POLÍTICA

Una multitud desborda la plaza, sin políticos, en la víspera del paro cívico


Es la protesta más grande desde los cabildos. La organizaron seis mujeres por WhastApp. Rechazaron el Código Penal, pidieron respeto al voto y a la CPE. Fue una jornada de movilizaciones en todo el país

Aglutinados en más de 70 colegios, la población pasó más de cuatro horas por la plaza
Escuchar el artículo Pausar Lectura

12/01/2018

A unas mujeres que estudiaron en el Cardenal Cushing se les ocurrió organizar una marcha contra el Código Penal y para exigir el respeto al voto del 21-F convocándola a través de las promociones de colegios. Reclutaron a media docena de organizadoras que comenzaron a ponerse en contacto por WhatsApp con diferentes coordinadores de promociones y concretaron la movilización más grande que ha visto Santa Cruz de la Sierra desde los cabildos autonómicos. Decenas de miles de personas desfilaron por la plaza 24 de Septiembre, que quedó chica ante la multitud, que no dejó de pasar durante cuatro horas. Ese fue el preámbulo que impulsó al paro cívico convocado por el Comité, que comenzó a medianoche con el bloqueo de todas las rotondas de la ciudad. 

También fue el corolario de un día pleno de movilizaciones. Hubo una marcha masiva de universitarios en La Paz y la Policía debió gasificar y perseguir a los manifestantes hasta el templo de San Francisco para garantizar el paso del Dakar. 

En Sucre, el paro fue fuerte por la mañana y muy tibio por la tarde, pero en Santa Cruz, tras una mañana bloqueada por camioneros en el cuarto anillo y médicos, taxistas y minibuseros en el segundo anillo, la tarde fue de multitudes. No bastó la calle Libertad para que marcharan los exalumnos de más de 70 colegios y ocuparon la calle 24 de Septiembre. La plaza, desde arriba, parecía un microchip, iluminado por la ropa blanca de la mayoría de los marchistas.

El centro quedó colapsado por la cantidad de gente y ni los mismos organizadores podían creer el éxito de la movilización. Así lo confiesa Dalia Muñoz, que asegura que hasta la tarde se habían contactado con ellas 76 colegios, que aglutinaban entre cinco y cuarenta promociones, cada uno.


En menos de una semana se dieron la tarea a definir la lista de oradores. “Se decidió que no sean políticos ni personas trilladas. Tampoco integrantes de plataformas. Cuidamos que los políticos ni suban a la tarima. Eso es lo que quiere el pueblo, que no haya políticos”, dijo Muñoz. 
Prepararon un manifiesto basado en cuatro puntos: rechazo al Código Penal, respeto al voto del 21-F, respeto a la Constitución y lucha efectiva contra el narcotráfico y la corrupción.

“El socialismo del siglo XXI se ha caracterizado por la violación de las constituciones”, dijeron en una parte del manifiesto.

Esa fue una de las tónicas de la movilización, la comparación de Bolivia con Venezuela.

Las organizadoras invitaron a la periodista Maggy Talavera a dar un mensaje a los movilizados. Les aseguró que será una lucha larga y les encargó que sigan aullando, pero de forma pacífica.  

“Han sido los aullidos de la calle, las manifestaciones ciudadanas enmarcadas en la razón las que han obligado a manifestarse por fin a la Alcaldía, a la Gobernación, a los empresarios cruceños a favor del paro cívico. Les ha costado. Se han mostrado ambidiestros. Pero al final, la fuerza de la ciudadanía movilizada en las calles y en las redes los ha obligado a decidirse por apoyar una medida a la que les venían haciendo lance”, dijo.  A las 21:30 se acabó la movilización, pero las promociones siguieron con su marcha hasta pasadas las 22:00.

El paro
Apenas terminada la movilización de la plaza, los miembros de comparsas y universidades tomaron y bloquearon las rotondas de la ciudad dentro del cuarto anillo. El presidente del Comité, Fernando Cuéllar, llegó hasta el Cristo para ver cómo se iniciaba la movilización. Antes, en EL DEBER Radio había dicho que la entidad que dirige se había animado a convocar un paro 10 años después porque le han perdido el miedo al Gobierno y reiteró su pedido a los que no comulgan con la movilización a que se queden en sus casas para evitar enfrentamientos.  Eso sí, pidió al Gobierno resguardar el paro.

Mientras tanto, el ministro de Gobierno, Carlos Romero, hacía recuento de los conflictos en todo el país desde La Paz. Como ha sucedido en los últimos tres días, el ministro fue detallista sobre las movilizaciones en cada punto. Mientras el martes y miércoles había reportado paros a medias y movilizaciones famélicas, ayer comenzó a reportar ciudades que funcionaban a un 70 y 80%. La conflictividad se agrava en muchas ciudades y ayer alcanzó ribetes violentos en La Paz, cuando lo Policía procedió a “despejar” la ruta del Dakar. 

Ocupado el ministro en garantizar la carrera internacional, Hugo Siles, viceministro de Autonomías, fue el encargado de responderle a Cuéllar. En No Mentirás cuestionó el carácter democrático del paro, tomando en cuenta que se obliga a la gente a parar con bloqueos. No quiso adelantar si los bloqueos serán levantados por la fuerza, como sucedió en días pasados en el paro de Cochabamba. 

La Policía ha advertido que no permitirá confrontaciones entre civiles y Cuéllar reiteró en varias oportunidades que si hay problemas serán provocados por “infiltrados masistas”. No garantizó el carácter pacífico del paro, algo en lo que han machacado las plataformas, que obligaron al Comité a convocarlo con movilizaciones a principios de diciembre.

Paro obligatorio
Hoy se prevé un cierre casi absoluto en los comercios de toda la ciudad. Los mercados dentro del cuatro anillo tienen previsto no abrir, ya que sus dirigentes, que mantienen un pulso con la Alcaldía por los traslados de los mercados, han respaldado al Comité. Lo mismo pasa con los anotados en el régimen simplificado, que temen que el nuevo código los afecte. Negocios como el Ventura Mall y Las Brisas recibieron un intenso bombardeo en sus redes sociales hasta que anunciaron que no abrirán sus puertas en la jornada de hoy. En ambos casos, su calificación en Facebook bajó a casi el mínimo por no apoyar el paro. Lo mismo sucedió con algunas telefónicas.

Los bloqueos serán reforzados durante el día por los afiliados al transporte libre (trufis, minibuses, mototaxis, toritos), que buscan fortalecerse para el próximo reordenamiento del tráfico. Los micros de servicio federado acatarán el paro, pero no se sumarán al bloqueo. 

Los cortes de ruta se extenderán por casi todos los municipios del departamento, coordinados por los comités provinciales, con las excepciones de municipios con mayoría masista, como Yapacaní, San Julián y Cuatro Cañadas, donde aseguran que las actividades serán normales. En Montero prometen un paro total, aunque ayer se realizó una marcha en contra de la medida, por considerarla que era de los ricos, no de los pobres. Una excepción es Ascensión de Guarayos, municipio muy afectado por los desbordes de ríos, que no acatará el paro para auxiliar a los afectados.

Algo parecido sucederá en la comuna cruceña. La única repartición que trabajará hoy será la de emergencia municipal, que seguirá su labor en los barrios inundados. El vocero de la comuna, Jorge Landívar, explicó que se acata el paro porque la Alcaldía es respetuosa de las decisiones del pueblo cruceño a través de las instituciones representadas en el Comité. No habló de un apoyo manifiesto, como sí lo hizo el gobernador, Rubén Costas, que salió ayer a alentar la medida. 

Al cierre de esta edición, los únicos que circulaban eran camiones que distribuían jóvenes en las diferentes rotondas para volver contundentes los piquetes. En algunos casos no se acató la instrucción de no consumir bebidas alcohólicas y había bloqueadores con tufo. El primer incidente se registró alrededor de las 2:00 en la Villa Primero de Mayo, donde la Policía intervino y logró despejar una intersección. 



 




En esta nota