BOLIVIA

Mesa llama 'engendros' a 2 construcciones en La Paz


El expresidente advierte una "agresión ideológica" detrás de la edificación de la Casa Grande del Pueblo, que reemplazará al Palacio de Gobierno, y de la nueva sede de la Asamblea Legislativa.

Las edificaciones tienen lugar en el centro histórico de la sede de Gobierno. (Imagen de internet)
Escuchar el artículo Pausar Lectura

10/07/2017

El expresidente y aún vocero de la causa marítima, Carlos Mesa, calificó como "verdaderos engendros" las dos colosales construcciones que se realizan en plaza Murillo de la ciudad de La Paz. Se trata de 'La Casa del Pueblo' y el nuevo edificio para la Asamblea Legislativa. 

"Desde el punto de vista de la ciudad se trata de una agresión sin precedentes, que destruye lo poco que quedaba de coherencia en su casco histórico", detalla una publicación realizada en su sitio en internet.

Explica que "la ampliación de ambos espacios no consideró ni por un segundo adecuarla a dos premisas: la armonía arquitectónica con el entorno y el respeto a la proporción de las edificaciones existentes en su contexto urbanístico".

El también historiador sostiene que detrás de ambas edificaciones existe una justificación "ideológica", que busca reflejar que "el Estado Plurinacional será recordado “por siempre” a través de los dos símbolos físicos de su paso por la historia y del poder que los representa.

"Ambos monstruos de concreto serán la sombra permanente colocada literalmente encima del pequeño Palacio gubernamental y la Catedral, y en la otra acera aplastando la cúpula de la sede del Legislativo. No ha sido casual ni el tamaño, ni la forma, ni el lugar. Sólo así se puede entender la irracionalidad de una mole de veintinueve plantas para albergar al Presidente y al Ministerio de la Presidencia y otra de veinte plantas para los asambleístas. En realidad nos dicen: '¡Aquí estamos y aquí nos quedaremos representados en estos gigantes para que no se olviden nunca que este modelo político aniquiló y sustituyó al viejo régimen!'".

Concluye señalando que "La Paz –una vez más- tiene que pagar el incalculable precio de lo que es una combinación de imposición y megalomanía que infiere una herida de muerte a nuestro centro histórico, probablemente sin antecedentes en América".

Acá puede revisar el artículo completo.



 




En esta nota