctamente desde el inicio lo que se es y se quiere de la negociación. Así como saber qué se ofrece, la figura de cada negociante necesitará de una postura, en la búsqueda de resolver diferencias y defender intereses forma directa mediante el diálogo. De esta manera se llegará a un buen puerto con un acuerdo repleto de satisfacción para los negociantes, sostiene


En esta nota



e-planning ad