BOLIVIA

Políticos de todas las siglas recuerdan el legado de Paz


Fue protagonista de dos momentos que marcaron la historia de Bolivia. En su retiro, Paz Estenssoro se volvió autodidacta en temas agropecuarios

Víctor Paz Estenssoro lideró la Revolución de 1952, que incluyó el voto universal, la reforma agraria y la nacionalización de las minas

09/04/2017

La revolución del 9 de abril de 1952 que lideró Víctor Paz Estenssoro cumple hoy 65 años. Los políticos destacan las decisiones de Estado que implantó el que fuera presidente de Bolivia durante cuatro periodos, mientras que sus familiares lo recuerdan por el buen sentido del humor y su dedicación al cultivo de uvas, en su natal Tarija.

Pocas personas conocieron el buen humor del hombre que el 29 de agosto de 1985 durante la promulgación del Decreto Supremo 21060 mencionó la histórica frase: “Bolivia se nos muere”, en alusión al diagnóstico de la situación económica que atravesaba el país y daba los lineamientos de la nueva era que cerraba el ciclo del Estado que él construyó desde el 52. 
Moira Paz, una de las hijas del expresidente que falleció el 7 de junio de 2001, lo recuerda como hogareño, con lucidez visual y amante del campo.

“Prefería poner un buen libro por encima de una buena fiesta”, dijo Moira Paz.
Después de su retiro de la vida política se volvió autodidacta en las labores del campo y estrechó lazos con la familia materna de su esposa Teresa Cortez Velasco. Según Moira, Víctor Paz tenía buena memoria visual, cuando recibía una visita preguntaba por los padres, abuelos o por algún familiar cercano. Expresaba con claridad su opinión.

El extinto presidente de Bolivia en los periodos de 1952-1956 y 1960-1964, sufrió un golpe de Estado promovido por su amigo y compañero de fórmula, René Barrientos Ortuño, que le acortó el tercer mandato. Luego salió electo presidente y gobernó entre 1985-1989.

Javier Campero Paz, sobrino de Víctor Paz, también revive los recuerdos del exmandatario. Relató que el hombre que en el 52 introdujo el voto universal, la reforma agraria, la nacionalización de las minas y la reforma educativa, luchó para evitar que sus familiares más cercanos participen en actividades partidarias. 

El legado de Paz Estenssoro No solo gente del MNR destacan su legado político, sino también autoridades del Gobierno del MAS lo reconocen.

Esa época de la revolución del 1952 hasta el golpe de Estado de 1964, el Gobierno de Paz Estenssoro, mediante decreto el 21 de julio del 52, puso en vigencia el voto universal, medida que puso fin a la democracia excluyente y permitió que la mujer y los analfabetos mayores de edad tengan la posibilidad de ser electos en un cargo público. Según el libro Historia de Bolivia, de Carlos Mesa, de 130.000 votantes que había en 1951 pasó a  960.000 en 1956.

Para Cárdenas, la puesta en vigencia del voto universal, la nacionalización de las minas que llegó con la creación de la empresa estatal Comibol y en agosto de 1953 se consolidó las Reforma Agraria con la que se devolvió la tierra a los campesinos, son  medidas que cambiaron la vida de los bolivianos y tienen “el sello de la audacia” de Paz Estenssoro. 

En este proceso de la revolución, según Cárdenas, también tiene sus sombras y cita como ejemplo la sobrevalorización del Estado, que provocó problemas que hoy enfrenta el país debido al modelo económico por la baja calidad de las inversiones, el autoritarismo y la corrupción.

“El Estado fue sobrevalorado en el 52 porque tenía alto protagonismo, y se desvalorizó el rol de la ciudadanía, de tal forma que el caudillismo de Evo Morales y del MAS en buena parte es criatura de ese proceso autoritario”, dijo Cárdenas.

Por su lado, el líder nacional del MNR, Erik Morón, dijo que el derecho al voto de las mujeres y de los analfabetos que implementó Paz Estenssoro se observa en la Asamblea Plurinacional, las asambleas departamentales y los concejos municipales porque reflejan la inclusión social. Reconoció que la revolución del 52 dejó medidas inconclusas a través de la Reforma Agraria, porque no se dotó de tecnología a los campesinos para favorecer a la producción nacional.

Según el libro del historiador  Mesa Gisbert, con la reforma agraria que entregó las tierras a los campesinos, se incorporó a casi 2 millones de bolivianos a la economía nacional.

El ministro de Defensa, Reymi Ferreira, destacó los logros de la revolución del 52, pero también habló de la parte oscura de ese proceso. En su criterio, se eliminó la identidad indígena porque se trató de castellanizar a los originarios, no desterró la bases de la explotación agraria que se produjo en el latifundio y afirmó que la figura de Paz Estenssoro fue una de las más importantes de ese proceso, pues también se destacaron otros líderes de ese momento 



En esta nota