DINERO

Cierre de empresas crece un 27% en cinco meses de 2017


Indicador. Solo en mayo de la presente gestión, 3.013 empresas dieron de baja su matrícula en Fundempresa. En el mismo mes de 2016, fueron 1.910, siendo la variación porcentual del 58%

Crecimiento económico

04/07/2017

Entre enero y mayo del año pasado en Bolivia se cancelaron 3.564 matrículas de comercio, mientras que en el mismo periodo de 2017 se dieron de baja 4.516, lo que representa un crecimiento del 27% en el cierre de compañías, de acuerdo con datos de Fundempresa.

Solo en mayo de la presente gestión, 3.013 empresas dieron de baja su matrícula. En el mismo mes de 2016, fueron 1.910 firmas, siendo la variación porcentual del 58%.

La Paz, con 1.348 cancelaciones, fue el departamento donde más empresas se cerraron durante los primeros cinco meses del año. Le siguen Santa Cruz, con 1.084 y Cochabamba, con 933. Pando, con solo 16, fue el que registró menos bajas.

Del total de matrículas canceladas a escala nacional, el 95% corresponde a empresas unipersonales, el 4% a sociedades de responsabilidad limitada y el 1% a sociedades anónimas.
Para el economista Carlos Hugo Barbery, que las firmas unipersonales o profesionales independientes concentren el 95% de las bajas en Fundempresa se explica por dos razones.

La primera es de carácter proporcional; es decir, en la base empresarial representan más del 80% de las organizaciones que facturan, aunque en el volumen de recaudación su impacto es bajo por la cuantía de sus ventas; por lo tanto, si representan el ‘grueso’ de la base empresarial, es natural que concentren también el ‘grueso’ de los desistimientos.

La segundo es el hecho de que, sobre todo los profesionales independientes, el costo de oportunidad de estar en la formalidad versus la informalidad tiende a cero, por lo que con costos crecientes (sobre todo laborales) rezagos en pago por servicios y, además la burocracia y fiscalización de las instituciones públicas, conlleva a que rápidamente decidan retornar a la informalidad, no renovando su matrícula de comercio y posterior inactivación del NIT. 

“Ahí quien pierde es el Estado puesto que promueve de esta manera la informalidad, aspecto que, por el contrario, hay que combatir”, dijo Barbery.

Los empresarios admiten que hay dificultades. “Si bien hay un impulso hacia la apertura de una mayor cantidad de empresas, no llega a significar un crecimiento con respecto al año pasado. Los más débiles son los que sufren los golpes de una precrisis”, expresó Luis Fernando Barbery, presidente de la Federación de Empresarios Privados de Santa Cruz (Fepsc). 
Agregó que hay que trabajar más e insistir con el Gobierno en algunas medidas de incentivos a la inversión. El titular de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia, Ronald Nostas, evitó referirse al tema.

En cuanto a cancelaciones por actividad económica, en los primeros cinco meses de 2017, 2.216 firmas de venta por mayor y menor, de reparación de vehículos automotores y motocicletas dieron de baja su matrícula; es decir, 983 más que en todo 2016.

De enero a mayo de 2017 se inscribieron 7.668 nuevas empresas, es decir, un 1% menos de lo registrado en el mismo lapso del año pasado (7.766). 



En esta nota



e-planning ad