BOLIVIA

Jueza reconoce que prueba ‘clave’ no pertenece al médico Fernández


Admitió que la voz del audio que se filtró y generó el escándalo es de ella, pero dijo sentirse sorprendida por lo que habló y piensa que le pusieron ‘algo’ en su bebida. Indicó que la Fiscalía la presionó en el juicio


Se mostró nerviosa y en algunos momentos confundida ante las consultas
Escuchar el artículo Pausar Lectura

22/09/2018

La jueza Patricia Pacajes, que ayer fue suspendida de sus funciones en el Tribunal Décimo de Sentencia de La Paz, durante una entrevista en el programa Que no me pierda, de la Red Uno, reveló que la prueba ‘clave’ en el juicio por la violación del bebé Alexander no le pertenecía al médico Jhiery Fernández, que pese a esto fue condenado a 20 años de prisión en el penal de San Pedro por ella y los otros dos jueces técnicos, Roberto Mérida y Gladys Guerrero.

La afirmación de Pacajes tiene que ver con el antígeno prostático específico (sustancia proteica sintetizada por células de la próstata) que se colectó del cuerpo del bebé y que no pudo comprobarse científicamente que pertenecía al médico Fernández, ni durante la etapa preparatoria del caso para ir a juicio y tampoco en esta instancia donde participó la juzgadora.

“(El antígeno prostático específico) De que no le pertenece, no le pertenece, pero no es competencia del tribunal mandar a comprobar a quién le pertenece”, aseveró la juzgadora, en referencia a una de las pruebas periciales que es considerada fundamental en un caso de violación, ya que permite saber con precisión científica que el acusado sí es el responsable de una violación, ya que este rastro quedó en el cuerpo de su víctima.

Pacajes, minutos antes de hacer esta aseveración, había calificado como mala la defensa de Fernández y señalaba que los administradores de la etapa previa al juicio oral que ella resolvió, es decir, el juzgado cautelar donde se conoció el proceso, debieron haber resuelto esto, pero como no lo hicieron su tribunal solo se limitó a observar las pruebas que llegaron a ellos y decidieron por unanimidad condenar al galeno.

Para justificar la sentencia, que es cuestionada por autoridades judiciales y gubernamentales, dijo que existen al menos tres pericias que indican que el bebé fue violado y abundantes pruebas testificales en las que se señala a Fernández como el abusador del menor. “Hay prueba testifical abundante que señala que el autor es el doctor Jhiery Fernández”, apuntó la jueza.

Se reconoce en el audio

También la jueza suspendida, que pidió garantías para ella y su familia, admitió que el audio tiene su voz y dijo que este fue grabado cuando estaba compartiendo un poco más de tres copas, luego de comer una parrillada con otras tres amigas.

“No estaba consciente de lo que dije, yo misma me siento indignada... Tal vez me pusieron algo adulterado en mi bebida... no recuerdo cómo llegué (a su casa) ese día”, explicó Pacajes e identificó que fue un hombre el que grabó el audio, ya que además de sus amigas solo había un hombre en el lugar con ellas aquel 1 de mayo, aunque no precisó el año de esta fecha.

Además de afirmar que no recuerda lo que dijo y considerar que su interlocutor le “puso palabras en su boca”, la administradora de justicia pidió disculpas si alguna autoridad se vio ofendida por sus palabras en el audio que ahora le valió procesos disciplinarios y penales que ahora tiene que enfrentar.

Dicho esto, dijo que el fallo contra Fernández fue dictado luego de encontrar prueba plena en su contra y, además, aclaró que si bien el galeno recibió una sentencia en primera instancia, esta no está ejecutoriada y explicó que todavía tiene hasta dos instancias más de apelación.

Presiones y silencios

Lo primero que los conductores del programa televisivo trataron de indagar con Pacajes fue identificar a qué personas se refería cuando en el audio habla de las presiones que recibió.

Allí la juzgadora fue frontal y acusó de estas acciones a la fiscal Susana Boyán, de quien dice la amenazó con iniciarle procesos disciplinarios y penales. Además, dijo que la abogada Patricia Ríos, de la Gobernación de La Paz, también se sumó a estas acciones contra ella y la otra juez mujer del tribunal.

Pacajes dijo que estas presiones fueron puestas en conocimiento del fiscal departamental de La Paz, Edwin Blanco, y del fiscal general del Estado, Ramiro Guerrero, autoridades que, según indicó anoche la jueza, nunca hicieron nada con sus denuncias.

“Se pusieron en conocimiento del fiscal departamental Edwin Blanco las presiones, pero nunca respondió...”, explicó Pacajes y luego dijo: “Puse en conocimiento del señor fiscal Guerrero y no tuve respuesta”.

Al tratar de explicar las pruebas que su tribunal consideró para condenar a Fernández, admitió que hubo una prueba pericial que descartó que el bebé Alexander hubiera sido violado, aunque también puso en consideración que otros tres dictámenes forenses sí hablaban de este abuso.

Horas antes los otros dos jueces técnicos del tribunal de Pacajes declararon sobre el caso y el abogado defensor de Fernández, Cristian Alanez, indicó que su cliente espera la audiencia de cesación de su encarcelamiento para el lunes 24 a las 14:30.

La ANP se pronunció

La posición

La Asociación Nacional de la Prensa de Bolivia (ANP) exigió a las autoridades judiciales el respeto a la Ley de Imprenta, que protege el secreto de la fuente periodística, y lamenta que un fiscal intente vulnerar una norma para conocer el origen de un audio que revela el encarcelamiento irregular del médico Jhiery Fernández por la supuesta violación de un bebé.

El respaldo

La organización que representa a los medios impresos y una agencia de noticias alertó de los frecuentes intentos de quebrantar la norma que protege el trabajo periodístico, y, según sus registros, desde el año 2014 se observa con preocupación los intentos de afectar un principio vigente desde el año 1925. El pronunciamiento se solidariza con el equipo de prensa de la red ATB que recibió la petición fiscal. “El Estado garantiza el derecho a la comunicación y el derecho a la información”.



 




Notas Relacionadas