SERGIO GUALBERTI

Sergio Gualberti: Hoy hay mucho ejemplo de faraones que hacen oído sordo al clamor de su pueblo


El te deum de este lunes estuvo centrado en la libertad (de información, religión, de pensamiento y educación) y que Dios no quiere faraones ni caudillos que no escuchen el clamor de  su pueblo


Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

06/08/2018

El Monseñor Sergio Gualberti, en el te deum por las fiestas patrias este lunes, se centró en la libertad del hombre, pero no solo una libertad de tránsito, sino de pensamientos, de religión, información y educación. Habló de que se trata de un derecho, de un valor para el ser humano pero que hoy hay varios países "incluido el nuestro, donde se ciernen amenazas, advertencias y  restricciones donde incluso se sufren persecuciones que pretenden atemorizar y callar a los disidentes del pensamiento y de las acciones de los poderes de turno".

Cuando se refería a la libertad, Gualberti recordó cómo Dios liberó a su pueblo de la esclavitud a la que estaban sometidos por los egipcios, cómo él se presentó ante Moisés y cómo lo utilizó apoyado por otros miembros para dirigirse hacia la Tierra Prometida. Y que durante los 40 años en el desierto hubo hambre y protestas por volver a Egipto, pero que Dios apuntaba a la libertad como principio fundamental de los hombres. "Dios nos llama a vivir como un pueblo libre y a no reproducir el sistema político piramidal del faraón", añadió.

Gualberti se centró además en el camino que se ha recorrido durante los 193 años de la independencia. "Se ha recorrido un largo camino, entre luces y sombras, entre adelantos y retrocesos buscando realizar el sueño de una patria libre y soberana, justa y fraterna, sin discriminación ni divisiones", añadió. El te deum se realizó con la presencia de las principales autoridades del departamento en la Catedral metropolitana de Santa Cruz.

Uno de los aspectos más llamativos de su alocución fue cuando habló sobre quienes no oyen el clamor de su país. "Hay muchos ejemplos de faraones que hacen oídos sordos al clamor de su pueblo, que se hacen de la vista gorda de sus dolores y necesidades y que se encierran en su sueño de poder y que en vez de servir al pueblo, se sirven de él, oprimiéndolo en busca de sus intereses, en vez de los del bien común".



 




En esta nota