BOLIVIA

Iglesia llama a erigir puentes de diálogo


Monseñor Sergio Gualberti convoca a derribar los muros que separan y construir una sociedad solidaria más justa 

El prelado pide sembrar fe en el misterio de amor de esta Navidad. Foto: Foto: Jorge Uechi

25/12/2016

Monseñor Sergio Gualberti, en el tradicional saludo navideño, pidió a todos los fieles ser testigos humildes del Niño Jesús para derribar los muros que separan y poder levantar los puentes de diálogo y amor, dejar de lado la arrogancia y la soberbia, y quitar las armas de las manos de los violentos, logrando, además, desterrar la injusticia y la corrupción, para construir una sociedad solidaria, justa y en paz.


El arzobispo también hizo hincapié en  la necesidad de que en estas fiestas decembrinas, ante el misterio de amor del Niño Dios, se lo adore en el silencio, en la contemplación y en la dicha, así como lo hicieron los pastores humildes de Belén.


“Despojémonos de toda autosuficiencia y seguridad y demos al Niño Dios calor con nuestros cariñosos abrazos. Seamos nosotros los que le amamos con el testimonio de nuestra vida entregada a Dios y a su Reino y manifestémoslo con alegría”, remarcó el prelado.
Finalmente señala que lo mueve la necesidad y el deseo de expresar su gratitud a todos y cada uno de los laicos comprometidos, agentes de pastoral, de vida consagrada, seminaristas, diáconos permanentes, sacerdotes y a los obispos.

Papa visita a Benedicto XVI
Como ya es una costumbre, el viernes Francisco visitó al papa emérito Benedicto XVI en la residencia donde se aloja, la ‘Mater Ecclesiae’, inmersa en los Jardines Vaticanos, para felicitarle por la Navidad.


La visita del pontífice argentino, de 80 años, a su predecesor de 89, se enmarca en la sencillez de la relación cotidiana que existe entre ellos.
Es tradicional que Francisco acuda antes de Navidad a felicitar a Benedicto en la residencia en la que vive desde su renuncia en febrero de 2013 con cuatro laicas consagradas de la comunidad ‘Memores Domini’. 


Por la noche celebró por cuarta vez una de las misas más esperadas del año; la de la Navidad. La ceremonia comenzó a las 21:30 en la basílica de San Pedro, donde dio un mensaje de paz y amor 



 




En esta nota