POLÍTICA

Estatal Papelbol proveyó mochilas a Luis Revilla subcontratando privados


La Alcaldía paceña firmó un contrato de Bs 11 millones por 153.585 mochilas, además, de hojas de carpeta, cajas de colores, entre otros. Para el concejal Jorge Silva la calidad del material está en entredicho

El alcalde Luis Revilla dijo que ellos optaron por Papelbol para evitar problemas de cumplimiento
Escuchar el artículo Pausar Lectura

16/05/2018

Las mochilas se hicieron en talleres de El Alto. Las hojas de carpeta, en una empresa privada; los correctores, en otra factoría de Cochabamba y solo la plastilina fue importada. Así, la fábrica de Papeles de Bolivia (Papelbol) cumplió con la provisión de meterial escolar al municipio de La Paz. Pero su gerente, Eduardo Velásquez, dice que la subcontratación no desnaturaliza el rol de la empresa pública nacional.

El 20 de noviembre del año pasado, Papelbol y el municipio de La Paz firmaron un contrato para la provisión de material escolar por un monto de Bs 11.353.529; con él, la papelera estatal se comprometía a entregar 153.585 mochilas, 122.137 paquetes de 500 unidades de hojas de carpeta, 158.855 textos escolares, 79.419 cajas de colores, 60.588 correctores, 122.137 agendas escolares y 18.831 cajas de plastilina, según se lee en el contrato firmado.

Ahora bien, según el gerente de Papelbol, las 153.585 mochilas para estudiantes de los ciclos inicial, primaria, secundaria y educación alternativa fueron encargadas a tres empresas microproductoras de El Alto: Testertex, Z.J. y Conaintex, supervisadas en la fase de producción. 
Asimismo, Velásquez explicó que las hojas de carpeta que llevan la marca Winner fueron cortadas y empaquetadas por esta empresa privada, pero que los rollos de papel reciclado fueron suministrados por Papelbol.

Respecto a los correctores caligráficos de primaria, los mismos fueron fabricados por una empresa de Cochabamba y se importó la plastilina que entregaron a los escolares de nivel primario.

En cuanto al texto Historia Natural y a la agenda, Velásquez dijo que ellos realizaron el diagramado y la elaboración del libro y que los detalles eran consultados a los funcionarios municipales encargados, quienes aprobaron las correcciones. Los libros los imprimieron imprentas que trabajan para Papelbol.

Para leer

Lo paradójico es el hecho de que una empresa pública nacional estratégica como la fábrica de papel del Estado se adjudique un contrato público por Bs 11,3 millones en el que para cumplir con varios de los ítems debe subcontratar a empresas privadas, como lo haría un comerciante o intermediario cualquiera, y, por otra parte, su decreto de creación -el DS N.º 29255- diga que “Papelbol tiene como objeto incentivar la producción nacional con valor agregado, generando mayores fuentes de empleo en procura de la soberanía productiva”, según se lee en su artículo 3. 

Defensa legal
Pero Velásquez tiene un argumento legal: el mismo decreto de creación de Papelbol establece que esta empresa pública tiene como principal actividad la producción y comercialización de papel y “productos relacionados”. Así se lee en el artículo 4 de dicha norma. Las autoridades dicen que este artículo posibilita la realización de esta contratación.
Con este marco legal, tanto la Alcaldía como Papelbol se resguardan, pues, hasta ahora, estas contrataciones de provisión de mochilas y material escolar han dado lugar a casos judiciales que inhabilitaron al alcalde de Cochabamba, José María Leyes, y condujeron a la cárcel al munícipe de Oruro, Édgar Bazán.
“Como dice la gente de la Alcaldía, ellos querían romper con un esquema arduamente administrativo, de mucho papeleo, y apelaron a la contratación de nuestra empresa. El proceso fue en el marco de la más absoluta transparencia. Más allá de cualquier otro tecnicismo, Papelbol puede hacer todos los servicios porque así lo acredita la Alcaldía cuando nos invita a que presentemos una propuesta”, dice Velásquez.

Lo que dice Revilla
El alcalde de La Paz, Luis Revilla, dijo que se adjudicó a Papelbol la provisión de 23 productos escolares porque en años anteriores tuvieron problemas con los microproductores a los que contrataron y que como la papelera nacional ofertó precio y calidad, se decidió por esa opción.
Revilla afirmó que el Decreto Supremo 181 permite que en el caso de las empresas estatales se puede realizar la contratación directa y dijo que no cree que este caso tenga consecuencias judiciales como con Leyes y Bazán.
Pero el concejal del MAS Jorge Silva, opositor a Revilla, dijo que la observación no está dirigida a la invitación directa, sino a la calidad del material y afirmó que los estudiantes no utilizan las hojas de carpeta y menos el texto Historia Natural, y que las mochilas no son de la calidad esperada.

El precio referencial de estos morrales era de Bs 30 por unidad para todos los ciclos, el municipio pagó por el lote completo un total de Bs 4.628.430 y, según Silva, este precio sí está en el marco del mercado porque está entre Bs 25 y Bs 28 , algo aceptable para él.
Las hojas de carpeta tienen un costo de Bs 15,99 por paquete de 500 hojas. EL DEBER realizó un recorrido por los mercados de provisión de papel y corroboró que los mayoristas ofertan el material hasta en Bs 18 por paquete.

Para el titular del Senado, José Alberto Gonzales, el caso de La Paz es muy distinto a los de Cochabamba y Oruro, y cree que la justicia esclarecerá si Leyes y Bazán son culpables de corrupción.

Las escuelas

En marzo
El material escolar fue entregado a mediados de marzo, cuando los profesores ya habían pedido material escolar a los estudiantes. 

Las mochilas
En los colegios de primaria y secundaria es notoria la ausencia de las mochilas y morrales; el 90 por ciento utiliza las mochilas que les compraron.

Ni el desayuno
Los profesores reclamaron incluso por el desayuno escolar y relataron que los estudiantes desperdician la fruta que les entregan desde la Alcaldía.

Por fases
En 2017, estudiantes de secundaria recibieron textos de Lenguaje y para la gestión 2018 el texto que distribuyeron es Historia Natural.  



 




En esta nota