BOLIVIA

Preocupación por sequía en cuenca del Pilcomayo


La contaminación es otra de las problemáticas que afecta al río. Un medio paraguayo indica que las precipitaciones no logran que crezca su cause, por lo que existe alerta

Se teme que las aguas no alcancen los niveles de pasadas gestiones. La causa es el fenómeno de El Niño.
Escuchar el artículo Pausar Lectura

26/01/2016

"Lluvias insuficientes y sequía a lo largo de la montaña que corre paralela al río", ese es el temor que existe sobre el Pilcomayo, cause que forma parte de la cuenca del Plata, que pasa por Bolivia, Argentina y Paraguay.

Según publica el portal "ABC Color", las precipitaciones no pasaban de chaparrones o bien de lloviznas que apenas servían para que el caudal del río aumente ligeramente, algo similar a lo que pasó después del largo del verano de 2014/1015.

Conoce más: Vuelven abusos en pesca de sábalo en el Pilcomayo

Las precipitaciones apenas si alimentan al río. El caudal del Pilcomayo se mantiene bajo y su altura no llegó a superar hasta los tres metros, afectando a los pobladores de los pequeños valles, quienes usan sus aguas como fuente económica. 

Robert Ruiz Ordóñez, subgobernador del departamento de Tarija, con sede en Villa Montes, reconoció la preocupación que existe en torno al Pilcomayo. "Esta lloviendo muy poco en las montañas y en la naciente. Si no hay lluvias, el Pilcomayo no tiene agua suficiente", dijo.

Lee también: Limpiarán el Pilcomayo en Argentina y Paraguay

Ayer, el Pilcomayo tenía un caudal de apenas 140 metros cúbicos por segundo; el domingo fue de 160 metros cúbicos por segundo y el sábado 170. "Esta finalizando enero y las posibilidades de grandes lluvias son escasas, según los pronósticos", detalla la nota del medio paraguayo.

Hace dos gestiones se informó que la contaminación en el Pilcomayo que más de 600 comunidades de las cuencas alta y media del río Pilcomayo se ven afectadas por la contaminación minera, de acuerdo a datos de la Oficina Técnica Nacional de los Ríos Pilcomayo y Bermejo (OTN)



 




En esta nota