BRÚJULA

Nora Lezano: “No me interesa que la gente se vea hermosa”


Una artista de la fotografía habla en Brújula

“Mientras (Cerati) hablaba, se me caían las lágrimas. No podía creer que quisiera fotografiarse conmigo” / Fotos: Nora Lezano

11/03/2017

Quería ser bióloga, pero se terminó convirtiendo en una de las fotógrafas más importantes de su país, en una integrante importante de la movida rockera argentina. Por la lente de Nora Lezano han pasado músicos, escritores, artistas, futbolistas, modelos y muchas personas más. También ha hecho exposiciones de arte contemporáneo con el cuerpo como eje principal. 


Aunque ya no trabaja en conciertos, la pasión por la música continúa. Recientemente hizo las fotografías para el disco Random, que marca el regreso a la música de Charly García. 
 

_ ¿Qué significa para vos sacarle las fotos a Charly García en su regreso?
Fue muuuuuy importante y placentero trabajar con Charly en su regreso. Es al músico que más he fotografiado en toda mi carrera pero nunca había participado en un disco, hasta este. ¡Fue un honor!
 

_ Empezaste como una fan que tomaba fotos y te convertiste en alguien más que forma parte del movimiento rockero de Argentina ¿Cómo ha sido para vos todo este tiempo retratando a tantos artistas? Además, empezaste un poco tarde, ¿no? ¿Tenías 26 años?
¿Tarde? ¿A los 26? ¡Nooo! ¡Nunca es tarde! Ja, ja, ja. Empecé a los 20, en 1990. La verdad que a veces ni yo creo el lugar que tengo hoy dentro de la fotografía. Sí, empecé yendo a los recitales y llevando mi cámara, y así fui creciendo, sin pretensiones, desde un lugar de admiración y amor por mis ídolos, y hoy, si bien estoy un poco alejada del mundillo, ya soy parte de él. ¡Y estoy plenamente agradecida de poder vivir de lo que me gusta!
 

_ ¿Cuál fue el primer concierto al que asististe? ¿Cuándo decidiste que seguirías con las fotografías?
Al primer concierto que asistí fue a uno de Quiet Riot, a los 15 años, ¡con mi papá! ¡Ja, ja, ja! (de adolescente me gustaba el heavy metal, el rock pesado); pero al primer concierto que llevé cámara de fotos fue a uno de los Illya Kuryaki. Terminé el colegio secundario y entré en la universidad a estudiar Biología, y por casualidad, o no, llegué a la fotografía, ¡y no dudé ni un momento en dejar la universidad por las fotos!
 

_ ¿Cuál fue el último concierto que fuiste a fotografiar y por qué decidiste dejar de hacerlo? ¿Ha sido traumático?
¡Uh! No me acuerdo cuál fue el último. Hoy sigo yendo a conciertos, ¡pero sin cámara! Y no, no es traumático. Es una decisión basada en una necesidad. Ya no me atrae hacer fotos ahí, entonces, no hay por qué seguir.

 Foto de prensa del disco Fuerza natural, de 2009, que fuera el último que sacó Gustavo  Cerati
Foto de prensa del disco Fuerza natural, de 2009, que fuera el último que sacó Gustavo Cerati

_ ¿Hay alguna diferencia en lo que tratás de mostrar a la gente por el área en la que trabaja? Es decir, cómo hacés un retrato de un músico y cómo el de un político o el de un escritor…
La fotografía es una representación de la realidad y no la realidad. Quiero aclarar que no me interesan las imágenes que solo muestran belleza. Siempre que tengo a una persona frente a mí, lo primero que quiero es que no se genere distancia, busco entrega, confianza. No me interesa que la gente se vea hermosa.
Me gusta entrar en la energía de esas personas, pero a veces suele pasar que hay cierta timidez, o vergüenza, o fobia a sacarse fotos, entonces, trato de dirigir toda la sesión respetando lo que le pasa al otro. Rara vez trabajo con asistentes, maquilladores o vestuaristas, esto permite que las personas se relajen. Quiero crear una relación (que puede durar cinco minutos o dos horas), porque esas fotos reflejan el encuentro de dos personas. ¡Y es cierto también que me divierto más con personas afines! Claro! Entonces, será más llevadera una sesión con Charly García que con un político!
 

_ ¿Qué es lo que hace que una foto te guste? Por ejemplo, ibas a un concierto, sacabas miles de fotos y después escogías solo cinco ¿Cuáles se quedaban?
Siempre que vuelvo a casa de hacer fotos (ya sea antes en un concierto, o ahora algún retrato para alguna editorial), así en caliente, las bajo a la computadora y hago una revisión de lo hecho, las miro atentamente una por una y cuando alguna me llama la atención, la marco. No me importa qué es lo que me atrajo, la marco de todos modos. Es una especie de elección por intuición, y finalmente, al otro día, las reveo. Son esas las que quedan.
 

_ Comentaste que uno de los momentos más importantes de tu carrera fue cuando Gustavo Cerati te llamó para hacerle las fotos de su disco Bocanada ¿Cómo fue ese momento?
¡Uh! Un sueño cumplido. No hice las fotos de Bocanada, sino las fotos de prensa de ese disco, las fotos de promoción. Que finalmente son las que más se ven. Desde chica fui y soy una fanática de la obra de Gustavo y de Soda Stereo.


Estaba almorzando con mis padres, era 1999, y Gustavo llamó al teléfono.
Mientras hablaba, se me caían las lágrimas. No podía creer que me estuviera diciendo que quería fotografiarse conmigo. Mis padres no entendían nada. Ja, ja, ja.
Pero lo más increíble fue que cuando le mostré las copias por contactos (era la época analógica, del rollo), las miró en silencio y cuando terminó me agarró las manos, las besó y me dijo: “Es la primera vez que me reconozco en fotos. No estoy hablando de verse lindo o feo: hablo de reconocerse. Gracias por eso”.
Y eso me hizo seguir afirmando que haber dejado la universidad fue la mejor decisión! Ja!
 

_ Si tuvieras que escoger tus cinco fotos favoritas ¿Cuáles serían?
Una de Charly, una de Gustavo, una de Fito, una de Luis Alberto Spinetta y una de 
mi perra.
 

_ ¿Cuáles son las diferencias al publicar para un periódico que, por ejemplo, para una muestra con tus 
fotos?

En la elección de las fotos para una muestra vale todo, en las que se publican para periódicos o revistas siempre hay un editor que elige o propone y un lineamiento editorial 
Así que no hay comparación. El mostrar en una muestra habla totalmente de uno 



En esta nota