POLÍTICA

Una multitud grita contra la reelección y los cívicos advierten al MAS


El festejo por los 35 años de democracia ininterrumpida fue aprovechado para manifestar el rechazo a la reelección 

Los marchistas no llegaron con las manos vacías. Portaron pancartas y gritaban estribillos contra Evo Morales

11/10/2017

La democracia boliviana estuvo ayer de cumpleaños, cumplió 35 años de existencia de manera ininterrumpida en Bolivia y para celebrarlo muchas personas y representantes de plataformas ciudadanas marcharon desde la plaza del Estudiante y se concentraron en la plaza 24 de Septiembre de Santa Cruz. Sonó un discurso unísono: No, no, no y no a la reelección indefinida del presidente Evo Morales. 

La cita fue en la plaza del Estudiante y de ahí, antes de que caiga la noche, marcharon hacia la plaza, portando pancartas que decía: Este es nuestro proceso de cambio, Chau Evo, Bolivia dijo No, ¿Qué parte del No es la que no ha entendido, presidente? También bailaban al ritmo de la tamborita y entonaban estribillos que hacían alusión a la defensa de la democracia y de que se respete el 21 de febrero del 2016, cuando en un referéndum ganó el No, rechazando así el interés del Gobierno para que Evo Morales y Álvaro García Linera puedan ser reelegidos indefinidamente. 

Ya en la plaza 24 de Septiembre empezaron los discursos. El primero que abrió la lista de discursos fue Fernando Cuéllar, presidente del Comité Pro Santa Cruz. En su discurso dejó establecido, que si el Tribunal Constitucional falla declarando la reelección indefinida, llamará a una asamblea de la cruceñidad, para que se tomen las acciones más aconsejables, en defensa de la democracia y del estado de derecho.

“Nada más lejos de un gobierno democrático que un gobierno que aspira a mantenerse en el poder a perpetuidad, cuando esto sucede la democracia se transforma en totalitarismo. Por eso apoyamos con vehemencia y firmeza la vigencia plena de los derechos humanos, y creemos que la movilización ciudadana es y siempre será el arma más poderosa para evitar los excesos y defender el derecho a vivir en una sociedad libre, justa, solidaria, con paz y armonía”, enfatizó Cuéllar. 

Después le siguieron los representantes de las agrupaciones ciudadanas Sos Bolivia, Primero Bolivia, Generación 21, CUB, Todos podemos ser presidente, Las calles Bolivia y Por ti mujer. La gente los escuchaba. Escuchaba, por ejemplo lo que decía Álvaro Puente, de Bolivia dice No: “Nosotros, el 21 de febrero dijimos cómo debe ser gobernada Bolivia”. Y también hacía referencia a que no respetar el No era muestra de una borrachera de poder. 

La gente escuchaba los discursos, pero también conversaban. Las charlas tenían un contenido común: Vamos a hacer respetar la democracia en Bolivia.



 




En esta nota