DINERO

Agroindustria, comercio y servicios tecnológicos, las ‘vetas’ para 2018


Ideas. Profesionales e instituciones identifican 10 oportunidades y desafíos para nuevas inversiones, empleos y emprendimientos este año en Bolivia. Destacan que se deben generar propuestas innovadoras y competitivas

Escuchar el artículo Pausar Lectura

09/01/2018

Empieza un nuevo año y las dudas asoman en la mente de quienes buscan sacarle más provecho a sus ingresos: ¿dónde invertir?, ¿en qué sector abrir un negocio?, ¿qué estrategia de ahorro conviene seguir?. A la par surge la preocupación acerca de ¿qué tipo de empleos serán más demandados por las empresas?. 

Profesionales de diversas especialidades e instituciones empresariales responden a esas inquietudes, identifican 10 oportunidades que se pueden aprovechar este 2018 y plantean desafíos para  enfrentar la coyuntura económica que se viene. 

Actividades como la agroindustria, servicios tecnológicos, modelos de negocios puerta a puerta,  producción de alimentos y bebidas  con valor agregado, tecnologías aplicadas a la agricultura, servicios financieros, educación y salud (AgroTech, FinTech, EduTech, HealthTeach), inversiones en el mercado bursátil, comercio electrónico, moda, turismo, belleza además de iniciativas en industrias culturales y creativas (‘economía naranja’) muestran un rostro atractivo para los inversores, en opinión de los expertos consultados. 

Wilfredo Rojo, presidente de la Cámara Nacional de Exportadores de Bolivia (Caneb), considera que los productos no tradicionales, como los 'superalimentos' (chía, sésamo, quinua y otros), ofrecen también grandes perspectivas comerciales si se los ofrece con valor agregado y mirando al mercado exterior. 

Además ve potencial en la industria del software con soluciones a problemas en empresas y destaca lo importante que es reinvertir el dinero y si no se tiene mucho capital sugiere asociarse. 

Por su parte, René Salomón, coordinador de la Red Bolivia Emprendedora y Director ejecutivo de la Fundación Trabajo Empresa, cree que el sector de servicios ofrece una gran oportunidad para nuevos emprendimientos en el país. Por otro lado, indica que la interacción por medio de Internet abre una oferta atractiva para programadores o desarrolladores informáticos.

Ve otras alternativas de inversión en sectores hotelero, textiles con acceso a tecnología para acceder a nuevos mercados, construcción con propuestas novedosas, la transformación de subproductos no maderables y 'superalimentos'. Salomón cree que es importante que las empresas  de mediana escala vean como una oportunidad de inversión promover la terciarización mediante cadenas de proveedores porque eso bajará costos y responsabilidades laborales.

Modelos innovadores

“No es el pez grande el que se come al pez pequeño, sino el pez rápido que se come al pez lento”, concluyen miembros de la Red GieSociety. Alberto Saavedra, experto boliviano en blockchain, asegura que los cambios en la inversión económica global van a abrir oportunidades para modelos económicos innovadores si realizamos estrategias colaborativas y aprendemos de sus fallas.

Por su parte, Roberto Araníbar ve en la ‘economía naranja’ o en las industrias culturales y creativas (arquitectura, artesanía, artes audiovisuales, diseño gráfico e industrial, moda, música,  servicios digitales y software), una gran ‘veta’ de negocio dado que en 2015 generó ingresos por $us 124.000 millones y dio empleo a 1,9 millones de personas en América Latina y el Caribe.   

PREVISIONES

Visión. El economista Róger Banegas señala dos tipos de entornos económicos para 2018: la coyuntura externa con una mejora gradual (Brasil y Argentina con expansión económica), precios de materias primas ascendentes y otros factores. La coyuntura interna donde el efecto político e inestabilidad pudieran afectar al rumbo económico del país, aunque es problema que el crecimiento supere el 4%. 
Retos. Para el economista José Alberti se tendrá niveles de crecimiento económico más modestos (en torno al 3,5 y el 4%.).  Observa deterioro de variables macroeconómicas, como la deuda pública  y los déficits gemelos. Preocupa niveles de inversión insuficientes y el estancamiento de productividad.



 




En esta nota