SEGURIDAD

Un familiar es el sospechoso de matar a bolivianos en Brasil


Los cuerpos fueron hallados en bolsas y maletas en una casa alquilada por un familiar con quien compartían un negocio, el cual es el principal sospechoso del crimen. Hay dos bolivianos aprehendidos


Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

10/01/2019

Jesús Reynaldo Condori Roque (39), Irma Morante Sanizo (38) y su hijo Gian Abner (8), estaban desaparecidos desde el 23 de diciembre en San Pablo, Brasil, según reportaron sus familiares a las autoridades de ese país y a través de redes sociales en La Paz.

La noche del martes, los cuerpos de los tres fueron hallados descuartizados en tres bolsas de basura y al interior de maletas por uniformados de la Policía Federal en una vivienda en el municipio de Itaquaquecetuba.

Gustavo Vargas Arias, también boliviano, y familiar de los fallecidos, es el principal sospechoso del crimen, señaló el director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) de La Paz, Johnny Aguilera, quien explicó que se está intercambiando información con la Policía Federal de Brasil respecto a este caso.



La autoridad policial agregó que hay dos aprehendidos por el caso y que en La Paz, tres familiares de las víctimas se presentaron pidiendo ayuda para la repatriación de los cuerpos al Ministerio de Gobierno y a la Cancillería.

Agregó que no se descarta que el sospechoso haya fugado hacia Bolivia.

Descubrimiento de los cuerpos

Según reporte de RecordTV de Brasil, la familia de bolivianos tenía una tienda con sus primos en el barrio la Penha, en la zona este de San Pablo, y todos vivían en el mismo barrio.



Sin embargo, tuvieron un problema por las cuentas con Vargas Arias y desde el 23 la pareja y el niño desaparecieron, pero el día 27, Vargas apareció borracho con el niño y le dijo a su esposa que llevaría al niño con sus padres; tomó todas las pertenencias de la pareja y se las llevó a una casa que había alquilado en Itaquaquecetuba, con ayuda de dos amigos, de nombres Miguel y Roberto.

En primera instancia, la esposa de Vargas condujo a los policías a la casa de Miguel y este a su vez los llevó donde Roberto. En la casa de este último la Policía había rastreado un teléfono perteneciente a las víctimas. Al estar acorralado, Roberto llevó a la Policía a la casa donde estaban los cuerpos de los desaparecidos.

La investigación

La pareja victimada vivía hace 23 años en Brasil, según Gladys Morante, hermana de la fallecida.

La capitán Gaby Coca de la Felcc de La Paz, indicó que los familiares refirieron que perdieron contacto con ellos desde el día antes de Navidad.



“Como es de conocimiento estamos en la búsqueda de Gustavo Arias, que sería el autor principal del hecho. Estamos intercambiando información para ver si esta persona ha ingresado al país”, informó Coca.

El informe de la Policía Federal de Brasil señala que el sospechoso “todavía sería socio de las víctimas en una tienda en la Penha” y se presume que la motivación del crimen sería una pelea a causa de las cuentas del negocio.

También se detalla que Gustavo Vargas Arias era un trabajador y familiar de las víctimas y solía contratar bolivianos para trabajar en la confección.

Los dos presuntos cómplices detenidos habrían colaborado en el traslado de los cadáveres a cambio de equipos y máquinas de coser.

La esposa de Vargas Arias fue quien realizó la denuncia y señaló que no tiene datos de su paradero desde el 27 de diciembre, por lo que ahora es buscado por Interpol.

“Nosotros estamos coordinando nuestros enlaces (...), estamos por la vía de cooperación policial mediante los acuerdos que se tienen entre policías y verificar la ubicación de ese ciudadano”, agregó Coca.


La familia tenía un negocio junto con el principal sospechoso del crimen (foto de abajo