BOLIVIA

Recintos del altiplano trabajan al filo del tiempo


La falta de información es notoria, de cada 10 personas votantes que ingresaban a los recintos nueve eran personas de la tercera edad que pensaban que era una votación general


La jornada de votación en el altiplano paceño tuvo varias particularidades. Foto: APG
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

27/01/2019

Mesas con un solo delegado, con escasa información y muy pocos votantes, así funcionan los recintos electorales del altiplano paceño en las inéditas elecciones primarias.

EL DEBER recorrió recintos de las localidades de Achacachi, Warisata, Huarina, Chua y Batallas, en todos los pueblos la apertura de las mesas se realizó al filo, es decir con el plazo casi vencido. Los secretarios técnicos de las mesas informaron, por separado, que las mesas abrieron a las 10.00 de la mañana cuando estaban a punto de cerrarse por falta de delegados y votantes.

Los notarios electorales esperaban, en Achacachi, a los delegados desde las 06.30 pero estos no llegaron y tuvieron que llamarles por teléfono para que asistan al recinto electoral asignado.



Foto: APG

En casi la decena de recintos electorales, el común denominador era la falta de delegados políticos y la presencia de un solo delegado, del MAS. Había hasta siete partidos que acreditaron delegados, pero solo los masistas salvaron a los recintos de cerrar sus puertas.

El otro hecho curioso era la fuerte presencia de efectivos militares que fueron desplegados del regimiento Ayacucho de Warisata y Chua, de la misma localidad.

Los conscriptos permanecían en los centros de votación. En Achacachi no hay Policía por tanto esta institución no estaba presente, en cambio en Huarina, a unos 8 kilómetros, incluso fueron abiertas oficinas de la FELCC.

En Warisata, la Normal de esa población fue habilitada como centro de votación con dos mesas y con delegados solo del MAS.



La falta de información es el tercer hecho notorio, de cada 10 personas votantes que ingresaban a los recintos nueve eran personas de la tercera edad que pensaban que era votación general y sólo los secretarios técnicos les explicaban que no era necesaria.

Foto: APG


 




En esta nota