SEGURIDAD

Mujer policía muere a bala en una confusa acción antinarcóticos


Entró a una senda por el monte con un camarada teniente, pero de un momento a otro se escuchó un disparo que acabó con la vida de la joven policía. Para la Fiscalía hay cabos sueltos en los informes

La Fiscalía ve que hay preguntas que responder sobre la muerte de la mujer en pleno monte
Escuchar el artículo Pausar Lectura

23/09/2018

La policía Janeth Alegría Rojas, de 27 años de edad, con el grado de cabo, que desempeñaba funciones en la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn) de la Unidad Móvil de Patrullaje Rural (Umopar), perdió la vida de un disparo de arma de fuego en la cabeza cuando realizaba junto con otros de sus camaradas acciones de reconocimiento de áreas en la lucha contra el tráfico de sustancias controladas.

El hecho, considerado lamentable y trágico por las autoridades antinarcóticos, se registró la tarde del viernes en la comunidad de Senda Palo Mercado, a 38 kilómetros de Villa Montes.

Un informe del jefe de puesto de Umopar de Yacuiba, teniente Vladimir Herrera, da cuenta de que la policía, junto con otros camaradas, llegó a la zona conocida como Ibibobo para hacer un reconocimiento de una senda.

El reconocimiento, según informes iniciales, fue planificado luego del procesamiento de una información de los servicios de inteligencia sobre posible movimiento de personas relacionadas con actividades del narcotráfico.

El relato de uno de sus camaradas señala que la cabo ingresó al monte para esperar en una senda el movimiento de traficantes. Después de esperar en el interior del monte el paso de los presuntos narcos, se dio parte a sus superiores de que no había ningún movimiento. Ya eran casi las 19:00 y, al no percibirse movimientos sospechosos, la patrulla estaba decidida a retirarse del lugar para continuar las acciones en otro momento.

Sin embargo, de un momento a otro la cabo Janeth Alegría se alejó unos metros entre la espesura del monte.

Su compañero, un teniente, pensó que estaba yendo para hacer sus necesidades fisiológicas, pero enseguida escuchó un ruido como el de un disparo de arma de fuego. De inmediato llamó a gritos a la cabo y no le contestó, por lo que empezó a buscarla por la zona donde habían esperado que aparezca algún personaje del narcotráfico. En la búsqueda, a pocos metros, encontró a la cabo Janeth Alegría Rojas tendida y con una herida visible en el rostro.

El camarada, de forma desesperada, llamó a otros compañeros policías que estaban en el motorizado. La mujer fue sacada y llevada para los primeros auxilios al hospital básico de salud de Villa Montes. Luego fue trasladada a Camiri, donde en horas de la madrugada fue llevada a Santa Cruz en un helicóptero de los Diablos Rojos, pero falleció en el trayecto.

Embarazada, de tres meses

Una vez en la morgue se le practicó la autopsia de ley, a cargo del forense Erwin Lino, bajo la supervisión del fiscal José Parra. Se determinó que murió de un traumatismo craneoencefálico por disparo de arma de fuego en la cabeza.

Tanto el forense como el fiscal se llevaron la sorpresa de que la infortunada mujer estaba embarazada, de tres meses. Como medidas precautorias, el fiscal ordenó la custodia del feto; asimismo, se sacaron muestras para laboratorio. Del mismo modo, la Fiscalía puso en custodia el proyectil de un calibre menor que fue extraído de la cabeza de la víctima para un posterior análisis balístico.

El fiscal recibió las declaraciones de otro policía de Umopar, que era el conductor del vehículo que entró a la supuesta acción antidrogas en Villa Montes. El teniente que estaba dentro del monte con la cabo Janeth Alegría está en Villa Montes bajo indagación, ante dudas que se han presentado.



 




En esta nota