BOLIVIA

Tuto Quiroga: 'Una cosa es el mar y otra cosa es el MAS'


Tras llegar a Bogotá, Tuto Quiroga atendió a EL DEBER para hablar de lo vivido en La Habana. Asegura que lo que sucede en Cuba y Venezuela afectará al futuro de Bolivia. Asegura que la OEA dará una posición sobre el referendo del 21-F

Quiroga no se baja del viaje a La Haya, pero critica también a Morales
Escuchar el artículo Pausar Lectura

08/03/2018

 ¿Qué pasó en La Habana?
Hay que entender que Cuba está bajo un régimen dictatorial, que tiene un líder con más años gobernando que yo viviendo -y ya no soy un pollito joven-. Es triste ver cómo el pueblo cubano sigue sometido, a un nivel tal que se invierten los valores y en Colombia nos preguntan por qué fueron, como si no fuera posible discutir en democracia, en conferencias foros. Hemos estado hablando de la enorme crisis que vive el pueblo de Venezuela y del movimiento liderado por Rosa María Payá, una mujer joven cubana, hija de un icónico ciudadano de ese país, Oswaldo Payá, que  murió en circunstancias que hasta ahora no se conocen.

He conocido a la hija y ella ha empezado a hacer un acto de premiación a aquellos que ayudan con la democracia, lo ha hecho con los expresidentes (de IDEA) y se nos invitó. Nos embarcamos con Andrés Pastrana para ser recibidos por una comitiva. Desde la manga fuimos filmados por dos cámaras todo el tiempo y metidos a una pequeña habitación, una especie de estudio y vigilados por agentes de seguridad que nos dijeron que éramos inadmisibles para el Gobierno, que seríamos deportados y fuimos subidos a un avión de vuelta a Bogotá. Yo honrado de ser deportado por esta dictadura decadente como es la dictadura castrista en Cuba. 

¿No se lo habían advertido?
Tenemos que dejar la inversión de valores a la que somete la tiranía cubana. Por qué no se puede ir, es la pregunta. Por qué Raúl Castro tiene la desfachatez y el cinismo de ir a Caracas el lunes, declarar vociferando que Maduro tiene que ir a la cumbre de Lima y no se lo puede excluir. A las 48 horas él excluye, deporta y saca del aeropuerto a dos expresidentes de un evento internacional.

No podemos permitir que haya una dictadura a la que no podamos cuestionar. Si somos capaces de defender en Cuba la libertad, que es el origen de muchos de nuestros problemas, no vamos a tener la autoridad moral para pedir que defiendan nuestro país cuando se quiere pisotear la Constitución y desconocer el referendo del 21-F. Todos somos parte de un hemisferio democrático y tenemos toda la libertad. 

¿Por qué cree que no lo dejaron pasar?
Es muy sencillo, es porque es una dictadura atroz y feroz que hoy está haciendo un proceso de selección el 11 de marzo, y Payá está pidiendo que la gente marque Cuba Decide en la papeleta. No es una elección, es una selección, como hizo Maduro con su Asamblea Constituyente y ese es el camino por el que nos quieren llevar en Bolivia. Tenemos la obligación de defender la democracia en el hemisferio. Para eso estábamos allá.

Los próximos 100 días son determinantes para el futuro político. Hay elecciones en el triángulo del Caribe (Cuba, Venezuela y Colombia) y es incluso tal vez más determinante que México y Brasil.  Son países gigantescos, pero geopolíticamente el tema de la apertura en Cuba, la paz en Colombia y la instauración de la dictadura en Venezuela han dominado el debate político y desde este fin de semana hasta el 17 de julio nos jugamos el destino de esos países. En Bolivia hace mucho tiempo vengo insistiendo que lo que pasa en estos países nos afecta.  Como entiendo la enorme influencia económica y política y el servilismo abierto y total que tiene Evo Morales hacia ellos, sé que es una lucha abierta y total hemisférica y si queremos que nos ayuden también tenemos la obligación de acudir allá y apoyar la causa de Venezuela y de Cuba.

Garantizo que si este año logran consolidar ya no un dictador castrista sino a una dictadura de régimen de largo plazo y un solo partido, cubanizarán Venezuela, como copia y después, viendo qué sucede en Brasil y México, se puede dar mucho más fácil consolidar un régimen autoritario pleno en Bolivia. Si somos capaces de denunciar la dictadura de Cuba, de recuperar libertad en Venezuela, de tener un liderazgo en Colombia que no contemporice con la dictadura cubana y venezolana, si somos capaces de tener gobiernos en Brasil y México que no le sonrían a Maduro sino que lo cuestionen, te garantizo que en Bolivia vamos a tener democracia plena, Evo Morales no va a ser candidato, la OEA va a emitir un fallo. Todo esto está relacionado. Estoy en un terreno que más ayuda a mi país en la lucha hemisférica. 

Hubo reacciones dispares de los gobiernos de Bolivia y de Colombia por la expulsión...
Del caso de Bolivia es un servilismo abierto y ya lo conocemos. Fui a Venezuela en julio y Maduro me declaró persona no grata  y casi salen a aplaudirlo. Es el único gobierno que abierta y frontalmente y vergonzosamente defiende la narcotiranía, asesina, oscura, delincuencial y corrupta de Nicolás Maduro. Y eso hace daño enorme no solo a Evo Morales en lo personal sino al país en un contexto en el requerimos la mayor cantidad de apoyo diplomático externo porque tenemos temas como el de La Haya.

En este caso ayuda que el sistema interamericano despierte, que el secretario general tome partido y le garantizo que el sistema interamericano va a emitir un dictamen que se respete la Constitución en Bolivia y el referendo del 21-F. Aplauden porque son empleados porque son vergonzosamente serviles a la tiranía de Maduro y a la dictadura de los Castro. 

¿Pese a esto irá a La Haya?
Una cosa es el mar y otra cosa es el MAS y es absolutamente coherente defender el mar y la democracia en el marco de la justicia internacional. Los contradictorios son otros. Estas dictaduras buscan correrlo a uno con la vaina del sable.

Si atendiera a todas las advertencias que me han hecho, no habría ido una y otra vez a Venezuela en los últimos 11 años. Siempre me decían que no fuera, que me iban a expulsar. Esto de retenerme en un cuartito lo pasé en Venezuela el año 2007 cuando Chávez vivía, cuando intentó hacer un cambio en la Constitución y perdió. Siempre me hacen esa pregunta, ¿por qué va? La respuesta es cómo no voy a ir a defender la democracia de un país hermano, que tiene un efecto directo sobre el nuestro. 



 




Notas Relacionadas



En esta nota