POLÍTICA

Prensa denuncia una ‘ley mordaza’ y el MAS deja solos a sus autores


La ANP ve un atropello a la Constitución. La Dirección de Información de Diputados aclaró que la iniciativa no es de la bancada del MAS ni del Gobierno y que es una propuesta de responsabilidad de los proyectistas

Organizaciones de prensa de Bolivia se han declarado en estado de emergencia

05/12/2017

El malestar ya ha sido disparado. La propuesta de ley de información responsable, que propone sanciones en el ámbito de la justicia ordinaria para el trabajo periodístico y que apunta a castigar a los ejecutivos de prensa, del diputado masista de Cochabamba Manuel Mamani Quispe, ya consiguió abrirle al Gobierno otro frente de conflicto en una coyuntura de por sí difícil, donde debe lidiar con el humor político de las protestas callejeras por la repostulación del presidente Evo Morales y con un prolongado paro de médicos, entre otras cosas. 

Lo que pocos se iban a imaginar era que, anoche, a nombre de la Cámara Baja, que preside Gabriela Montaño, su Dirección de Información y Prensa comunicaría que el proyecto en cuestión “no es una iniciativa de la bancada del MAS y tampoco fue enviado por el Ejecutivo; es una iniciativa exclusiva de los proyectistas (cuatro diputados del MAS)”.

Los parlamentarios oficialistas Manuel Mamani Quispe, Leoncio Jancko Quispe, Nora Fernández Rodríguez y Lucio Gómez Lojo firmaron la propuesta de ley remitida a la presidenta de la Cámara Baja el 21 de noviembre. El proyecto, según ha informado la Dirección de Información y Prensa de Diputados, fue derivado a la Comisión de Educación y Salud (que preside Mamani Quispe).

Declaratoria de emergencia

Por ejemplo, ayer la Asociación Nacional de Periodistas de Bolivia (ANPB) y la Asociación de Periodistas de La Paz (APLP) se declararon en emergencia por la intención de sancionar por la vía penal, civil y administrativa a los altos ejecutivos de los medios por la difusión de información que “dañe la dignidad, prestigio y credibilidad de las personas”. Por esa razón, dichas organizaciones compararon  el proyecto de ley con una ‘ley mordaza’, que impulsó el partido del exdictador Hugo Banzer en 1987, a través de su partido Acción Democrática Nacionalista (ADN).

A esto se sumó la Asociación Nacional de la Prensa de Bolivia (ANP), que representa a los principales diarios y a una agencia de noticias. Se considera al proyecto como un intento de censura y un atropello a la Constitución, a la Ley de Imprenta y a los tribunales de ética para los periodistas. Así lo dijo Marcelo Miralles, su titular.

La reacción de Diputados

Pero en contrarruta de los ánimos de los organismos de prensa, en la cúpula del MAS hubo desmarques sobre la iniciativa. El Ministerio de Comunicación ya se había desmarcado. Anoche le tocó a Diputados, que señaló: “Este proyecto no es una iniciativa de la bancada del MAS y tampoco fue enviado por el Ejecutivo, es iniciativa exclusiva de los proyectistas”.

Por ejemplo, el diputado masista cruceño Edgar Montaño dijo que la propuesta “no se ha debatido ni socializado con la bancada del MAS”. Por tanto, cree que hace falta consenso interno. El diputado Jancko, uno de los que firmó la propuesta, aclaró que el proyectista es Mamani Quispe y que se va a revisar la iniciativa.

Ministra desconoce proyecto

La ministra de Comunicación, Gisela López, en su cuenta de Twitter, manifestó que desconoce dicho proyecto y que seguirá apostando por la autorregulación en los medios de comunicación.

"Siempre aposté y seguiré haciéndolo a la autorregulación en los medios de comunicación. Cualquier iniciativa legislativa relacionada a las comunicaciones debe ser debatida con el gremio en sus diferentes organizaciones. Desconozco "proyecto de ley de la información responsable"", establece el mensaje en la red social.

 



 




En esta nota