BOLIVIA

Ven 'político' el informe antidrogas de los EEUU


El ministro de Gobierno señala que existen cifras infladas y contradictorias dentro de la documentación. Bolivia y Venezuela incumplieron sus compromisos según el reporte

El ministro Carlos Romero será interpelado hoy, a las 10:00, en la Asamblea junto a su colega Navarro
Escuchar el artículo Pausar Lectura

13/09/2016

El último informe del Departamento de Estado de Estados Unidos en materia de lucha contra las drogas presenta cifras infladas que no corresponden a la medición técnica y satelital realizada por la Organización de las Naciones Unidas y cae en contradicciones que demuestran una vez más que dicho reporte es reiterada y demostradamente político, de acuerdo con el Ministerio de Gobierno.

"No sé si consumieron algo antes de redactar el informe antidrogas del Departamento de Estado de EEUU (...) 90% de cocaína que ingresa a EEUU proviene de Colombia, pero EE.UU. descertifica a Bolivia y certifica a Colombia", señaló el titular de esa cartera de Estado, Carlos Romero.

“Este incremento”, según el Departamento de Estado, “se atribuye al más grande incremento de cultivos de coca en un año en Colombia de la última década (...) Estados Unidos estima que el área dedicada al cultivo de coca se incrementó en 39% el año 2014 hasta 112.000 hectáreas cuando en 2013 la extensión de arbustos era de 80.500 hectáreas”, agrega el reporte del Ministerio.

El Departamento de Estado “estima que los cultivos de coca se han incrementado a 35.000 hectáreas, un crecimiento del 30% desde el 2013”, cuando en realidad la ONU, organismo con aval internacional de 193 países (incluso de Estados Unidos), para realizar las mediciones y monitoreo de cultivos de coca, ha establecido que la cantidad total de arbustos cultivados en Bolivia en 2015 fue de 20. 200 hectáreas.

El informe del Gobierno estadounidense justifica que la “determinación presidencial se basó en parte, en los esfuerzos insuficientes para desmantelar organizaciones de narcotráfico y controles inadecuados de Bolivia para prevenir el desvío de cultivos ‘legales’ de coca para la producción ilícita de cocaína durante el año anterior”, cuando el promedio de operativos desde la expulsión de la DEA, entre 2006 y 205 ha registrado un incremento en 163% y el secuestro de cocaína fue de 253 toneladas, 175% más que las 96 toneladas secuestradas entre 1996 y 2005.



 




En esta nota