BOLIVIA

Marchan por la preservación del nevado Illimani


Los habitantes de zonas cercanas al Illimani colapsaron este lunes la ciudad de La Paz con una marcha que exigía el cuidado al nevado

La protesta de los habitantes de zonas cercanas al nevado Illimani. Foto APG Noticias

10/04/2017

Varios miles de comunarios indígenas demandaron este lunes con una marcha la preservación del nevado Illimani, uno de los más altos de Bolivia, afectado supuestamente por la explotación minera que contamina deshielos para la producción agrícola.
 

"Si es que van a cavar socavones (para la actividad minera), las aguas van a bajar contaminadas y ya no va haber durazno, higos, choclo y van a morir las plantas", afirmó compungido a radios locales el principal dirigente de los cultivadores Cipriano Bautista.
 

Varios miles de indígenas que viven alrededor del Illimani, que con sus 6.400 metros de altitud, corona a la ciudad de La Paz, colapsaron el centro de la ciudad, sede de los poderes Ejecutivo y Legislativo, con una marcha que recorrió las principales calles y avenidas de la capital.
 

Los comunarios vienen denunciando desde hace varios meses que en el nevado hay actividad de empresas mineras, incluso chinas, aunque el ministro del sector, César Navarro, señaló varias veces que "de más de 2.300 hectáreas concesionadas en las faldas del Illimani, el 80% está prácticamente revertida a manos del Estado y el 20% no tiene actividad productiva".
 

Los nativos demandaron varias veces que se declare una ley para que el nevado sea patrimonio natural, a fin de evitar cualquier explotación que contamine afluentes que nacen del deshielo del nevado, que alimentan la actividad agrícola.
 

"Estamos clamando con todo corazón" por su preservación, señaló Bautista, quien encabezó la marcha que se desarrolló de manera pacífica.
 

El Illimani, que con sus tres picos adorna el horizonte al sur de La Paz, será escenario en mayo de una expedición científica internacional para extraer muestras de hielo, amenazado por el cambio climático.
 

La investigación, organizada por el Centro Nacional francés de Investigación Científica (CNRS), planea realizar perforaciones desde la superficie hasta la base rocosa para conservarlos a menos 54 grados en una cueva excavada en la nieve en la Antártida.
 

Cada muestra proporcionará información sobre la evolución del clima, la composición de la atmósfera y los contaminantes.



En esta nota