BOLIVIA

Zapata y Quintana tenían algo amarrado, ve Choque


La exjefa de la Unidad de Gestión Social rompió el silencio y habló de la relación entre el ministro y la exnovia de Evo. El titular de la Presidencia se presentó a declarar ayer

Gabriela Zapata acusó al ministro Juan Ramón Quintana de haber "organizado todo esto" en relación a las acusaciones que pesan sobre ella
Escuchar el artículo Pausar Lectura

08/04/2016

"Ahora entiendo bien las cosas, entiendo que ellos tenían siempre algo amarrado", afirmó a radio Erbol Cristina Choque, exdirectora de la Unidad de Gestión Social, dependiente del Ministerio de la Presidencia, sobre la relación entre Juan Ramón Quintana y Gabriela Zapata, exnovia de Evo Morales. 

La mujer, que guarda detención preventiva en la cárcel de Obrajes por la denuncia de uso indebido de bienes del Estado, sostiene que "pienso que el ministro ha querido buscar a una persona para echarle la culpa posteriormente", sobre el irregular ingreso y reuniones que tuvo la la empresaria en oficinas del Estado. 

Conoce más: Fiscalía tumba tráfico de influencias, apunta a Choque

"Si ella tiene pruebas, debería mostrarlas porque el ministro de la Presidencia conoce de todo, es el ministro de la Presidencia, yo del ministro Quintana no conocía muchos temas; si Gabriela sabía, es que evidentemente debe estar implicado, porque han tenido una relación de amistad y de confianza, ella también sabía muchas cosas. Creo que el Ministerio Público debe investigar a todos", agrega la exfuncionaria.

"Zapata no cumplía ninguna función, es que ella venía a mi oficina a visitarme (…) porque no solo me visitaba a mí, sino a otros funcionarios, se le ha dado mucho poder", manifestó sobre las veces que Zapata estuvo en Gestión Social.

Lea también: Quintana declaró y dejó su celular por caso Zapata

En la víspera Quintana acudió a declarar ante el Ministerio Público en calidad de testigo, ratificando que no conoce a la expareja de Evo y dejando su celular para que se verifique si existen mensajes, como se denunció en una conversación en la que Zapata se despide con un "mi rey". 

"En mi oficina, ella sólo venía a visitarme por temas particulares, ella venía más a colaborar en los trabajos de ayuda social, ella ayudaba, colaboraba, porque ella tenía contactos con empresas nacionales, no con chinas (...) Todo lo que pasaba en mi oficina era de conocimiento del Ministro de la Presidencia (…) Ellos al final de cuentas han buscado chivos expiatorios”, añadió.

Puedes ver: Acusan a Zapata de optar por una guerra mediática

Choque concluyó señalando que "Quintana dijo que ella tenía que solucionar de alguna manera esta situación, ella tenía que aclarar y dar su versión. Justo cuando ella quería aclarar, él me llama y ella escucha lo que él me dice, él quería saber si el niño existe o no y ahí Gabriela se enoja y dice que ‘le pregunte a su jefe’. Después, Quintana se enoja y me dice que soy cómplice de Gabriela".



 




En esta nota