POLÍTICA

Representante de la Unodc deja la misión en Bolivia con dos recomendaciones


El diplomático evitó referirse al perfil de la lucha contra las drogas y al incremento de la extensión de los cultivos de coca en Bolivia registrados en su último informe. Recibió el Cóndor de los Andes en febrero de este año

Antonino de Leo anunció su salida y se despidió en un acto de la Unodc y del Gobierno nacional

12/10/2017

El diálogo para la resolución de controversias y la implementación  de un documento firmado en abril en Naciones Unidas (NNUU) entre los Estados miembros, son las dos recomendaciones que realizó el  representante de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc), Antonino de Leo, al finalizar su misión en Bolivia.

“El diálogo es un pilar fundamental del trabajo de las NNUU a nivel internacional y que nuestro trabajo no solo es en Bolivia, sino a nivel internacional y se basa en la resolución de los problemas a través del diálogo contra los desafíos que representa el problema de las drogas”, dijo el diplomático en una breve conferencia de prensa. 

El representante del organismo internacional afirmó que él  regresará en diciembre para presentar al nuevo director de Unodc a las autoridades, las organizaciones y los medios de prensa y recordó que cierra un trabajo de cuatro años en el país, tiempo en el que pudo comprobar el esfuerzo en la lucha contra las drogas.

Ayer, De Leo asistió a la presentación de un programa preventivo de drogas en escolares y refirió que antes de dejar el país, también retornará en febrero del próximo año para entregar un nuevo programa que garantizará la cooperación internacional hasta el 2020, aunque no explicó  en qué consiste este nuevo proyecto internacional.

Agradeció especialmente al Consejo Nacional de Lucha contra el Tráfico Ilícito de Drogas (Conaltid), con cuyas autoridades, dijo, se pudo avanzar en varios proyectos en la lucha contra las drogas.

Recordó que trabajó estrechamente en las áreas de su tuición, como la prevención de las drogas, que incluye las plantaciones de coca, seguridad ciudadana contra el delito, y el terrorismo principalmente, y que en los cuatro años que tuvo a su cargo la oficina, procuró la labor de coordinacion con las entidades del
Estado nacional.

En febrero de este año, el diplomático recibió la más alta distinción que otorga el Estado, el Cóndor de los Andes, de manos del entonces canciller, David Choquehuanca, quien destacó el trabajo que realizó desde mayo de 2013 cuando llegó al país.
   
Los resultados

Durante la gestión de De Leo, se produjeron los informes más alentadores para el Gobierno de Evo Morales en materia de reducción de la extensión de coca y que sirvieron al Ejecutivo para desplegar una campaña internacional del “modelo boliviano” en la reducción de cocales.

Salvo la gestión 2015-2016, todos los informes pasados sobre el cultivo de coca y su comercialización favorecieron al Gobierno y este año, según la Unodc, la extensión de coca se incrementó de 20.200 a 23.200, cifra que fue minimizada por las autoridades gubernamentales.

Asimismo, llamó la atención a las autoridades internacionales la decisión del Gobierno de incrementar la extensión de cocales a 23.000 hectáreas en todo el
país, cuando se había acordado que el límite sería 20.000 hectáreas; ahora con ese límite, los expertos prevén que este año el crecimiento de los cocales será mayor que el año pasado, porque los cocaleros siempre superan el límite que fija la Ley.
Ayer, De Leo evitó referirse a esta perspectiva de incremento de cocales y demandó el diálogo para superar los problemas que puedan existir.

El lunes, los cocaleros de Yungas marcharon contra la nueva Ley de la Coca y su reglamentación que quita varias prerrogativas que tenía Adepcoca; sus dirigentes afirmaron que ellos no acatarán ninguna norma que los obligue a empadronarse.



 




En esta nota