BOLIVIA

Zapata dice en una carta que teme por su vida y ratifica existencia de hijo


La misiva fue enviada al Alto Comisionado de la ONU. "Se me amenaza con que apareceré muerta si me animo a decir mi verdad", dice la exgerenta de la CAMC

Las detenciones de Gabriela Zapata y de dos funcionarios de Presidencia son el único avance concreto
Escuchar el artículo Pausar Lectura

17/03/2016

Gabriela Zapata denunció en una carta enviada al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Bolivia que teme por su vida y las de sus hijos. En la misiva le suplica al representante de ese organismo, Denis Racicot, que interceda para que sus derechos se respeten y le cuenta que está impedida de revelar información sobre el "hijo en común" que tiene con el presidente Evo Morales.

Este jueves, Zapata hizo llegar la carta a las oficinas del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Bolivia, pidiendo que el representante Denis Racicot la visite en el penal de Obrajes, para que "pueda decir su verdad". En la misiva, además, le suplica que interceda para que se respeten sus derechos frente a la arremetida judicial de la que sería objeto.

La Agencia de Noticias Fides (ANF) accedió a una copia de la carta después de haber sido entregada en las oficinas del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

La expareja del Mandatario relata que su vida es un calvario desde que el 26 de febrero fue "secuestrada" por agentes de inteligencia del Ministerio de Gobierno, detenida sin orden fiscal y que luego se dictó su detención preventiva sin respetar sus derechos y sin tomar en cuenta que tiene a su cargo a sus hijos.

Zapata manifestó que se encuentra amedrentada y atemorizada ante las permanentes amenazas que recibe por el teléfono público de la cárcel de Obrajes. "Recibo constantes llamadas, donde se me amenaza con que apareceré muerta si me animo a decir mi verdad", señala.

La expareja del presidente pone nuevamente en cuestión las últimas revelaciones del fiscal general del Estado, Ramiro Guerrero, quien dijo que los certificados de nacido vivo y de nacimiento de un supuesto hijo del Mandatario son falsos.

Zapata, por primera vez, rompió el silencio para cuestionar la decisión del presidente Evo Morales de mantener la reserva del caso, porque le impide revelar la verdad. "El señor Presidente ha ordenado que en el tema que hace referencia al hijo que tenemos en común tenga carácter de reservado, por tanto estoy impedida que yo o mis familiares puedan demostrar y hacer conocer la verdad", señala en su nota.

"Esto ha llegado al colmo"

No obstante las autoridades, el vicepresidente Álvaro García Linera y ministros del gabinete de Morales se refieren permanentemente al pequeño. "Esto ha llegado al colmo el día de hoy, cuando han afirmado que el niño está muerto y que yo habría presentado un Certificado de Nacimiento falso, me han llamado mentirosa, extorsionadora, y para colmo el fiscal general públicamente me ha condenado imputándome con tres o cuatro delitos", sostiene en su carta.

Pero en la nota también le dice al representante del Alto Comisionado que su situación es "insostenible" porque no puede asumir defensa frente a las acusaciones falsas en su contra. "Acá se trata de la vida de mi hijo, de su nombre y de su existencia que está siendo cuestionada no quiero imaginar con qué fines", afirma.

Gabriela Zapata está detenida en la cárcel acusada por los presuntos delitos de falsedad ideológica, uso de instrumento falsificado, enriquecimiento ilícito, legitimación de ganancias ilícitas con afectación al Estado.

Según la Fiscalía, la expareja del Presidente usó las oficinas de la Unidad de Apoyo a la Gestión Social, dependiente del Ministerio de la Presidencia para hacer negocios con empresas privadas, lo hizo supuestamente al amparo de la exjefa de ese despacho, Cristina Choque. Sin embargo, el titular del ministerio, Juan Ramón Quintana, dijo que desconocía de estas operaciones.

Hoy se investiga un presunto caso de tráfico de influencias producto de la relación que tuvieron en el pasado Morales y Zapata, quien hubiera influido para favorecer a la empresa china CAMC en la adjudicación de millonarios contratos, según la denuncia de opositores.

Al final de la carta, Zapata le suplica a Racicot para que la visite en la cárcel de mujeres de Obrajes, pues considera que es el llamado para hacer respetar los derechos humanos y preservar sus vidas.

,
nnnn


 




En esta nota