DINERO

Campañas que intentaron ser inspiradoras pero fracasaron


Estrategia. Las marcas buscaron hacer despertar e inspirar a la audiencia y, sin embargo, consiguieron todo lo contrario. Es imposible prevenir el resultado de un lanzamiento


Reacción. Fue difícil para Gillette promocionar la causa #MeToo cuando nunca posicionó ni abanderó una causa social. Foto: businessinsider.com
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

13/08/2019

Las intenciones se presuponen siempre como buenas. Sin embargo, las campañas no siempre tienen los resultados que se esperan. Las campañas fracasan y las marcas deben estar preparadas para esta derrota. Tal vez la decepción es más amarga cuando una compañía tiene la idea de inspirar y provocar sentimientos con un anuncio y esa idea se vuelve en su contra.

Hay que tener en cuenta que es imposible estar en la mente de la audiencia y que es imposible prevenir lo que ocurrirá en un lanzamiento. Lo que debe quedar claro es que cada error es un aprendizaje.

Lecciones para aprender



Si bien es cierto que decenas de marcas se han unido al movimiento #MeToo sin haber sido nunca ellas nada de eso, siempre es de agradecer que las compañías den sus pasos para avanzar en justicia e igualdad, intentando reducir esa brecha profundamente arraigada durante tanto tiempo.

En este caso, Gillette ponía a los hombres en el foco con el fin de que ‘despertaran’ y fueran ellos los que tomaran la iniciativa de ser el ejemplo para los futuros hombres, es decir, para los niños.

Efectivamente, muchos no lo entendieron y las opiniones respecto a su anuncio se dividieron entre los que amaban el spot y los que lo repudiaban.

Otra compañía que se equivocó fue Starbuck. La cadena de café animó a sus baristas a escribir ‘Race Together’ en sus vasos para llevar. La idea era que debatieran cara a cara sobre el asesinato calificado como racial que recibieron dos hombres negros a manos de la Policía de Nueva York. Esta idea de la compañía fue descrita como “superficial y mal juzgada” y más teniendo en cuenta el problema social que esto supuso y supone para la sociedad de EEUU.



Asimismo, la campaña de Pepsi protagonizada por Kendall Jenner ha sido uno de los grandes fiascos publicitarios de la historia. La figura de Kendall abanderando una causa con la que nunca se le ha relacionado y, además, mostrándola como vencedora gracias a una Pepsi no fue entendida. Hasta tal punto que Pepsi tuvo que retirar la campaña y pedir disculpas a la modelo por haberla metido en ese entuerto.

“Pepsi quería proyectar un mensaje global de unidad, paz y entendimiento. Claramente no hemos cumplido con nuestros objetivos, y pedimos disculpas”, afirmó la compañía en un comunicado. Claramente la intención era buena pero la ejecución fue de cero. De acuerdo con los expertos en marketing, los usuarios han sacado -y guardado- una larga lista de veces que Dove se ha complicado un poco con los términos y con los tonos de la piel de las protagonistas.

Son varios los anuncios polémicos de la compañía cosmética. Desde la mujer negra que con el gel Dove se vuelve blanca. Eso sí, parece que en los últimos tiempos Dove se ha puesto las pilas en su intento de parecer una marca integradora y sensible, incluyendo en sus anuncios a mujeres reales con cuerpos de todas clases, formas y tamaños.



 




En esta nota