BOLIVIA

La Iglesia pide dejar la 'soberbia' y atender a los discapacitados


La Iglesia llama a deponer las actitudes intransigentes y buscar una solución. "Bolivia derrocha dinero en cosas que no son necesarias", dice el secretario general de la CEB

Discapacitados se cuelgan en La Paz
Escuchar el artículo Pausar Lectura

04/05/2016

La Conferencia Episcopal Boliviana (CEB) convoca a "dejar actitudes de soberbia y ponerse a buscar soluciones" en el conflicto con los discapacitados que, desde hace más de un mes, iniciaron las protestas en demanda de un bono de 500 bolivianos.

El secretario general de la CEB, padre José Fuentes, en entrevista con EL DEBER pidió hoy que todos "depongan actitudes intransigentes" para iniciar el diálogo. "Hay soluciones, estamos en este momento en una Bolivia que derrocha el dinero en tantas cosas que no son necesarias", reflexionó.

"Lo primero y lo más importante para nosotros como Iglesia católica es la necesidad de las personas, después ya vienen otro tipo de necesidades. Ojalá que no tengamos que lamentar alguna desgracia que como en otras ocasiones haga que la gente se enoje. Yo creo que ya está bien, hay que hablar, hay dejar actitudes de soberbia y ponerse a buscar soluciones. Nadie puede negar que los discapacitados son un colectivo muy necesitado. Todos conocemos que no pueden trabajar, no pueden ganarse la vida por sí solos y que necesitan una ayuda especial de la sociedad, porque muchos incluso tienen hijos", expresó a propósito de la medida de desesperación que tomaron algunos discapacitados al colgarse de un puente en La Paz.

"Nunca nos hemos pronunciado a favor o en contra del bono (de Bs 500), pero sí a favor de que dialoguen, la verdad que la situación de estas personas es de mucho marginamiento y olvido. Hay que tratar el tema con mucho espíritu de humanidad y sensibilidad", dijo Fuentes.

El sacerdote ratificó que cuando los discapacitados fueron gasificados en la plaza Murillo se "violaron sus derechos humanos, porque estaban en total desigualdad de condiciones frente al uso de la fuerza exagerada por parte de la Policía.

Los discapacitados enviaron una carta al papa Francisco, a través de la Nunciatura, la cual en una de sus párrafos dice: “Actualmente, nos encontramos en vigilia cerca del Palacio de Gobierno porque no fuimos atendidos por nuestro Presidente, sabemos que su palabra será bien escuchada por el Presidente de los bolivianos”.

Amenaza de crucificar a sus hijos

Un día después de tomar la decisión de colgarse de la pasarela de la Pérez Velasco en la Paz, los discapacitados amenazan con crucificar a sus hijos y hacer una nueva movilización a las 9:30 en las puertas del edificio de la Cervecería Boliviana Nacional (CBN), según adelantó la agencia Erbol.

“Vamos a radicalizar nuestras medidas, los niños se van a crucificar, prefieren morir crucificados, que morir de dolor por falta de medicamentos (también sufren discapacidades físicas). Esa es la realidad, nosotros sufrimos por falta de medicamentos, ¿hasta cuándo vamos a seguir soportando?”, expresó Jorge Flores, dirigente en La Paz. Este sector pide un bono de Bs 500.

Los marchistas mantienen una vigilia en una de las zonas anexas a la plaza Murillo, luego de marchar más de un mes para llegar a la sede de Gobierno, a pesar del intenso frío de las últimas semanas. Por ahora no tienen agendado el diálogo con ningún ministerio.



 




En esta nota