USTED ELIGE

Un diputado y un militar en retiro piden pruebas de supuesto golpe


El diputado Wilson Santamaria de UD, calificó como irresponsables las declaraciones del presidente Evo Morales. Militares jubilados niegan la acusación


Morales aseguró que antes los militares se cuadraban antes los gringos en la inauguración del Centro Regional de Inteligencia Antinarcóticos. Foto Ricardo Montero
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

25/08/2019

El diputado opositor, Wilson Santamaría de Unidad Democrata (UD), instó al presidente Evo Morales a presentar pruebas y a denunciar ante el Ministerio Público la presunta conspiración que denunció gestaron militares del servicio pasivo para el pasado 21 de agosto.

“Sería bueno que el Presidente presente alguna prueba o inicie alguna demanda, si, finalmente tiene el respaldo de semejante acusación que pone en riesgo la democracia en el país”, manifestó el legislador.

El presidente afirmó el viernes que militares retirados estaban conspirando en su contra. “Un general de servicio pasivo, dos o tres coroneles, planificando el golpe de Estado para el 21 de agosto de este año”, dijo el mandatario durante un acto policial.



Para Santamaría, este tipo de acusaciones “son irresponsables”, ya que es ilógico atribuir algún tipo de movimiento antidemocrático a los militares, sector que afirmó, es uno de los más privilegiados por el Gobierno.

En esa línea, el asambleísta aseveró que no se descarta que este tipo de acusaciones puedan convertirse en un pretexto para suspender las elecciones generales previstas para el próximo 20 de octubre.

“Vamos a suponer que podría ser el anuncio de una serie de pretextos, si es que las encuestas no los acompañan, para advertir que la democracia está en riesgo y tomar alguna medida que los beneficie como la suspensión de las elecciones generales”, manifestó.

Santamaría aseguró que, si las denuncias de Morales son ciertas, se deben identificar a los responsables para que se los procese por poner en riesgo la democracia en el país.



El dirigente del Servicio Pasivo de las Fuerzas Armadas, Mario Almeida, rechazó las acusaciones del primer mandatario y aseguró que se trataría de un autogolpe.

“Creo que sus comentarios son para preparar lo que nosotros sabemos, creo que es más bien lo que quiere preparar. No tiene mucha salida, creo que no van a haber elecciones y una salida va a ser querer autogolpearse para generar un estado de situación especial que establece la Constitución Política del Estado”, aseguró al diario Los Tiempos.

En respuesta, el coronel del Ejército en situación de retiro Jorge Santistevan, afirmó que los militares pasivos no cuentan con los medios logísticos para impulsar la destitución del jefe de Estado.

“No existe la intención de golpear a otro golpeador, más bien los militares pasivos exigimos al comandante en jefe de las Fuerzas Armadas que haga cumplir la Constitución, como corresponde”, afirmó Santistevan.

El pasado viernes durante el acto de aniversario de la Escuela de Sargentos Maximiliano Paredes, Evo Morales denunció que un grupo de militares retirados “planificaba” un presunto golpe de Estado, que serían alumnos del fallecido Hugo Banzer Suarez.





 




En esta nota