BOLIVIA

Por exilio no llegó la esposa de Pinto


La familia señaló que aún no definieron si las esparcirán o si las mantendrán en alguna especie de mausoleo


Priscila Pinto, hija del exsenador, recibe las condolencias de una allegada que asistió ayer al funeral en Cobija

27/08/2017

Los restos del exprefecto y exsenador de Pando Róger Pinto fueron velados en la Iglesia Bautista en la ciudad de Cobija, Pando, para que familiares, amigos y personas cercanas puedan darle el último adiós. Sin embargo, la nota triste de la jornada significó la ausencia de su esposa, Blanca Inés Bardales, que se encuentra en Brasil en calidad de refugiada, y que debió quedarse en este país para mantener su condición.

El cuerpo de Pinto fue cremado y sus cenizas llegaron a Bolivia en una urna para el velatorio. La familia señaló que aún no definieron si las esparcirán o si las mantendrán en alguna especie de mausoleo. Al acto de homenaje asistieron autoridades y líderes políticos.

Una triste ausencia
La familia Pinto soportó un segundo golpe en la jornada de despedida. El destino quiso que el regreso del patriarca de la familia sin vida, sea acompañado solamente por sus hijas Priscila, Daniela y Denise. Sin su esposa Blanca, con quien cumplió 37 años de matrimonio el día que murió tras un accidente aéreo en Goiás, Brasil.

El fantasma de la separación, que persiguió a esta familia durante los últimos años volvió a aparecer. Blanca no estuvo porque también tiene la condición de refugiada y paradójicamente con solo cruzar el puente de la Amistad, uno de los pasos que separan Bolivia de su casa en Epitazolandia, Brasil, podría perderla. Una vez más, “tan cerca pero tan lejos”, comentó el expresidente Jorge Quiroga, quien lamentó no haber podido darle un abrazo al llegar a los actos fúnebres.

Emotiva despedida
Daniela, que en menos de un año sufrió la pérdida de su esposo, el piloto en el vuelo de LaMia y la de su padre, estuvo en el templo desde muy temprano, cuidando todos los detalles de la organización. En ningún momento paró, como si no quisiera darse tiempo para que la tristeza la abrume y además, como para que el retorno de Róger Pinto sea impecable, sin descuidar detalle alguno.
 

Denise llegó poco después de las 10:00 de la mañana con la urna que contenía los restos de su padre en brazos. Fue evidente la tristeza en su rostro, no pudo contener las lágrimas mientras se dirigía a la parte central y delantera del salón. Cada paso que daba fue acompañado con el aplauso de los asistentes, que luego se acercaron a abrazarla. Pinto estaba de vuelta en su país.

La despedida de los amigos
A la jornada de oración asistieron líderes políticos como el gobernador de Tarija, Adrián Oliva; Pamela Fernández, la hija de Leopoldo; la senadora Carmen Eva Gonzales, entre otros.
 

Denise reveló que a fines de julio su padre le contó que sufrió una amenaza de secuestro. También que antes de su muerte sostuvo una reunión con alguien que le insistió en que desmienta sus acusaciones en contra del Gobierno. 

“Esto no tuvo importancia, hasta que se produjo su muerte. Si es un accidente lo entenderemos, pero si las investigaciones señalan que fue provocado, no descansaremos hasta dar con los autores”, advirtió la hija. 



En esta nota



e-planning ad