BOLIVIA

Quintana compara la capitalización con las pérdidas territoriales


La autoridad realizó un comentario tras la proyección documental 'El Robo'. Considera que antes del Gobierno del MAS existió un adormecimiento en la población frente al manejo estatal


La autoridad recomendó defender los intereses del Estado I Foto: Presidencia.
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

25/05/2019

El ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana comparó el proceso de capitalización durante el Gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada a la pérdida territorial que vivió Bolivia en las guerras del Pacífico o del Acre, de acuerdo a un comentario sobre el documental “El Robo” que describe el proceso de privatización que vivió Bolivia en los años 90.

“Cuando yo vi el documental he tenido una sensación muy fuerte de desgarramiento, de dolor, porque eso generan ese tipo de decisiones políticas que mutilan una parte de la patria. Es una mutilación. Si yo fuera director del documental hubiera puesto un título mucho más duro: 'La mutilación de la Patria', porque (la capitalización) es como si hubiéramos perdido una parte del territorio durante la Guerra del Pacífico, es como si hubiéramos perdido una parte del territorio en la Guerra del Acre, es comparable a eso”, sostuvo.

El documental, que se exhibió en la Casa Del Alba Cultural, no sólo describe el proceso de capitalización y venta de las empresas estatales (entre 1993 y 1997), sino las consecuencias que tuvo este proceso y la reacción del pueblo por ejemplo durante la guerra del 12 de febrero de 2003 en el segundo gobierno de Sánchez de Lozada, contra el denominado impuestazo que quiso poner en marcha el exgobernante, y la posterior Guerra del Gas.



Según Quintana, para que las empresas estatales sean privatizadas, previamente se ha tenido que instalar un pensamiento general desde el Gobierno de entonces, para que se lleve adelante ese proceso de “mutilación”, es decir, se ha generado una especie de adormecimiento colectivo. 

Por eso, explicó que la capitalización no fue solamente una venta de lo que era el patrimonio del Estado, sino que todo ese proceso tuvo que ver con cuestiones que hacen a una nación como el despojo subjetivo.

“La capitalización no es la venta simple y llana de nuestro patrimonio. Tiene que ver con otras cosas mucho más complejas, tiene que ver con la expresión de un vaciamiento de la nación, porque cada una de esas empresas le ha costado al pueblo boliviano. ¿Cuánto le ha costado al pueblo la empresa de vidrio plano de El Alto, la empresa de cemento, YPFB, el Lloyd Aéreo Boliviano, cuánto le ha costado a una, a dos, a tres generaciones?”, cuestionó el titular de la Presidencia.



 




En esta nota