ENTREVISTA

Jorge Eduardo Ríos: “Estamos perdiendo más de lo que estamos protegiendo”


EL DEBER conversó con el responsable del programa de la UNODC, que se dedica a combatir el tráfico de vida silvestre. Se trata de un boliviano que ocupa un alto cargo en una de las oficinas de Naciones Unidas


El boliviano Jorge Eduardo Ríos está al frente del Programa Global de la UNODC para Prevenir y Combatir los Delitos contra la Vida Silvestre y los Bosques | Foto: Javier Mamani/APG
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

03/05/2019

La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) y el Ministerio de Medio Ambiente y Agua realizan un diagnóstico nacional sobre prevención y persecución penal de delitos contra la vida silvestre y los bosques. En medio del trabajo, Jorge Eduardo Ríos, jefe del programa global para ese campo, da también su opinión sobre el cuidado al medio ambiente y las políticas extractivistas.

Considera que los gobiernos deberían anteponer el cuidado de la biodiversidad frente al desarrollo económico. Aboga también porque los espacios con abundante flora y fauna permanezcan cerrados, sin importar si albergan cuantiosas reservas de recursos naturales, como el gas.

¿Se sabe cuál es la realidad de Bolivia en relación al tráfico de vida silvestre, cuáles son las especies más afectadas?



No. Nosotros venimos con el interés de apoyar al Gobierno y aprender, buscar evidencias de lo que está pasando y saber cuáles son las especies más traficadas. Yo solo puedo decirte que escuché algo sobre el jaguar, pero no más allá.

Esa pregunta es muy interesante, porque tal vez alguna especie es de mucha importancia en el país y quizá de la región, pero no se publicó, no se hizo conocer esa problemática. Todo el mundo sabe lo que pasa con el tigre, con el elefante, con las jirafas, pero lo que no hicimos es hacer entender al mundo que, en la región, que en Bolivia hay especies que están siendo explotadas gravemente.

Viendo lo que sucede en Bolivia, con los debates sobre el Tipnis y Tariquía, ¿es posible hablar de un crecimiento económico sin afectar la flora, la fauna, sin amenazar el medio ambiente?

Es un equilibrio muy difícil. Si ves el desarrollo económico en muchas partes del mundo, pues, si no es manejado bien se relaciona con un tipo de desafío para mantener la biodiversidad en equilibrio con el medio ambiente. Esa es una política que se tiene que manejar con mucho cuidado, demanda una investigación muy profunda y muchos países en el mundo han tenido grandes desafíos para lograr ese equilibrio.



¿Cuánto puede afectar la explotación de recursos naturales en parques nacionales o territorio indígenas a la biodiversidad?

Se tiene que hablar no solo por el tema en Bolivia, sino lo que pasa a escala mundial. Esto conlleva mucha corrupción, el hecho de tomar la decisión para abrir campos que deberían estar cerrados al desarrollo tiene mucho que ver con cómo se puede manejar los riesgos de corrupción, eso vemos en otras partes del mundo.

El boliviano Jorge Eduardo Ríos está al frente del Programa Global de la UNODC para Prevenir y Combatir los Delitos contra la Vida Silvestre y los Bosques | Foto: Javier Mamani/APG

¿Hay intereses muy grandes detrás?

Por supuesto. Solo se ve como recurso natural, no como delito, entonces la corrupción es un poco más fácil entenderla en ese sector. Atacar, hacer frente a la corrupción, a los riesgos de corrupción en cuanto al desarrollo es muy importante.

¿Deberían existir espacios cerrado, anteponer el cuidado del medio ambiente ante la política extractivista?



Yo diría que sí. Debería haber casos en los que la decisión sea no trabajar en esas zonas, que son reservas naturales, deberían mantenerse vírgenes y no debería haber ningún desarrollo, ninguna población, simplemente áreas donde debería mantenerse el medio ambiente. He visto muchas partes en el mundo en las que los gobiernos deberían haber tomado esa decisión, recientemente vemos que Noruega decidió no hacer exploración de gas en una zona en la que saben que hay grandes cantidades, tomaron la decisión porque eso impactaría mucho en la diversidad de esa zona. Es un país súper desarrollado, puede tomar esa decisión. Creo que hoy en día estamos perdiendo más de lo que estamos protegiendo, entonces, cualquier opción que tengamos para proteger, deberíamos tomar esa decisión.

¿Cómo deberían sobrevivir las comunidades indígenas que habitan zonas de basta biodiversidad?

Es muy importante que las comunidades entiendan que el jaguar, por ejemplo, es más valioso vivo que muerto. En muchas partes de África nosotros (ONU) comenzamos el discurso con el Gobierno, no porque deberían proteger a los animales porque son lindos sino porque es un ingreso muy importante. Si un país pierde 17% de sus ingresos porque no hay turismo, esa es una gran cantidad de su presupuesto. Hay muchos estudios que demuestran que las comunidades entienden el valor de sus recursos, pero también es importante que las compañías que manejan este ecoturismo, den una buena cantidad de recursos a la comunidad.

¿Cuán importante es preservar la riqueza que tenemos?

No tanto depende de nosotros, depende de las acciones del Gobierno y de la juventud, ellos tienen que hacer las campañas, ellos tienen que asegurarse que se utilicen los recursos de manera sostenible. Es necesario realizar un diagnóstico para ser parte de este desafío (de cuidar el medio ambiente), porque si no, todos estamos en lo mismo, estamos fritos.

MÁS SOBRE EL TEMA:



 




En esta nota