POLITICA

Reymi Ferreira: “El caso de los misiles chinos fue nefasto”


Anuncia la incorporación del servicio civil bajo la supervisión de las Fuerzas Armadas para suplantar el servicio militar cuando haya objeción de conciencia

El ministro quiere armamento solo ruso y chino en los cuarteles

18/09/2017

Reymi Ferreira habla de las modificaciones que se hará al servicio militar. Además, el ministro explica los pasos para modernizar el armamento de las FFAA. Hay simpatía por armas de China o Rusia
.  
Cada año se enfrentan problemas en la inscripción de premilitares, ¿qué medidas se pueden adoptar para evitarlo?
El año pasado anunciamos dos medidas para evitar esto. La primera, se iba a tomar en cuenta el rendimiento académico. En realidad el decreto con el que surge el servicio premilitar el año 1966, en el Gobierno del presidente Ovando Candia, se apunta a que la premilitar era una alternativa para los que querían estudiar en la universidad o institutos, por lo tanto era una facilidad que se les dan por razones académicas, entonces, tiene su contenido, tiene su concepción académica, que se mantuvo algún tiempo y no sé por qué razones en los últimos años dejó de ser tomado en cuenta. La otra medida es la territorialización, cosa que se implementó a medias en este periodo, pero desgraciadamente la presión de la gente hizo que esto no se aplique como se debiera. Adicionalmente hemos incorporado la exigencia del biométrico con el Segip, ya que el número del carné de identidad será el mismo que el de la libreta militar.
 
Incluir el tema del promedio, ¿se puede catalogar como un factor de discriminación?
No es así. Discriminación es cuando se pone trabas en función a su origen étnico, cultural. Esto es un requisito mínimo para optar a un privilegio, que es el servicio premilitar.
 
 ¿Cómo solucionar el tema de la territorialización?
No hemos podido desterrar ese problema. A pesar de que en La Paz se habilitaron siete centros de reclutamiento y se agruparon en dos. En el caso de Santa Cruz ocurre lo mismo, pero en el Grupo Aéreo de Caza, lo mismo en Cochabamba, que la mayoría va a la Séptima División. Es que son unidades de alguna forma tradicionales, pero por más que hagamos lo que hagamos, no podemos tener un número determinado, hasta por seguridad de los estudiantes. Los que no tengan cupo en estos centros tendrán que irse a otros, hemos habilitado dos más en La Paz, dos más en Santa Cruz y dos más en Cochabamba y hemos subido de 16.000 a 18.000 los cupos; de ser necesario se ampliará a 20.000.

¿Se debe mantener el servicio militar en Bolivia?
Es una obligación constitucional. En países que han levantado el servicio militar en este momento lo están volviendo a implantar, por ética no voy a nombrar los países, pero son dos de Sudamérica, vecinos nuestros ambos, donde se había hecho optativo y en otro caso voluntario. Imagínese la cantidad de jóvenes que cumplen 18 años todos los años, algunos ingresan a la universidad, algunos encuentran trabajo y muchos de ellos que no tienen una alternativa laboral o profesional genera un caldo de cultivo que puede terminar en actos no legales. El cuartel se convirtió en una verdadera escuela. 

¿Se puede adaptar un servicio social en este ámbito?
Hay un proyecto de ley que estamos presentando a la Asamblea Legislativa y que tiene la aprobación del presidente Evo Morales. Establece alternativas de servicio social, es decir, durante el periodo del servicio militar el que no quiera hacerlo puede prestar el servicio en centros de asistencia social a niños, jóvenes o ancianos, campaña de reforestación, prevención de incendios, apoyo en desastres. Así, el tema de cláusula de conciencia les permitirá cumplir con el deber cívico y al mismo tiempo no usar armas, aunque tendrán mínimamente una base de instrucción.

¿Ingresarán en el mismo cupo que los que desean hacer el servicio militar tradicional?
Harán actividades bajo supervisión de las Fuerzas Armadas, pero harán servicio social en instituciones del Estado. Será una forma de cumplir bajo argumentos de la Constitución, pero también cumpliendo un fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que estableció que Bolivia debe reformar sus alternativas de servicio militar para aquellos que tengan cláusula de conciencia.

¿Cómo afecta el tema de los misiles chinos en la negociación para adquirir armamento a otros países?
Lo que ocurrió con los misiles chinos fue nefasto. A partir de lo que pasó en 2005, en casi toda compra de armamento, y en las negociaciones incluso, ya se plantea la cláusula de confidencialidad y en esa cláusula el país se compromete a no transferir tecnología a otras potencias, porque mucha de esa tecnología es secreto militar en los países de origen. Por ejemplo, hemos recibido la nota del ministro de Defensa de Francia en la que nos pide que para poder acceder a los radares de última generación, que están protegidos por secreto militar en Francia y que nos están transfiriendo, nosotros estamos analizando la cláusula, estamos viendo el tema de soberanía, pero nos comprometemos a no transferir tecnología.

¿Hubo casos en las negociaciones con Rusia y la misma China?
En todos el tema es permanente, esto no se hacía antes. Lo mismo Estados Unidos cuando en el periodo neoliberalismo nos entregaba equipos ponían esas cláusulas. Hemos recibido helicópteros de Estados Unidos y todos tienen esa cláusula para no transferir tecnología a otras potencias. Otros países no lo hacían con nosotros, pero ahora se lo hace y mucho más se lo hace si es donación. Se perdió mucha confianza y ahora hay que recuperarla.  

¿Cómo está el proceso de modernización del armamento estatal?
Estamos evaluando, tenemos una decisión ya tomada de sistematizar y uniformar el equipamiento. Ahora, tenemos fusiles belgas, chinos, israelitas, norteamericanos y argentinos. Eso genera diversidad y complicaciones en el mantenimiento y reabastecimiento, y lo mismo pasa en el parque automotor. 

¿Y por qué industria se inclinan en la compra de dicho armamento?
Hay mucha simpatía por el armamento que viene de Rusia o de China. 



En esta nota