bolivia

Un excuidador dice que era grave si una mujer se escapaba


Hay otro grupo de extrabajadores de Katanas que defienden a su exjefe y dicen que no les debe un centavo

En una foto encontrada en Katanas, Fernández posa con dos mujeres
Escuchar el artículo Pausar Lectura

24/09/2016

Se llama José Luis Cernada Justiniano. Trabajó con Marco Cámara 12 años. Relata que daba seguridad a las casas donde vivían las muchachas que trabajaban con él, pero no en La Paz, sino en Santa Cruz
“He visto todo el maltrato que le daba a las señoritas. A nosotros, el personal de seguridad, nos obligaba a cuidar una casa a donde él llevaba a todas ellas. Si alguna se escapaba sin pagar todo lo que el señor había invertido en ella, nos cobraba a nosotros”, denunció el ex empleados.

Complementó que en esos 12 años las muchachas que trabajaban en los locales Caesar’s Palace y Red Lips, de Santa Cruz, fueron instaladas en al menos cinco casas en distintos puntos de la capital cruceña. “Venían chicas de todas partes, principalmente de Paraguay, Brasil y últimamente se le dio por traer de otros lados. Trajo unas señoritas cubanas y venezolanas. Venían también mujeres del interior, de provincias”, explicó el exguardia.

Señaló que el trato que tenía el padre de Nohemí Cámara era “muy pedante. Nunca nos llamaba por nuestro nombre, nos insultaba. Yo salí después de que organicé una protesta porque tenía deudas pendientes con los empleados”.

En La Paz, este medio se contactó con empleados de Katanas. “Estamos pagando los platos rotos, perdimos nuestra fuente de trabajo. Ganamos al día y requerimos trabajar. Hay alrededor de 40 personas que quedaron desamparadas”.

Un encargado de seguridad dijo que “no somos testigos de ningún abuso. Esto es una disputa por la herencia. Debo decirle que estamos al día, no nos debe nada”, manifestó



 




En esta nota