BOLIVIA

Otro escándalo afecta a las FFAA y hay nuevo jefe de la Casa Militar


Revisarán los protocolos para evitar casos como el robo de la medalla presidencial. El ministro Zavaleta advierte que sancionará a quien haya usado el coche en el motel

Zavaleta terminó de apagar el incendio del robo de la medalla presidencial con la designación de la Casa Militar
Escuchar el artículo Pausar Lectura

16/08/2018

“Si se logra comprobar que este vehículo estaba siendo utilizado de mala forma, van a haber sanciones en la justicia militar”, prometió Javier Zavaleta, ministro de Defensa, que ayer se vio obligado a aclarar sobre el uso de una vagoneta asignada al Ejército para entrar a un motel en La Paz. El diputado opositor Amilcar Barral había presentado el lunes una denuncia por uso indebido de bienes públicos y, según Zavaleta, tendrá que ser la justicia ordinaria la que resuelva si se cometió delito y no se encubrirá a los responsables.

Este hecho se produjo el 1 de agosto, pero se dio a conocer el lunes. El ministro aseguró que no sabe quién conducía el vehículo.

Ayer, Zavaleta se daba a la tarea de cerrar el escándalo que estalló en las FFAA el día en que cumplían 193 años: el robo de la medalla presidencial. El ministro de Defensa anunció que el nuevo jefe de la Casa Militar es el general Rubén Salvatierra Fuentes. Estaba destinado en la División Mecanizada 1 de Viacha y reemplaza a Alberto Mansilla, destituido por el robo de la medalla y banda presidencial.

Según Zavaleta, Fuentes reorganizará la Casa Militar, institución que se encarga de la seguridad del presidente. “Entre los desafíos inmediatos que cumplirá –dijo– está ajustar y mejorar los protocolos de seguridad del presidente, los símbolos patrios y otros”.

En el caso del personal de la Casa Militar, Zavaleta dijo que habrá una evaluación y, si es necesario, una renovación.

El trabajo de los miembros de la Casa Militar no está en entredicho solo por el descuido del teniente Roberto Juan de Dios Ortiz, que perdió los símbolos del poder nacional por entrar a un burdel en El Alto, sino también por el maltrato denunciado por los periodistas que cubren Palacio de Gobierno.

Jalón de orejas

Por otro lado, la Coordinadora Nacional por el Cambio (Conalcam) y autoridades del Gobierno analizaron el martes el robo de la medalla presidencial. Según el secretario ejecutivo de la Central Obrera Boliviana (COB), Juan Carlos Huarachi, se concluyó en que es muy preocupante el robo y, en ese marco, la reunión también sirvió para jalarse las orejas.

“Hay que asumir una verdadera responsabilidad como Estado. el presidente es un referente a nivel internacional (y con el robo) no solo se ha jugado con su prestigio, sino se ha jugado con la imagen de todo el pueblo boliviano”, dijo.



 




En esta nota