bolivia

La Fiscalía tumba tráfico de influencias, apunta a Choque


El fiscal del Distrito de La Paz señala que el delito solo alcanza a Cristina Choque y a Zapata. El ministro de la Presidencia dice que eso demuestra inocencia de Evo Morales y de él mismo

Juan Ramón Quintana dijo ayer que no existen indicios de tráfico de influencias en el Gobierno
Escuchar el artículo Pausar Lectura

07/04/2016

La Fiscalía y el Gobierno señalan que no hubo tráfico de influencias en el caso CAMC, con lo que el presidente Evo Morales quedaría excluido del proceso y apuntan a la directora de la oficina de Gestión Social, Cristina Choque, contra la exgerenta comercial de la empresa china CAMC, Gabriela Zapata, y el chofer Jimmy Morales por el supuesto delito de enriquecimiento ilícito y uso indebido de bienes del Estado. Son acusados de usar la oficina de la primera dama para reuniones, pero evitan revelar con quiénes.

El ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, declaró ayer en la Fiscalía por más de dos horas, dejó sus celulares, autorizó para que el Ministerio Público los indague y solicitó que haga lo mismo con las llamadas a su línea fija en el Palacio de Gobierno. Exigió también que Zapata y su abogado, Eduardo León, presenten las pruebas que dicen tener y que anuncian desde el mes pasado. El fiscal de Distrito de La Paz, Edwin Blanco, señaló que “en una teoría inicial había una serie de indicios superados por otra teoría actual”.

La querella inicial redactada por este fiscal decía que Zapata “usó las oficinas con fines ilícitos de carácter personal y ha tenido rédito económico... Habiéndose hecho pasar como funcionaria estatal y tener relación con empresas y conseguir contratos... adjudicando proyectos para la empresa china CAMC (y menciona textualmente cinco proyectos).

Ayer, señaló que “contra CAMC aún no tenemos nada. Cuando intervenimos tuvimos 24 horas, y mientras investigamos afinamos el caso. La señora Zapata utilizaba la oficina”, dijo.

Manifestó que, “desde luego, existe uso indebido de influencias, pero se marca bajo el principio de presunción de inocencia, no juzgo, que a la señora Zapata se le permitió el uso de las oficinas de Gestión Social con fines personales y, según las declaraciones, este uso habría sido permitido por la señora Cristina Choque. Estamos aún investigando y veremos qué otros aspectos revelará esta indagación”, señaló.

Con esa afirmación, eximió a Evo Morales y a cualquier otro ministro en el caso de tráfico de influencias denunciado por el periodista Carlos Valverde.

Quintana, en conferencia de prensa, señaló que contra Choque, Zapata y Jimmy Morales hay una “denuncia por enriquecimiento ilícito y por el uso ilegal de espacio público”, manifestó.

La autoridad subrayó: “Estoy siendo acusado por tráfico de influencias, cuando yo me querellé contra Zapata”, aunque puntualizó que el Ministerio Público debe indagar “para qué se usó la oficina de Gestión social, y cómo es posible que una persona de escasos recursos en 2007, pueda pagar $us 250.000 por un anticrético.

La exdirectora de la Unidad de Gestión Social, dependiente del Ministerio de la Presidencia, Cristina Choque, aseguró en una entrevista con Erbol que el ministro de la Presidencia tenía una relación de confianza y de amistad con la expareja del presidente Evo Morales, Gabriela Zapata



 




En esta nota