BOLIVIA

Lluvias y desbordes afectan a más de 6.000 familias en La Paz y en Beni


A escala nacional se registran 337 viviendas destruidas, y los propietarios de muchas de ellas ya están aplicando para el Plan de Vivienda Solidaria, informó ayer el ministro de Defensa, Javier Zavaleta 

La comunidad Barompampa ha quedado tapada al ciento por ciento por las aguas
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

24/02/2018

Las lluvias caídas en algunas zonas del país en los últimos dos días afectaron a 6.499 familias en  La Paz y en Beni.

La crecida del río Mapiri afectó a 1.200 familias del municipio de Guanay, al norte del departamento de La Paz, informó  el concejal Eduardo Yáñez a un medio de comunicación. La autoridad  dijo que la Gobernación y Defensa Civil se comprometieron a enviar maquinaria y alimentos.

Yáñez explicó que la crecida del río, resultado de las persistentes lluvias, los sorprendió cuando las autoridades estaban gestionando ayuda para enfrentar el problema en Challapampa, donde hace una semana también ingresaron las aguas.



Según el alcalde de Guanay, Róger Tintaya, el nivel del río aumentó entre tres a cuatro metros, situación que no se vivía desde hace más de 15 años.

Por su parte, el director departamental del Centro de Operaciones de Emergencia de Beni, Cristhian Cámara, señaló que en ese departamento hay 5.299 familias damnificadas en 235 comunidades y centros urbanos.

“Ya son 11 los municipios declarados en emergencia, uno adicionalmente en desastre (San Javier); los dos que se suman son los municipios de Exaltación y Santa Ana, en la provincia Yacuma”, indicó Cámara.

El alcalde de Santa Ana, Humberto Antelo, informó ayer que ese municipio, capital de la provincia Yacuma, se encuentra aislado por el desborde de ríos. Detalló que actualmente 80 familias están damnificadas por la inundación, algunas de las cuales se encuentran en dos albergues.



La declaratoria se esperaba  porque las aguas de la cuenca alta; es decir, de Chapare y de Santa Cruz, después de pasar por la parte central de Beni, ahora escurren a la parte baja de ese departamento. Trinidad y otros lugares de Beni ya recibieron el golpe de agua, por lo que el nivel de los ríos está en descenso.

En todo el país

Las intensas y persistentes lluvias afectaron a la fecha a 17.000 familias en Bolivia, informó ayer el ministro de Defensa, Javier Zavaleta, quien señaló que las situaciones más complicadas se encuentran en Zongo y Guanay, en el departamento de La Paz.

“A escala nacional, las lluvias causaron un saldo de 337 viviendas destruidas y los propietarios de muchas de ellas ya están aplicando para el Plan de Vivienda Solidaria”, dijo la autoridad.

Zavaleta manifestó también que en Oruro se registraron inundaciones y la población de Chipaya es la más afectada, aunque ya se envió ayuda y se trabaja en el lugar. Además, agradeció las campañas solidarias que permiten sostener la ayuda en los municipios afectados y recordó que los efectos de La Niña se prolongarán hasta marzo.



La posibilidad de declarar desastre nacional no está descartada, aunque aún existe la capacidad para atender la emergencia con los tres niveles de Gobierno.

Otra zona afectada

Macharetí, Chuquisaca

El alcalde de Macharetí, Eduviges Chambaye, informó ayer que las intensas lluvias registradas en las últimas semanas dañaron el sistema de agua que provee ese servicio a la capital de ese municipio y a otras cuatro comunidades guaraníes. La autoridad precisó que la interrupción de dotación de agua en Macharetí afecta a 3.000 personas.

Comunidades afectadas

Según la Dirección de Prevención y Atención de Riesgos de la Gobernación de Chuquisaca, en el municipio de Macharetí, entre el 1 de enero a la fecha, 1.326 familias de 47 comunidades y 996 hectáreas de terreno cultivable fueron afectadas por el cambio climático.



 




En esta nota