BOLIVIA

Las alcaldías son las más denunciadas ante la Defensoría del Pueblo


La institución también intervino en 86 de 203 conflictos registrados en Bolivia. La mayoría de las denuncias están relacionadas a la vulneración de derechos laborales y el acceso a la justicia 

La autoridad brindó hoy una conferencia de prensa en la que realizó una evaluación preliminar del trabajo realizado durante esta gestión.

28/12/2016

La Defensoría del Pueblo, entre enero y el 23 de diciembre de este año, recibió 13.662 quejas y denuncias, de las cuales admitió y gestionó 11.163. De estos casos, la mayoría están relacionados con la vulneración de derechos laborales; garantías del debido proceso y acceso a la justicia; petición y respuesta; propiedad privada y patrimonio; derecho a la educación; derechos de las personas adultas mayores, de la niñez y adolescencia, de las mujeres e integridad física, entre otros.

David Tezanos, representante de esa instancia, informó que de los casos admitidos se atendieron y concluyeron 7.244, lo que representa un 64,89%.

Las instituciones con mayor cantidad de denuncias son los gobiernos municipales de El Alto, La Paz, Cochabamba y otros, que suman un total de 1.074 denuncias; contra personas particulares, por casos de violencia, se registraron 1.030; las Direcciones Departamentales de Educación de La Paz, Oruro, Tarija y otras, 630; la Policía Boliviana, 486 quejas en diferentes oficinas y unidades; Fiscalía General, 445; Órgano Judicial, 411; Servicios Departamentales de Salud de La Paz, Cochabamba, Oruro y otros, 257; Gobiernos Departamentales de Tarija, La Paz, Santa Cruz y otros, 188.

A esta lista se suman otras denuncias contra organizaciones indígena originaria campesinas con 173 casos; Ministerio de Educación, con 146; Servicio de Registro Cívico (Sereci), con 135; Servicio General de Identificación Personal (Segip), con 110; Dirección General de Régimen Penitenciario, con 108 y Caja Nacional de Salud, con 105.

El Defensor destacó también que durante esta gestión se intervino en la búsqueda de soluciones en 86 de los 203 conflictos registrados en los que se promovió el diálogo y la cultura de paz. También se monitoreó e hizo seguimiento a 117 conflictos en los que se evitó que pasen a una fase de violencia.

"Han habido situaciones muy preocupantes como en el caso minero, en agosto pasado, o el del municipio de Mapiri, en noviembre, en los que alarmó la práctica recurrente de la toma de rehenes o secuestros de autoridades que pueden terminar en hechos lamentables como lo sucedido con el viceministro Rodolfo Illanes, que fue una lección muy dura de la que tenemos que aprender", manifestó.

Tezanos planteó la necesidad de trabajar en campañas de sensibilización y en la creación de una red de gestión de conflictos, a escala nacional, con la participación de diferentes instancias del Estado, además de la Policía Boliviana, la Defensoría del Pueblo y otras instituciones que trabajan en la temática, a fin de generar un sistema de monitoreo y alertas tempranas de modo que se evite que los conflictos lleguen a episodios violentos.



En esta nota



e-planning ad