MUNDO

Periodista fue despedido por un comentario racista


Waack, expresentador de TV  Globo (Brasil), fue despedido por un comentario discriminatorio. El periodista culpa a grupos de las redes sociales   

Internet

14/01/2018

El periodista brasileño y expresentador William Waack, quien protagonizó toda una polémica por un comentario racista, culpó de su despido de la red Globo a la presión ejercida por "grupos organizados" en las redes sociales, según afirmó en una columna de opinión publicada este domingo en el diario Folha de Sao Paulo.

El veterano comunicador, de 65 años, fue grabado diciendo unas palabras ofensivas contra los afrodescendientes tras escuchar unos bocinazos que le incomodaban momentos antes de entrar en directo.

"Es cosa de negros", manifestó entonces Waack mientras se preparaba para una entrevista con un especialista con motivo de las elecciones presidenciales de Estados Unidos de 2016.

El vídeo, que solo salió a la luz el pasado mes de noviembre, circuló primero por un grupo de WhatsApp de editores de Globo, la mayor cadena de Brasil, y posteriormente se filtró en Internet e incendió las redes sociales.

"Admito, sí, que estos chistes pueden ser la manifestación irreflexiva de un histórico de discriminación y exclusión, pero constituye un error grave tomar una gracia circunstancial, aunque desgraciada, como expresión de un pensamiento", escribió Waack en la columna.

El periodista, célebre presentador durante años de uno de los telediarios de TV Globo, reiteró sus disculpas y dijo que no era su intención "ofender", pero subrayó que el episodio en el que se vio envuelto "es la expresión de un fenómeno más amplio".

"En todo el mundo, en la era de la revolución digital, las empresas de los llamados 'medios tradicionales' son permanentemente desafiados por grupos organizados en el interior de las redes sociales", explicó.

"Estos se movilizan para contestar el papel hasta entonces incuestionable de los grupos de comunicación: guardianes de los 'hechos objetivos' (...) La verdad, es la credibilidad de esos guardianes la que está sobre creciente sospecha", añadió.

En su opinión, y sin citar a Globo, Waack considera que esos medios tradicionales "juzgan que ceder al griterío de esos grupos organizados ayuda a proteger la propia imagen institucional, ignorando que obtienen el resultado inverso".

"Por falta de visión estratégica o cobardía, o ambas, se vuelven rehenes de las redes movilizadas, parte de ellas alienadas con lo que 'dueños' de otras agendas políticas definen como 'correcto'", detalló.

A finales del pasado diciembre, Waack y TV Globo publicaron un comunicado conjunto en el que anunciaron el fin de su relación contractual por el polémico comentario.

"TV Globo reafirma su repudio al racismo en todas sus formas y manifestaciones y reitera la excelencia profesional de Waack", decía en la nota Ali Kamel, director de periodismo de la cadena.

En la columna de este domingo, Waack destacó los "48 años" que lleva ejerciendo la profesión y que durante toda su vida combatió "la intolerancia de cualquier tipo -racial, incluida-".

"No habrá griterío organizado y oportunismo cobarde capaces de mudar esa historia: no soy racista. Tengo como prueba mi obra, mis frutos", concluyó.



 




En esta nota